Buenos Aires, 11/12/2018, edición Nº 2218
Conecte con nosotros

Información General

Ciberdelitos: analizan aumentar las penas de prisión para la pornografía infantil y el grooming

Además, se busca la incorporación de nuevas figuras delictivas que en la actualidad no son sancionadas.

Publicado

el

(CABA) La pornografía infantil y las variadas formas de contacto engañoso de adultos con chicos, chicas y adolescentes con fines sexuales, situaciones definidas como grooming, tendrán penas de prisión más graves, según aspiran los especialistas de la comisión de notables juristas encargados de llevar adelante el proyecto de reforma y actualización del Código Penal.

Según fuentes judiciales, en un encuentro de los juristas con especialistas en ciberdelitos, la semana pasada, “se decidió ampliar el tipo penal del grooming, de manera que abarque determinados supuestos fácticos que actualmente no se encuentran contemplados en la legislación penal”.

Si prospera la iniciativa, serán considerados delitos de engaño pederasta (grooming) “los casos en los que el autor contacte a un menor y le pida que realice actividades sexuales o actos con connotación sexual, o incluso le solicite al menor imágenes de sí mismo con contenido sexual, o le proponga mantener un encuentro sexual”.

Hasta ahora, en el Código Penal solo se daba por configurado el grooming cuando el autor se contacta con el/la menor para cometer un delito contra la integridad sexual (ejemplo: abuso sexual o estupro). “Con la reforma será suficiente que el autor se contacte con el/la menor y le pida fotos o le proponga un encuentro. Así, se amplía la punibilidad”, explicó a La Nacion el juez federal Mariano Borinsky.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Pese a la controversia, Facebook Messenger Kids ya está disponible en Android

La comisión de especialistas fue creada por un decreto del presidente Mauricio Macri hace un año. La preside Borinsky y la integran Carlos Mahiques, juez de la Cámara Nacional de Casación; Patricia Llerena, integrante de un tribunal oral porteño; Víctor María Vélez, de la Federación Argentina de la Magistratura y la Función Judicial; Pablo López Viñals, procurador general de Salta; Guillermo Yacobucci, integrante de un tribunal porteño y profesor de la UBA y de la Universidad Austral; Fernando Córdoba, docente de la UBA; Patricia Ziffer, secretaria letrada de la Corte Suprema; el fiscal Pablo Turano, y Carlos González Guerra, actual director nacional de Política Criminal en materia de Justicia y Legislación Penal.

Si se aprueban las modificaciones propuestas por la comisión, la pena máxima de prisión para el grooming pasaría de cuatro a cinco años.

También se propone agravar las penas para el tráfico y la producción de pornografía infantil -que actualmente tiene una escala penal de seis meses a 4 años de prisión-, por ser considerada una conducta especialmente disvaliosa: se duplicará el mínimo de la escala penal y aumentará en un año el máximo de la pena. “A su vez, se prevé una escala penal de 2 a 6 años de prisión cuando la actividad se realice con ánimo de lucro. Complementariamente, la Comisión decidió la tipificación de la tenencia de pornografía infantil, fijándole una pena de seis meses a dos años de prisión”, se explicó.

La pornografía infantil y el grooming son delitos de crecimiento sostenido en la Argentina. En 2016 la Fiscalía de la Ciudad recibió 8821 denuncias que dieron paso a la formación de causas. Se trata de hechos ocurridos en todo el país.

La mayoría de las denuncias fueron reportadas por el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (Ncmec, según sus siglas en inglés), de los Estados Unidos, que tiene un convenio firmado con la Fiscalía de la Ciudad e informa cada vez que descubre que desde una dirección de Internet (IP) de la Argentina se transmite pornografía infantil.

Desde el 1° de enero hasta octubre de 2017 se recibieron 19.214 reportes del Ncmec. “Gran parte de esas denuncias ya se convirtieron en casos de toda la Argentina”, informaron fuentes judiciales.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
El Sanatorio de la Trinidad denunció penalmente al endoscopista que le realizó el estudio a Débora Pérez Volpin

Con respecto a los cambios que prevé introducir en el Código Penal la comisión de especialistas, la titular de la fiscalía especializada en Delitos Informáticos de la Ciudad, Daniela Dupuy, sostuvo: “Me parece muy bueno y creo que va a ser muy efectivo para quienes investigamos estos casos porque necesitamos tipos penales claros para que la prueba que recolectamos podamos adaptarla a cada característica del delitos. Estos hechos son sumamente graves. El daño y la lesividad se perpetúa en los menores. Por eso, estos delitos merecen penas más altas”.

Horacio Azzolin, encargado de la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (Ufeci), afirmó: “Es necesario reformar los tipos de los delitos informáticos y adecuar las penas a la realidad que produce el daño de grooming”.

Este tipo de amenaza virtual volvió a quedar en foco con un caso que se conoció en los últimas días, cuando un hombre se hizo pasar por su hija de 11 años para atrapar a quien la acechaba a través del teléfono celular. El hecho ocurrió el martes en Villa Crespo. Una vez que se encontró con el acosador, el padre de la víctima lo golpeó hasta que intervino personal de la Policía de la Ciudad. Con orden de la Fiscalía de la Ciudad, personal del Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) allanó la casa del acosador. Ayer, peritos del CIJ intentaban recuperar el chat que evidenciaba el grooming, que había sido borrado. NR


Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

X