Buenos Aires, 17/06/2019, edición Nº 2406
Conecte con nosotros

Barrios

Villa Real es el primer barrio en el que los autos no pueden ir a más de 30 km/h

El Gobierno porteño intervino 47 manzanas con canteros, lomos de burro y otros obstáculos. Se estima que la probabilidad de que ocurra un accidente se reducirá en un 75%.

Publicado

el

(CABA) Villa Real es el primer barrio porteño en el que los conductores están obligados a ir lento. Pegado a la General Paz, 47 de sus manzanas fueron intervenidas para habilitar desde este viernes la primera “Zona 30 km/h”. Se trata de un programa que buscará demostrar que, fijando esa máxima de velocidad, se puede reducir la cantidad de accidentes viales. Si funciona, el modelo será llevado a otras áreas residenciales de la Ciudad.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Alertan sobre la aparición de murciélagos con rabia en Capital

Se eligió empezar por Villa Real porque es el segundo barrio más chico, detrás de San Telmo, y el tercero con menor población, detrás de Versalles y Puerto Madero. Pero su pequeña superficie y su baja densidad se contradicen con el tránsito que hay en sus calles, incluso en enero. Aunque ningún vecino se sorprende con esa paradoja: “Es que estamos muy cerca de General Paz, hay mucho coche que viene de afuera”, dice Jorge a Clarín, mientras mira a los autos acumularse en fila a lo largo de calzadas angostas. Hace 19 años vive sobre Tinogasta, una de las 12 calles en la que desde este viernes no se podrá circular a más de 30 km/h.

Para evitar que los conductores violen el tope nuevo, el Gobierno porteño instaló lomos de burro, agrandó esquinas, amplió la superficie para peatones, agregó desvíos y sumó canteros. Si bien en una docena de calles se puso el freno a la velocidad, las intervenciones alcanzaron a 188 cuadras.

La zona está limitada por Ramón Lista, Nogoyá, Cuneo e Irigoyen. Es un sector de casas bajas, donde el sodero aplaude para avisar que llegó y hay persianas en las que alguien grafiteó un pedazo de Seminare de Serú Girán. Donde viven 14.000 personas y hay tres escuelas, dos clubes y seis pasajes.

Es un barrio residencial pero con altos niveles de siniestralidad. “Me parece bien que exijan que se baje la velocidad porque los conductores vienen embaladísimos de General Paz”, dice Ana. Su casa está en Varela al 500, flanqueada por dos esquinas intervenidas dentro del plan “Zona 30”. “En el cruce de Bauza y Varela había un accidente por semana. Choques en los que los autos han llegado a volcar y terminar en la vereda”, describe. Está contenta con los cambios, con estar rodeada de canteros verdes, los que no le parecen un problema para doblar, porque «si vas a 30 km/h, como hay que ir, no molestan para nada», dice. Pero se queja porque le quitan lugar de estacionamiento. Su cuadra es corta, no hay garajes y Villa Real no está conectado como el resto de los barrios porteños. No hay subte, y las líneas de colectivos pasan por las avenidas. “Me muevo con auto, acá -por el barrio- todos estamos más prudentes”, dice.

A unas cuadras, Adriana también ya percibe cambios: «Hay menos circulación de camiones», evalúa. Cree que es por los canteros que funcionan como obstáculos, que los camioneros prefieren evitar. También dice que en su casa tiene rajaduras por ese tipo de tránsito y que hasta hace muy poco en la bocacalle todos se confiaban y terminaban incrustados en la esquina de Simbrón y Cortina.

El Gobierno porteño eligió poner el máximo en 30 km/h basándose en una estadística que indica que si un auto atropella a una persona a esa velocidad el riesgo de que el peatón muera es del 10%, pero a 40 km/h sube a 40%. Y si fuera a 60 km/h, hay un 80% de posibilidades de que fallezca.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Tombolini brindó consejos para afrontar la inflación en el Museo Barrio de Flores

“La seguridad vial es nuestra prioridad y con la infraestructura adecuada buscamos reducir la probabilidad de que estos siniestros ocurran», marca Juan José Mendez, secretario de Transporte de la Ciudad. A su área pertenecen los agentes de tránsito que desde este viernes irán capacitando a vecinos y automovilistas. También, la cartelería que se instaló e indica el inicio y el fin de la «Zona 30«. En el Gobierno porteño informaron que durante los primeros 60 días se llevará adelante esa campaña informativa, pero luego empezarán a multas.

La obra se asignó a la empresa MIAVASA S.A. por $ 13.558.488. El proyecto estaba en carpeta desde 2016 pero estuvo frenado por un amparo presentado por vecinos que demandaron un procedimiento de evaluación ambiental, se quejaron porque iba a afectar al estacionamiento en la zona y pidieron que se garantizara la circulación sin inconvenientes de micros escolares, ambulancias y autobombas. Pero ese freno judicial se levantó, y desde Transporte explican que la decisión va en sintonía con proteger al peatón y desalentar el uso del auto. NR

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

X