Buenos Aires, 21/01/2018, edición Nº 1894
Conecte con nosotros

Destacado 2

Todo lo que necesitás saber sobre libros electrónicos

Publicado

el

La tendencia crece. Si bien parece que nunca reemplazarán al papel, la oferta de e-readers y e-books crece continuamente a la par de su demanda. Son muchos los modelos y tamaños que hay diponibles, incluso varían en sus funciones. Acá te presentamos todo lo que necesitás saber a la hora de ir a comprar tu libro electrónico.

solar-e-reader-lg

(CABA) Como consecuencia de la gran demanda de tabletas durante 2013, la gente –por curiosidad o verdadero interés– comenzó a descargar libros para hojear en sus pantallas luminosas. Pero además de las tabletas existen los lectores de libros digitales (e-readers). Cada opción tiene ventajas y dificultades, y a veces hacen falta complementos para alcanzar una experiencia realmente placentera.

Una encuesta del centro de investigación Pew demostró que, junto con la creciente disponibilidad de las tabletas, aumentó también el número de personas que las usan para repasar sus libros. En tanto, en los últimos cuatro meses la venta de e-readers subió 32%.

Los libros digitales se pueden “ojear” tanto desde una tableta como en un lector específico. Y si bien en cuanto a precio y simplicidad de manejo corren parejo, el hábito de lectura cambia drásticamente de un dispositivo a otro.

Los e-readers están un escalón por encima del resto, ya que utilizan la tecnología de tinta electrónica, que es lo más parecido a estar frente a un libro de papel. Al no tener de retroiluminación no cansan la vista y se comportan de manera aceptable bajo la luz del sol. A esto se le suma una duración prolongada de la batería, ya que sólo consume energía al cambiar de página. Para quien tenga el habito de leer una hora por día, podría estar todo un mes sin necesidad de recarga.

La amplitud de los beneficios llega a perderse en la profundidad de su fase negativa. Su mayor carencia es que al ser en blanco y negro, quedan excluidas las revistas y novelas gráficas, además de la navegación por Internet o algún juego casual. Además, al no estar la pantalla iluminada, necesitan una lámpara si uno quiere leer de noche.

Las tabletas, con sus pantallas LCD, son más versátiles. Además de texto permiten ver imágenes y videos y son aptas para leer en espacios mal iluminados, incluso a oscuras. Lo malo es que al ser una pantalla retroiluminada cansa más la vista y la duración de la batería no supera las 2 horas.

Entre las tabletas, las más recomendables son las de 7 pulgadas, porque tiene el mismo tamaño de un libro tradicional, lo que garantiza un agarre más favorable. Y aunque se puede utilizar cualquier tableta, el inconveniente es el peso. Mientras una de 7 está en 270 gramos, las de 10 duplican ese valor. Algo que si bien no se trasluce en los primeros minutos, termina siendo decisivo al cabo de una rato.

Antes de empezar a bajar los eBooks, habrá que conseguir un software que genere el entorno de lectura. Además de modificar el tamaño y el estilo de la tipografía, el color de fondo, la separación entre letras y el interlineado, se puede graduar la intensidad de la luz, simular el tipo de papel y deslizar el dedo por el borde inferior para cambiar de página. El más completo es Moon + Reader que brinda la posibilidad de subrayar, hacer anotaciones y colocar marcadores. Aldiko Book Reader, que viene instalado en muchos equipos, se defiende mejor en el terreno de los cómics y las revistas. Para libros comprados en Amazon se necesita el Kindle.

Muchos de estos software habilitan la compra de material desde sus propias tiendas. Algunas editoriales, como Alfaguara, ofrecen los eBook un 60% más baratos que la edición impresa. La versión papel de Un comunista en calzoncillos, de Claudia Piñero se consigue a $ 120 y la digital aparece a $ 49. Otra opción es el sitio www.bajalibros.com del libro, donde la diferencia ronda el 20 o 30%. También hay muchos sitios que ofrecen textos gratuitos. Algunas editoriales encadenan sus eBook con DRM o gestión digital de derechos. Para acceder al texto hay que instalar el Adobe Digital Editions cada vez que se abra el libro.

Los libros electrónicos se presentan en diferentes formatos, dependiendo de los protocolos y estándares que se sigan en su construcción y del software de lectura con el que se vayan a utilizar. El ePub es el MP3 de los libros electrónicos: lo soportan la mayoría de los lectores electrónicos, y además es gratuito y abierto. Una de las pocas excepciones es el Kindle Fire, que tiene su propio formato llamado Mobi. El PDF es el menos apto, ya que se que se trata de un formato de almacenamiento de documentos “cerrado”, desarrollado por Adobe, más conveniente para la PC.

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable:
Juan Braña
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis