Buenos Aires, 25/04/2018, edición Nº 1988
Conecte con nosotros

Información General

UPF Argentina celebró el Día Internacional de la Paz en Club Español

No mas guerra.

Publicado

el

DSC_0559

(CABA) El compromiso por la paz fue reafirmado una vez más con diversos gestos durante el encuentro artístico-cultural-interreligioso que organizó UPF Argentina en adhesión al Día Internacional de la Paz (fecha ONU), este año bajo el lema “Derecho de los pueblos a la paz”. El festejo tuvo lugar en el Club Español de Buenos Aires, donde se entregaron los premios de la sexta edición del Concurso Poético InternacionalCaminos y puentes para la paz”, que tuvo 343 participantes de 25 países.

La celebración, auspiciada por el Centro de Información de Naciones Unidas para Argentina y Uruguay y el Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, buscó revalorizar la importancia de la cultura y los valores espirituales en la consolidación de la paz, en un momento crítico, cuando el mundo luce un polvorín de conflictos y crisis, que podría interpretarse como un punto de transición hacia nuevos paradigmas.

Declaración del Día Internacional de la Paz 2014

Primero: El conflicto y el recurso a la violencia tienen sus raíces en la ruptura del diálogo en las relaciones humanas y se origina en el alejamiento de nuestros más altos ideales y aspiraciones. La agresión es un síntoma de un fracaso social, moral y espiritual. Si realmente queremos terminar con la violencia y las armas de destrucción masivas, debemos comprometernos a un despertar moral y espiritual.

Segundo: Una paz duradera no puede asegurarse por una mera reducción de armas y arsenales nucleares, sino que debe asentarse en el crecimiento de la solidaridad en el ámbito de la comunidad y el reconocimiento que somos todos hermanos y hermanas que comparten un mismo hogar planetario, un mismo origen y herencia espiritual, una dignidad inalienable. El entendimiento que somos una gran familia bajo un mismo y único Dios hace surgir la voluntad colectiva de poner fin a los conflictos violentos.

Tercero: La familia, siendo la piedra angular de la sociedad, es como la escuela primaria de la ética, la institución donde los niños deben aprender las normas de respeto, los valores y el servicio a los demás. Fortaleciendo el matrimonio y tales familias podremos establecer una cultura de convivencia y fraternidad. Los incontables recursos que hoy se destinan a presupuestos para armas, al no lograr resolverse los conflictos por medios pacíficos, podrán ser reasignados al desarrollo humano, comenzando por aquella “célula básica”, para el progreso de sociedades y pueblos.

Cuarto: Sólo la ley no puede cambiar la cultura de violencia, sino que tiene que ser sostenida por significativos programas educativos tendientes a la formación del carácter, la resolución de conflictos y la promoción de una “cultura del encuentro”, el diálogo, la cooperación y el servicio a los demás, trascendiendo etnias, nacionalidades y religiones. Los hombres y las mujeres que han sido educados con estos valores, cumplirán sus obligaciones y responsabilidades hacia los demás, respetarán y vivirán para el bien de su comunidad y nación. El buen trato y la armonía con otros pueblos y culturas redundará en la convivencia con nuestro ambiente natural.

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
X