Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

Las Violetas fue elegido por los vecinos como el mejor Café Notable de Buenos Aires

El local de Almagro fue el más votado en el concurso que se lanzó hace algunas semanas; fundado en 1884, se convirtió en un clásico porteño por su imponente barra, sus vitrales y los productos gastronómicos.

(CABA) La esquina de Rivadavia y Medrano forma parte del patrimonio de Buenos Aires, no sólo del barrio de Almagro, sino de toda la ciudad. Y si algo le faltaba a Las Violetas para terminar de convertirse en un ícono porteño era obtener, gracias al voto de la gente, el rótulo de mejor Café Notable en el concurso de participación ciudadana.

Fundado el 21 de septiembre de 1884 logró mayor aprobación entre los vecinos que otros sitios históricos como Café Roma, Esquina Homero Manzi, La Biela, Los Galgos y Café Tortoni; entre los seis sumaron la mayor cantidad de los más de 19.496 votos que reunió todo el concurso a través de las redes sociales del Gobierno de la ciudad.

Las Violetas obtuvo 3.706 votos; en el podio ingresaron Café Roma (3576 votos) y Café Tortoni (2255 votos). Los diez primeros lugares los completaron Los 36 Billares, El Gato Negro, London City, Florida Garden, Los Galgos, Esquina Homero Manzi y La Biela.

El premio lo entregó Horacio Rodríguez Larreta en la apertura de FECA, Festival de Café, que se realizó el fin de semana en la Plaza República del Perú, de Avenida Figueroa Alcorta y Salguero. “Soy bastante habitué de Las Violetas. Además del café muy rico, un lugar lindísimo y muy tradicional”, dijo el funcionario que destacó la participación de los vecinos a través de las redes sociales.

El pan dulce, las canastas de Navidad, las roscas de Pascua, las empanadas de Vigilia, las masas para acompañar el té o café con leche de la merienda, los florentinos, los merengues, los palos de Jacob y los sándwiches de miga forman parte de los clásicos gastronómicos de Las Violetas. “Aquí solía sentarse Alfonsina Storni para tomar el té y escribir en soledad. Era vecina de la confitería”, cuenta en el libro Cafés Notables de Buenos Aires , escrito por Horacio Spinetto.

“‘Cerrado por balance’, decía el inesperado cartel que apareció en sus puertas el 1° de julio de 1998. La sorpresa y el temor por la desaparición del clásico de Almagro fueron invadiendo a todos los vecinos”, agrega el texto. Luego de casi tres años de inactividad, en julio de 2001, se produjo la reapertura de Las Violetas.

El concurso, organizado por BA Capital Gastronómica, tuvo como objetivo revalorizar la importancia y tradición de estos reductos porteños, escenario de actividades culturales significativas de la ciudad y punto de encuentro de los vecinos.

“Con Horacio nos fijamos la meta de posicionar a Buenos Aires como Capital de la gastronomía de Latinoamérica para que siga llegando el turismo, crezca el empleo y florezcan los emprendedores del sector y sus derivados”, agregó el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli.

Todos aquellos que se sumaron a la convocatoria y dejaron su voto participaron de un sorteo de cuatro experiencias en Las Violetas, que consiste en un desayuno o merienda para cuatro personas cada uno.

Patrimonio de la ciudad
En total son 92 los espacios declarados por la Comisión de Protección y Promoción de los Cafés, Bares, Billares y Confiterías Notables de la ciudad desde 1998, pero de la convocatoria participaron 49. La metodología utilizada fue similar a los concursos que eligieron la mejor hamburguesería de la ciudad y el mejor bodegón porteño.

En junio de 1998 se aprobó la ley 35/98, que creó la Comisión de Protección y Promoción de los Cafés, Bares, Billares y Confiterías Notables de la ciudad, integrada por cuatro representantes del Poder Ejecutivo porteño, seis de la Legislatura, uno del Consejo Asesor del Área de Protección Histórica, uno de la Comisión para la Preservación del Patrimonio Histórico Cultural de Buenos Aires y tres de organizaciones empresariales vinculadas al sector.

La comisión tiene la responsabilidad de seleccionar a los candidatos para sumarse al listado de acuerdo con el siguiente parámetro estipulado por la ley: “Se considerará como notable aquel bar, billar o confitería relacionado con hechos o actividades culturales de significación; aquel cuya antigüedad, diseño arquitectónico o relevancia local le otorguen un valor propio”.

Una veintena de cafés y bares fueron los primeros en recibir el reconocimiento, entre los que estaban El Gato Negro, Café Tortoni y Café de los Angelitos, a los que se fueron sumando otros, hasta llegar a la cifra actual de 92. La comisión se encarga de filtrar los candidatos propuestos por agrupaciones barriales o personas. NR


Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario