Buenos Aires, 25/04/2018, edición Nº 1988
Conecte con nosotros

VeryVery

Úrsula Vargues habló de su polémico comentario sobre la colectividad judía y redobló la apuesta

A cuatro meses de su salida de Nosotros a la mañana, la ex panelista rompió el silencio.

Publicado

el

(CABA) Pasaron cuatro meses desde la abrupta salida de Úrsula Vargues(40) de Nosotros a la mañana (El Trece, a las 9). En aquel momento, quien se desempeñaba como panelista en el programa de Fabián Doman (53), realizó un polémico comentario sobre la colectividad judía, y el conductor pidió que sea despedida.

Los judíos gobiernan, hace mucho, el mundo de las comunicaciones. No entiendo porqué nombrarlos los lastima”, tuiteó luego de que trascendiera que supuestamente en los Martín Fierro de Radio le habían gritado “judío de mierda” a Alfredo Leuco (62).

Desde el 13 de noviembre, Úrsula se mantuvo en silencio. Se limitó a pedir disculpas a través de Twitter y habló brevemente el día que visitó la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas para dialogar con las personas que había ofendido.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Karina Jelinek y una foto súper ratonera sin corpiño

Ahora, sentada en un coqueto bar de Núñez, Vargues habló de todo con Clarín.

-¿Cómo quedaste el día después de tu salida del programa?
-Sorprendida. Lo que yo dije fue en un ámbito privado. No me parece que fuera algo discriminatorio contra la colectividad judía. Pedí disculpas si alguien se había sentido ofendido o dolido. Pero me quedé sorprendida con la decisión del despido. Hay gente que dice cada cosa hoy atrás de un micrófono. Gente avalando violaciones porque lleva una pollerita cortita, misóginos tremendos, gente que no entiende por qué la pedofilia es un delito. Entonces, es raro. A mucha gente del medio le pareció raro, incluso a vos, ¿no?

-A mí me pareció que cuando pediste disculpas dijiste “si ofendí a alguien…”. Y al decirlo así es como que vos sentís que no dijiste nada malo.
-Es que yo considero que lo que dije no es malo. Dije que pienso que los medios de comunicación, la mayoría de ellos, están manejados por gente que pertenece a la colectividad. Dije eso. No dije si eso era bueno o era malo. ¿Di una connotación? No, di una descripción.

-A lo lejos, uno lo puede analizar de otra manera, es cierto. Pienso que quizá tu intención no fue mala, pero vos al marcar la diferencia… es como que yo diga que los medios están controlados por gays. Son personas, y vos marcás la diferencia. ¿Entendés?
-Es una lectura, entonces, del otro. No mía. Lo que dije lo sigo pensando. En Argentina y en el mundo es así. Y no estoy diciendo que eso esté mal. En ningún momento dije que eso estaba mal. Di una descripción. Y lo dije en un contexto en el que tenía que ver con otra situación que estaba pasando. Era la entrega de no sé qué premio…

-Los Martín Fierro de Radio.
-Que le habían gritado a (Diego) Leuco “judío de mierda”, que no existió esa frase. También el otro si está sensibilizado escucha cosas… Yo lo que defendía ahí es a la novia de Leuco, que él se la lleva como puesta, no sé, la imagen fue violenta. Yo me sentí muy identificada por mi historia personal. Pensé: “Ni aunque te digan eso…”.

-…podés reaccionar así. ¿Eso es lo que quisiste decir?
-Sí. Yo, en ese contexto dije: “Ellos están acostumbrados a manejarse…”. Cuando digo ellos no es despectivo. Estamos hablando siempre de la colectividad judía. Después te dicen: “¿Qué colectividad?”.

-Pasó que pusiste el video de disculpas y no la nombraste a la colectividad y…
-(interrumpe) Pero si me echaron por eso. El mejor ejemplo, para mí, de que lo que yo dije es cierto es que hoy no tengo trabajo.

-¿Decís que sentís que te terminaron discriminando a vos?
-No, a mí no. No me siento discriminada.

-¿Castigada?
-Tampoco sé si tiene que ver. Vos fijate que yo fui a la DAIA. Y el periódico internacional judío sacó un comunicado textual de lo que había sucedido puertas adentro, donde fui muy bien acogida, me sentí muy cómoda. Se pudo charlar. Incluso me terminaron invitando a ir a Israel.

-¿Y fuiste?
-No, esto iba a ser en marzo. Después de esa visita a la DAIA, el 27 de noviembre, el 6 de diciembre sacaron un comunicado diciendo que no estaban de acuerdo con mis disculpas.

-¿Por qué creés que te lo dijeron después y no en su momento?
-No lo sé. Estoy sorprendida. Vas, tenés buena onda, la DAIA no le abre las puertas a alguien que considere que es nazi. Sale en la agencia internacional judía. Y no sé, yo el 5 de diciembre tuve mi primera mediación, porque estoy en juicio con Kuarzo. Y al otro día salió este comunicado. No sé qué pasó. Yo me sentí muy dolida. Fui con la mejor y sentí que me habían invitado de esa manera.

-Los ‘tuits’ que vos dijiste que te habían hackeado, ¿es verdad que te habían hackeado?
-A la noche me hackearon.

-Me parece rarísimo, perdoname que te lo diga, los ‘tuits más fuertes eran supuestamente hackeados.
-No, no eran los más fuertes. No sé ni qué decían. Decían mi sueldo. Me acuerdo de haberme despertado a la noche y escuchar el sonido de las notificaciones.

-De afuera pareció rarísimo. Parecía que te habías enojado a la noche y al otro día borrado todo.
-De hecho me llegó la notificación de que habían entrado a mi cuenta.

-Decían los ‘tuits, por ejemplo, que cobrabas 18 mil pesos.
-Yo sé cuánto cobran los chicos del panel. Lo sé porque nos quejábamos todo el tiempo. Cuando uno trabaja en grupo, sabés. No estoy diciendo que haya sido uno de ellos tampoco. Fabián (Doman) sabía cuánto ganaba.

-¿Vos cobrabas eso?
-Yo cobraba 18 mil pesos. Tal cual. Por eso me pareció también muy raro.

-Vos decís que alguien que hackeo tu cuenta sabía que…
-No te lo puedo afirmar a eso.

-Pero si sabía que cobrabas 18 mil pesos es…
-(interrumpe) Lo sabía la Argentina entera.

-No, yo no lo sabía.
-Bueno, de mi ámbito laboral, creo que hasta la señora que limpiaba. Me vivía quejando.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
La foto hot de la China Suárez con Benjamín Vicuña en el baño

-La crítica era que estabas una hora y media al aire y cobrabas 18 mil pesos. No es poco por ese tiempo. ¿Me entendés?
-Está bien, pero en cada laburo uno más o menos sabe. En el panelismo la verdad es que éramos de lo más baratito que había.

-En esos ‘tuits’ también nombran a Doman. Decían “el gordito…”.
-Eso yo no lo escribí. Jamás haría eso. Por eso me sentí peor. Me están haciendo quedar como una… no serían mis maneras, mis modos.

-¿Vos te enteraste de que te echaban por la tele?
-Al rato, dos horas o tres, después de leer un ‘tuit’, le escribo a Fabián y le pregunto si era en serio. Entonces al toque me llamó el productor para avisarme que me iban a mandar el telegrama de despido. Yo mandé el mío y ahí empezamos con las cartas documento.

-¿Qué pasó en la calle? ¿Qué te dijo en la gente?
-Cero. ¿Podés creer que cero?

-¿Te llegaron propuestas laborales después de todo esto?
-Me llegó una que tenía que ver con los chimentos. Y yo no sirvo ahí.

-¿Cómo estás con el tema económico?
-Complicada. Difícil.

-¿Qué es difícil? Graficame tu situación.
-Llego con lo justo. Por suerte mi casa es mía. Y estoy tratando de meterle mucha pila a la radio (conduce Factor UV, por Radio Synchro 96.1). Yo no tengo desesperación de estar en la tele. Nunca la tuve. NR


Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
X