Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Advierten por la “macdonalización” del comercio informal

El especialista en consumo minorista, Damián Di Pace, advirtió que detrás de los manteros hay organizaciones mafiosas cada vez más fortalecidas. (CABA) “Cuando se habla del mantero, del que toma la ocupación del espacio público, se habla de una víctima de una organización delictiva mafiosa“, dijo el especialista en comercio minorista, Damián Di Pace, al advertir sobre el crecimiento exponencial de la venta informal en la Argentina. Es que, de acuerdo...

El especialista en consumo minorista, Damián Di Pace, advirtió que detrás de los manteros hay organizaciones mafiosas cada vez más fortalecidas.

Manteros05_thumb

(CABA) “Cuando se habla del mantero, del que toma la ocupación del espacio público, se habla de una víctima de una organización delictiva mafiosa“, dijo el especialista en comercio minorista, Damián Di Pace, al advertir sobre el crecimiento exponencial de la venta informal en la Argentina.

Es que, de acuerdo a los datos que maneja la CAME, “en el país hay 60 mil puestos ilegales con una facturación total de 2200 millones de pesos mensuales“, sostuvo.

Pero para Di Pace, detrás de la persona que atiende un puesto callejero, hay muchísima gente involucrada que opera de manera organizada, entre ellas empresarios, policías y funcionarios. Por eso reitera que “no hay que tomar al mantero como culpable“, contó Infobae.

Según este licenciado en Comunicación Social especializado en Marketing, “hoy un mantero está ganando entre 200 y 250 pesos diarios, mientras que su potencial de venta varía entre los 16 mil y los 45 mil pesos por jornada de trabajo, de acuerdo al rubro“. Sin embargo, como suele suceder, el que se lleva el dinero no es el que trabaja.

Di Pace rescató el trabajo de la fiscal Sandra Guagnino, quien hace unos cuatro años empezó a investigar los mecanismos de consolidación de la venta ilegal en el país. Guagnino descubrió que había sociedades anónimas y SRLs detrás de la venta ilegal. “Es decir, una pantalla que vendía informalmente en el mercado, y una economía subterránea enorme. Además -indicó- reveló que había ex policías federales detrás de cada organización”.

Comentarios

Ingresa tu comentario