Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

Autorizan una píldora que reduce las ganas de comer

Un fármaco nuevo contra la obesidad, la lorcaserina, fue aprobado esta semana por la agencia sanitaria de los Estados Unidos. (Ciudad de Buenos Aires) A ser administrado, el medcamento actúa sobre ciertas zonas del cerebro y hace que la persona se sienta satisfecha con cantidades chicas de comida. Aunque aún no se informó cuándo saldrá a la venta, la droga fue autorizada como complemento de una dieta reducida en calorías...

Un fármaco nuevo contra la obesidad, la lorcaserina, fue aprobado esta semana por la agencia sanitaria de los Estados Unidos.

20120629-113152.jpg

(Ciudad de Buenos Aires) A ser administrado, el medcamento actúa sobre ciertas zonas del cerebro y hace que la persona se sienta satisfecha con cantidades chicas de comida.

Aunque aún no se informó cuándo saldrá a la venta, la droga fue autorizada como complemento de una dieta reducida en calorías y actividad física frecuente.

Es para adultos con un índice de masa corporal de 30 o superior.

O para adultos con un índice de 27 y con una enfermedad relacionada con el peso, como la presión arterial alta, la diabetes tipo 2 o el alto nivel de colesterol.

“La aprobación de la nueva droga, la lorcaserina, marca un cambio de rumbo.

Hasta ahora había mucha cautela con los fármacos para la obesidad ”, afirmó Eduardo Ridner, presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición. “Si bien es una buena noticia, hay que tener en cuenta que el tratamiento de la obesidad empieza por adoptar una alimentación saludable y practicar actividad física. Los fármacos están en tercer lugar”, subrayó.

Hay una larga historia de aciertos y fracasos en los fármacos para bajar de peso. Actualmente, en la Argentina, la única droga que se usa es el orlistat, que fue aprobada por la agencia sanitaria de EE.UU. (la FDA, por su sigla en inglés) en 1999. Lo que hace es inhibir parte de la absorción de las grasas que son ingeridas. “Baja 6% al 8% del peso en un año con respecto al peso inicial”, informó Mónica Katz, médica especialista en nutrición y directora de la carrera de nutrición y obesidad de la Universidad Favaloro.

Otros medicamentos fueron retirados del mercado por los posibles riesgos a la salud.

“El rimonabant fue retirado porque decían que producía ideas suicidas en algunos pacientes. Pero lo cierto es que a muchos pacientes les servía porque actuaba sobre el cerebro y no tenían ganas de comer. También la sibutramina se retiró de la Argentina, aunque se comercializa en Brasil y otros países. Considero que algunas agencias regulatorias son más exigentes con los medicamentos para la obesidad que con los tratamientos para otras patologías. Es que hay un prejuicio: no se percibe a la obesidad como una enfermedad grave”, opinó Katz, que opinó que la aprobación de lorcaserina en EE.UU. es “una buena noticia”.

La lorcaserina, elaborada por el laboratorio suizo Arena Phamraceuticals GmbH, activa el receptor de serotonina 2C en el cerebro y ayuda a que la persona se sienta satisfecha luego de comer pequeñas cantidades. Su seguridad y eficacia se evaluaron en tres estudios aleatorizados, controlados con placebo que incluyeron a casi 8.000 pacientes obesos y con sobrepeso, con y sin diabetes tipo 2. En comparación con el placebo, el tratamiento durante un año estuvo asociado con una reducción promedio del peso del 3% al 3,7% . Hubo un 23% de pacientes que perdió el 10% de su peso inicial. La FDA advirtió que sus efectos colaterales son dolor de cabeza, mareos, fatiga, náuseas, sequedad bucal y constipación, y que se estudiará el riesgo de eventos cardíacos a largo plazo.

Comentarios

Ingresa tu comentario