Buenos Aires, 23/01/2018, edición Nº 1896
Conecte con nosotros

Destacado 2

Andrés Calamaro habla de su faceta más experimental

El Salmón

Publicado

el

El rey de las rimas sencillas y efectivas se encuentra en un proceso de descubrimiento tratando de inventar “algo que no existe”.

andres-calamaro-thomas-canet-25-09-09

(CABA) Ciertamente, ha habido silencios mayores en la trayectoria de Andrés Calamaro (Buenos Aires, 1961). Entre 2000, año de la publicación de El salmón, y 2006, fecha de El palacio de las flores, colaboración con el histórico Litto Nebbia, no hubo ningún lanzamiento oficial de material nuevo. Pero lo chocante de la pausa entre On the rock (2010) y el actual Bohemio reside en que Andrés ha desarrollado una actividad frenética en las redes. Aparte de estruendosas polémicas, ha colocado unos dos mil injertos (él los llama mash-ups, a lo anglosajón) donde experimenta con grabaciones y voces ajenas, bajo el seudónimo A$K.

Producto de su curiosidad, explica: “De repente me encontré grabando sin tocar instrumentos, buceando en discografías, recortando monólogos de Kerouac, Burroughs o Henry Miller; la palabra folclórica de Atahualpa Yupanqui y José Larralde; volviendo a King Crimson o Can, reconociendo terrenos ocupados por el hip hop y el heavy metal extremo. Siempre está el deseo de grabar e inventar algo que no existe”.

No teman. Para su reaparición discográfica, Calamaro se presenta conciso, limpio y accesible: diez canciones cercanas al rock suave californiano (aunque él prefiere citar a los Stones más country), donde únicamente canta. ¿Un Calamaro que no toca nada? Exacto: “Cuando entramos a grabar, estaba ensayando con el grupo actual y quise involucrarlos a todos. Tengo unos compañeros buenísimos que Cachorro López, el productor, reconoció inmediatamente como elementos valiosos para la grabación”.

Bohemio se abre con Belgrano, retrato de su relación con el desaparecido Luis Alberto Spinetta, quizás el más ambicioso de los creadores del rock argentino, aunque desconocido en España: “La menos odiosa de las comparaciones seria explicar a Spinetta como un Antonio Vega más Astor Piazzola ¡o Paco de Lucía!”. El tema principal sorprende: ¿es un proyecto de tango o un bolero rebelde? “Parece un punto intermedio o un lugar que no figura en los mapas. Aunque ningún tanguista lo reconocería como hijo legítimo, es probable que si un bolerista accediera a cantarlo o adoptarlo saldría algo interesante”.

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable:
Juan Braña
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis