Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

El Zoo de Buenos Aires cerrará por dos años

Comenzarán las obras para convertirlo en un ecoparque; seguirá el traslado de animales, aún pendiente.

(CABA) Mañana se cerrará al público el Zoo porteño, para reabrir sus puertas dentro de dos años, cuando la promesa del ecoparque empiece a tomar forma. Durante este tiempo, se avanzará con obras en los dos extremos del predio para crear más espacios verdes y recuperar edificios de valor histórico, que albergarán actividades culturales, de investigación y consumo responsable. Mientras duren los trabajos, algunos animales deberán ser reubicados dentro del mismo zoo.

En forma paralela, continuará la derivación de los ejemplares que puedan ser trasladados a santuarios y reservas para liberarlos del cautiverio, la gran deuda pendiente del anuncio realizado hace un año. Esta primera etapa de tareas también prevé mejoras en los recintos de los animales.

Las obras arrancarán en las márgenes sobre la Avenida del Libertador y frente a la plaza Italia, donde hay menos concentración de ejemplares. Cerca del cruce de Las Heras y Sarmiento viven actualmente seis osos (dos pardos y cuatro de anteojos) y funciona el serpentario; en la otra punta están los tres chimpancés y la orangutana Sandra, declarada por la Justicia persona no humana.

Cuando a mediados de 2018 avance la segunda parte de los trabajos de transformación, los especialistas esperan haber derivado a todos los animales próximos a los sectores intervenidos. Los osos y Sandra, por ejemplo, serán derivados a nuevos destinos; por la orangutana hay conversaciones con un santuario norteamericano.

Para los chimpancés y las serpientes se planea una derivación dentro del predio, explicó Manuel Pascual, jefe de gabinete del ecoparque. El grupo de primates no puede ser por ahora derivado afuera porque uno de ellos, Martín, es de edad avanzada y se prioriza la unión familiar del grupo. De todas maneras, aclaró el funcionario, todos los movimientos dependerán de las condiciones de los animales. “Cada pliego de obra tiene un anexo sobre bienestar animal“, agregó Rodrigo Fariña, gerente de Conservación.

La etapa de trabajos que empieza mañana incluye la demolición de edificios que no están protegidos patrimonialmente y la puesta en valor de los que sí lo están. “Escuchamos propuestas de distintas ONG, universidades y otras instituciones para que intervengan con concesiones en los edificios históricos, algunos de los cuales pueden ser de acceso gratuito y otros no”, explicó Pascual.

La Universidad de Tres de Febrero (Untref) montará en la histórica Confitería del Águila una muestra de arte sobre calentamiento global, ejemplificó el funcionario. El acuario y la osera son otros de los inmuebles que aguardan por su refuncionalización.

Se colocarán nuevos solados, que recuperarán el recorrido histórico del parque. Desde la plaza Italia se abrirán nuevos accesos al Zoo. Habrá también más sectores parquizados (estiman 4,5 hectáreas de parque de acceso gratuito), lo que incluirá la recuperación del margen del lago Darwin para los visitantes. También se colocarán elementos de interpretación como parte del paradigma educativo del futuro ecoparque. La primera etapa de obras incluye nueva infraestructura de servicios.

Los trabajos serán monitoreados por los llamados “guardianes de obra“, empleados antes abocados a la atención del público que ahora supervisarán junto con los equipos de obra y veterinario el cumplimiento de la planificación y el comportamiento de los animales ante los cambios en el predio de Palermo.

Como se dijo, se incluirán intervenciones en los hábitats para mejorar la calidad de vida de la fauna. Se instalará, por ejemplo, piso de goma de alta densidad en parte del recinto donde viven las tres jirafas.

Mientras se ejecuten estas obras el ingreso al parque estará restringido para el público en general. Se mantendrán visitas guiadas para organizaciones de la sociedad civil, se anunció.

El plan integral de transformación del Zoo llevará, por lo menos, seis años. Tras la reforma, el espacio tendrá 12 hectáreas (65% del total) de acceso gratuito y dejará atrás el viejo paradigma de mantener animales exóticos en cautiverio en plena ciudad como entretenimiento para el ser humano. En cambio, dará paso a un ámbito que busque preservar ciertas especies y genere conciencia desde la educación.

Todavía hay en el Zoo poco menos de 1300 animales y el objetivo es que la colección se reduzca a 350 individuos, representantes de 50 especies autóctonas, que estarían distribuidos según los ambientes naturales de cada región argentina. “Estamos en diálogo permanente con ciertas instituciones para discutir sobre las posibilidades de traslado de algunos ejemplares”, indicaron los funcionarios. Próximamente, se concretará el traslado de 130 ciervos de tres especies a la Estación de Cría de Animales Silvestres (ECAS) de La Plata. Hasta hoy, se han derivado 350 animales, que en su mayoría habían llegado al Zoo por confiscaciones de la Dirección Nacional de Fauna Silvestre.

En lo que va de este año se construyó un nuevo hospital veterinario, se cambió el sustrato en los recintos de algunos animales y se trabajó en la ampliación de los bretes para el movimiento interno de los ejemplares. NR

Cierran el Zoologico de Palermo por obras de remodelaciones 30/08/17
Foto: Mario Quinteros

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario