Buenos Aires, 25/09/2017, edición Nº 1776

Hay que mirar las etiquetas de los alimentos

Dos mitos que se derriban: la mayonesa light y las barras de cereales también engordan

¿Qué es más sano? ¿Qué conviene comer? Para tener en cuenta, muchos alimentos tienen entre sus ingredientes algunos secretos que pueden ser muy útiles para incorporarlos o eliminarlos de una dieta sin necesidad de experimentarlos. Revisar las etiquetas y analizar los ingredientes de cada alimento será clave para mantener una dieta que sea saludable para el organismo.

¿Muchos ingredientes? Señal de peligro

Como dice Marion Nestle, experta internacional en nutrición y profesora en la Universidad de Nueva York, es favorable sospechar de cualquier alimento que contenga más de cinco ingredientes. “Hay excepciones, pero cuando un alimento contiene muchos componentes es probable encontrar entre ellos altas dosis de azúcar, sal o grasa añadidas, perjudiciales para nuestra salud, según la OMS. Y muchos de ellos están escondidos”, explicó.

¿La barras de cereales ayudan a adelgazar?

Los snacks pueden ser reemplazos por ricas frutas y verduras, que aportan muchos nutrientes

“Cuando la gente decide ponerse a dieta, se compra las barras de cereales que sustituyen otros alimentos, un producto que no tiene interés nutricional por su elevada cantidad en harina o almidones, que nos proporcionan principalmente hidratos de carbono refinados. Si en lugar de en ello, nuestra dieta se basara en frutas, verduras y hortalizas, tendríamos mayor aporte de micronutrientes, y además sería más saciante y barata. Si se adelgaza a base de barritas no es por ellas mismas, sino porque la persona sólo come 800 calorías al día”, argumentó Aitor Sánchez, dietista-nutricionista y tecnólogo alimentario.

Los cereales integrales no suelen ser 100% integrales

“Todavía hay quien coloca los cereales en la base de la pirámide alimentaria. Hay muchos intereses para que siga siendo así, pero no está tan claro. En el último tiempo han tomado relevancia los productos integrales, aquellos que se supone que se han fabricado con el cereal completo, sin refinar. Pero realmente no hay una regulación precisa sobre qué significa exactamente ‘alimento integral’. En las etiquetas no se suele indicar cuánta harina refinada y cuánta integral se emplea. Un estudio de Harvard indicó que una buena forma para identificar los mejores alimentos integrales es fijarse en la cantidad de fibra, que debe ser al menos el 10% de la cantidad de carbohidratos totales.

El azúcar se esconde tras otros nombres

“Dextrosa, glucosa, jarabe y almidón de maíz o fécula. Los diferentes nombres responden a su diferente origen, pero todos son hidratos de carbono”. Las palabras son de J.M. Mulet, bioquímico, profesor de biotecnología en la Universidad Politécnica de Valencia. Los carbohidratos abarcan azúcar, almidón y fibra. “En Inglaterra funciona el semáforo nutricional, etiquetando los alimentos como rojo, amarillo o verde en función de las proporciones”, dijo Mulet.

Queso artesanal vs. queso industrial: la diferencia está en el precio

“El queso se obtiene madurando la leche cuajada después de eliminar el suero. Otra serie de productos que también llamamos quesos son sólo derivados. Parten del queso, que se ralla y se calienta a alta temperatura, pero después se añaden distintos compuestos, como sales, proteínas, grasa lácteas, aromas o especias”. Estas explicaciones las realizó el grupo de investigadores de Lactiker de la Universidad del País Vasco. “No está claro cuál es mejor. Es adecuado sí decir que el precio será aún mayor si el queso es artesanal, pues los industriales se benefician de la economía de escala”, agregaron.

La mayonesa light engorda.

“En la Unión Europea, un alimento se puede etiquetar como light o ligero en relación con uno o más nutrientes si la reducción de su contenido es de, como mínimo, el 30% en comparación con otro producto similar (excepto para micronutrientes y para el sodio o la sal). Así, si, por ejemplo, la mayonesa convencional de una determinada marca contiene un 75% de grasa, una variante de mayonesa de esa misma marca con un 50% de grasa podría etiquetarse como light. Un producto light puede seguir conteniendo una considerable proporción del nutriente al que hace referencia (ya sea grasa o azúcar)”, explica Miguel Ángel Lurueña, doctor en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y autor del blog Gominolas de Petróleo.

Lo fresco no siempre es lo mejor

<b>Salmón.</b> Aseguran proteína y ácido omega 3 de cadena larga, el más beneficioso para el cerebro Si, por la razón que sea, consumes poco pescado, opta por carnes magras o lácteos enriquecidos con omega 3 de pescado.
El pescado es uno de los alimentos más beneficiosos para el cerebro

Existen alimentos envasados que mantienen su calidad nutricional. Es el caso de algunas latas de verduras, elaboradas con ingredientes naturales y tan sólo sometidas a un tratamiento con altas temperaturas durante un corto tiempo (cuanto más corto, menos merma su sabor y su calidad nutricional). Se trata de los productos envasados en lata que pueden conservarse durante bastante tiempo y perdurarán intactos y listos para consumir mientras se respeten las fechas de vencimiento.

Hay productos congelados que se venden como frescos

Un claro ejemplo es el pescado, al cual se lo exhibe y vende –en muchas oportunidades– como un producto fresco cuando no lo está. A los ojos del consumidor es imposible de visibilizar a menos que el vendedor tenga la consideración de confirmarlo. Al ser un producto que debe consumirse de una forma, es fundamental que la información sea certera.

Alimentos sin gluten: ¿necesarios o moda?

“Los productos sin gluten son sanos para la población celíaca o la que tiene algún tipo de reacción a los alimentos con gluten. Para cualquier otra persona, los productos sin gluten son solo una moda. Pueden ayudar a reducir el peso, pero a costas de disminuir el consumo de refrescos, cerveza o alimentos procesados. Algunos dietistas incluso alertan de que las versiones sin gluten del pan, la pasta o las galletas pueden contener más calorías que los convencionales”, detalló Alan Levinovitz, autor de The Gluten Lie.

Comentarios

Ingresa tu comentario