Yamil Santoro sobre Uber: “La falta de reglamentación específica da libertad, no restricciones”

El abogado y emprendedor explica las razones por las cuales rechaza el repudio a las operaciones de Uber, "tanto en términos técnicos como de principios".

Escribe Yamil Santoro, Abogado y emprendedor

(CABA) Se acaba de aprobar casi por unanimidad el repudio a las operaciones de Uber en la Ciudad de Buenos Aires y el “beneplácito” a la cautelar dictada por el juez contra las operaciones de la empresa en la Ciudad de Buenos Aires. Proyecto presentado por Palmeyro, presidente de la Comisión de Transporte y pata del sindicato de taxistas en la Legislatura. Quiero compartir las razones por las cuales rechazo, a título estrictamente personal, este abordaje tanto en términos técnicos como de principios.

Siento que desperté en un mundo paralelo donde el rol de la Legislatura es repudiar en lugar de legislar. Y donde no existen los artículos 18 y 19 de la Constitución Nacional que plantean a la Libertad como punto de partida para las relaciones sociales.

Leo con mucha tristeza que se habla de que algo es “ilegal” sólo porque no está regulado. Esto sería el equivalente a decir que un derecho humano, por ejemplo, reconocido en una convención internacional no se puede hacer valer porque no está reglamentado en el derecho interno.

Esto, por suerte, fue superado hace muchos años por la Corte Suprema. La falta de reglamentación específica da libertad, no restricciones. Es lo que parece estar confundido en este caso.

Podría hacer una larga argumentación jurídica para explicar por qué es equivocada la posición de quienes consideran que es “ilegal”. Podría derramar ríos de tinta cuestionando a un Juez que emite una cautelar basando su análisis del Derecho aplicable en lo que dice un tercero que no es juez acerca de la “ilegalidad” de la actividad. Pero no vale la pena.

No vale la pena porque el problema es de principios más allá del Derecho aplicable. Algunos consideramos que es más importante proteger al consumidor que proteger los intereses corporativos y entendemos que la Libertad es la mejor manera de hacerlo y que el Poder de Policía, el poder regulador del Estado, debe ser ejercido con criterio restrictivo. Otros sienten que tienen el Derecho y el deber de ordenar la vida de los otros y que sin su autorización no pueden hacer o dejar de hacer cosas. Son formas de ver la vida, no tiene nada que ver con el Partido al cual pertenecemos y hasta puede variar de tema en tema.

En este caso voy a discrepar con quienes hoy representan a mi espacio político, a mis representantes en la Legislatura que interpreto plasmaron la segunda visión en su acción de repudio. Interpreto que la estrategia que adoptaron no es la apropiada y que existe otro camino. Quisiera que la Legislatura bregue por la Libertad en lugar de por la censura. Que se haga cargo del trabajo que no hizo en estos años, de su omisión legislativa y que en todo caso ensaye un marco regulatorio transitorio razonable donde se garantice a los usuarios la protección que se merecen. Los consumidores, vecinos y usuarios nos merecemos más que esta declaración de repudio. NR

uber bs as

Yamil Santoro, Abogado y emprendedor. Participa en política para ayudar a que las personas que se esfuerzan puedan progresar y para integrar a personas con discapacidad.