Buenos Aires, 22/04/2019, edición Nº 2350
Conecte con nosotros

Información General

Sobrevivientes y familiares de víctimas de Cromañón pedirán la expropiación del boliche

El lugar fue restituido a la empresa uruguaya cuyo dueño fue condenado por la tragedia. Le pedirán a Larreta una reunión para que se transforme en un espacio de la memoria.

Publicado

el

(CABA) Sobrevivientes y familiares de víctimas de la tragedia de Cromañón le pedirán al gobierno de la ciudad de Buenos Aires la expropiación del boliche en el que en diciembre de 2004 murieron 194 personas y más de 1400 resultaron heridas tras el incendio del lugar durante un recital del grupo de rock Callejeros. El objetivo es transformar el lugar en un espacio de la memoria.

Si bien algunos familiares ya venían trabajando en la iniciativa hubo un hecho el año pasado que la aceleró: el boliche fue restituido a su dueño. Es “Nueva Zarelux S.A.”, una sociedad offshore creada Uruguay y cuya cara visible es Rafael Levy, condenado a cuatro años y medio de prisión por la tragedia y que está en libertad condicional.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Rodríguez Larreta: “La igualdad de género es una de nuestras prioridades”

Un grupo de padres y sobrevivientes marcharán el próximo 30 de enero a la Jefatura de Gobierno porteño para llevar un petitorio. Le solicitarán al jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta una reunión para pedirle la expropiación de Cromañón y explicarle qué allí quieren poner un espacio de la memoria para recordar lo que ocurrió, una de las tragedia no naturales más tristes de la historia argentina. También irán a la Legislatura porteña y luego tienen previsto dar una conferencia de prensa en el santuario que está frente al boliche, en el barrio porteño de Once.

Para acompañar el pedido que llevarán al gobierno, los familiares están juntando firmas.

“Queremos que el lugar no quede en manos de quienes provocaron lo que pasó en Cromañón”, le dijo a Infobae Miriam Araneda. Miriam es la mamá de David Chaparro, que falleció en Cromañón y tenía 14 años. Ella recuerda que su marido buscó a su hijo en el boliche y que para eso sacó los cuerpos de otras personas. Lo encontraron al día siguiente en la morgue.

El Tribunal Oral Criminal 24 le entregó el 15 de noviembre pasado las llaves del boliche -ubicado en la calle Bartolomé Mitre 3000- a Ana Rothfeld, apoderada de “Nueva Zarelux S.A.”. En rigor es mucho más que el boliche porque en el predio también incluye el hotel “Central Park“, un estacionamiento, un kiosko y unas canchas de fútbol.

Todo pertenece a “Nueva Zarelux S.A.” que se sociedad offshore creada en 1997 en Uruguay. Su cara visible es Levy, accionista y controlador de dos empresas que son las dueñas de “Nueva Zarelux S.A.”.

El lugar estuvo en manos de la justicia durante 14 años por las causas judiciales que se iniciaron. Y quienes estuvieron allí señalan que prácticamente está igual que antes. La última inspección judicial fue el 24 de abril de 2008, cuatro meses antes del inicio del juicio oral al gerenciador Omar Chabán, a los músicos de Callejeros, funcionarios del gobierno porteño y policías.

Sobre el predio hubo denuncias de intrusión y robos en el hotel y hasta de que la custodia de la Policía Federal lo usaba como hotel alojamiento.

En 2016, cuando las causas quedaron definitivamente cerradas, el Tribunal oral levantó en abril de 2016 los embargos y las inhibiciones sobre el boliche y lo puso a disposición del juez comercial que analizaba un pedido de quiebra que pesaba sobre el hotel. Pero luego lo devolvió al tribunal oral que lo restituyó definitivamente a la empresa offshore.

Levy fue condenado en el tercero de los cuatro juicios orales que se hicieron por Cromañón a cuatro años y medio de prisión. Estuvo preso en la cárcel de Ezeiza y ahora está bajo libertad condicional. El empresario le alquilaba el local a Chabán, el gerenciador cuando ocurrió la tragedia que falleció en 2014 mientras estaba en prisión domiciliaria cumpliendo su pena de 10 años y nueve meses de prisión.

“Nunca nos notificaron de que el lugar había sido restituido a la empresa y nuestro miedo es qué van a hacer. Mi abogada me dijo que en las inspecciones que se hicieron se veían cosas tiradas en el piso. Siempre las reclamamos y nunca nos las dieron. A nuestros hijos nos los entregaron desnudo pero sin sus pertenencias”, contó Miriam Araneda, que integra el grupo de familiares de Cromañón que vive en La Matanza.

Tampoco nadie de la empresa se contactó con familiares. “Una mamá llamó y la atendió una secretaria que le dijo que se iba a encargar de transmitirle el mensaje al dueño, que sería Levy. Pero nunca nadie nos contestó. Pensamos ir personalmente pero antes queremos ir a la jefatura de gobierno”, explicó Miriam.

Pero esta no será la primera vez en la que se va a pedir por la expropiación del boliche. Otro grupo de familiares -que integran la asociación “Familias por la Vida”– ya lo pidió. Lo hicieron en la Legislatura. “Venimos reuniéndonos con muchos legisladores y presentamos un pedido. Para que haya una expropiación tiene que haber una voluntad política y no sé si la hay. Ojala se pueda lograr algo”, el dijo a Infobae la titular de la ONG, Nilda Gómez, y mamá de Mariano Benitez, uno de los 194 fallecidos.

Familias también había presentado un proyecto para que el boliche sea administrado por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, la de la ciudad de Buenos Aires, el Instituto Nacional de la Música con la participación de alguna asociación civil relacionada con Cromañón.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Comienzan a multar a los autos que circulen por la zona peatonal de Tribunales

Entre los familiares hay diferencias desde hace años pero respecto a la expropiación coinciden en el destino del boliche. No quieren que se pierda el lugar en el que dejaron a sus hijos, padres, maridos o esposas. “A mí lo que me preocupa son las manos de los chicos que están grabadas en las paredes, que querían salir, eso no tendría que perderse de ninguna manera”, dice Nilda Gómez.

Para Miriam puede ser un espacio abierto, cerrado, como una plaza o un centro cultura. El cómo será una discusión que se dará después de obtenerlo. “Queremos que se respete el lugar al que entraron nuestros hijos por ultima vez y nunca mas salieron”, pide.

En Cromañón fallecieron 194 personas y 1432 resultaron heridas. Fue el 30 de diciembre de 2004 en el último recital que daba Callejeros. En un primer tema del concierto un artificio tres tiros prendió fuego la media sombra del techa de donde emanaron gases tóxicos. El lugar estaba habilitado para mil personas y había más del tiple. La mayoría de las muertes se dieron por la imposibilidad de salir. La puerta de emergencia estaba cerrada con candados. Fue allí donde murieron la mayor cantidad de víctimas.

Por el hecho se hicieron cuatro juicios orales. Fueron juzgadas 26 personas de las cuales 21 fueron condenadas y 18 de ellas fueron a prisión. Pero todos ya salieron de la cárcel y la mayoría tiene la condena cumplida. NR

Fuente consultada: infobae

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

X