Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

Guía para el mantenimiento de los alimentos

Para tener en cuenta.

Consejos para conservar la calidad de tus compras desde el super hasta la mesa.

alimentos organizados

(CABA) A diario te preocupás por elegir alimentos saludables, pero ¿tenés en cuenta dónde y cómo guardarlos para mantenerlos en perfecto estado?

El correcto almacenamiento de los alimentos nos permite conservar la calidad de los mismos en sabor, aroma, textura y nutrientes, y nos ayuda a disminuir el riesgo de enfermarnos.
Por eso, te presentamos una guía práctica para que organices tus compras desde el súper hasta tu heladera, freezer y alacena.

LA COMPRA: Lo más importante es empezar por organizar la compra. Cuando vayas al supermercado empezá por elegir los alimentos no perecederos, después los alimentos frescos y por último, los que requieran refrigeración. De esta manera reducís el tiempo en que los productos de frío permanecen a temperatura ambiente. Ojo, no te olvides de controlar los envases y latas y que estén siempre en buenas condiciones.
Cuando termines la compra, tratá de no apoyar mucho las bolsas en el piso porque podés transportar gérmenes o bacterias a tu mesa.
Disminuí al máximo el tiempo de transporte del super a tu casa y comenzá por el almacenamiento de los alimentos que requieran frío.

CONSERVACIÓN EN FRÍO:

HELADERA
Por lo general, las heladeras familiares cuentan al menos con tres estantes y uno o dos cajones en el extremo inferior. El de más arriba es el más frío y debería mantener una temperatura entre 0 y 4 ºC. La cajonera y la puerta son sectores de mayor temperatura por encontrarse más alejados del motor y por su contacto con el exterior.
El orden dentro de la heladera
En la parte superior colocá las preparaciones listas para consumir, los alimentos cocidos y los embutidos. Así evitás que se alteren por contacto o por goteo con alimentos crudos (contaminación cruzada). Por esta misma razón, y porque necesitan temperaturas bajas, el sector medio usalo para los lácteos y productos envasados. El último estante es el destinado a los recipientes con carnes crudas. Los cajones son para las frutas y verduras, guardarlas limpias, sueltas o en bolsas perforadas. En la puerta podés conservar las bebidas, las salsas, mermeladas y conservas. Los huevos mantenelos en la puerta, aislados de otros alimentos, porque pueden tener bacterias en sus cáscaras, peligrosas para la salud.

Tips
– Usá recipientes, films o bolsas aptas para alimentos, con cierres herméticos para el almacenamiento en la heladera o el freezer, así evitás la contaminación por olores o por goteo y también conservás mejor sus propiedades.
– No sobrecargues el equipo, dejá espacio entre los recipientes para permitir la circulación de aire frío.
– Mantené tu heladera siempre limpia. No uses productos perfumados, y enjuagá bien las superficies después de cada limpieza.
– Colocá los alimentos con fechas de vencimiento próximos en el sector anterior de cada estante.
– Asegurate que las puertas de la heladera y del freezer cierran herméticamente.
– Cada vez que abras tu heladera, cerrarla rápidamente así no pierde frío.
– No mantengas preparaciones o productos perecederos por más de dos horas fuera de la heladera. A partir de los 5º C hasta los 60º C los microorganismos se desarrollan rápidamente y pueden generar toxinas responsables de intoxicaciones alimentarias.

FREEZER
Tips
– Mantenelo sin bloques de hielo en sus paredes así puede circular bien el aire frío.
– Conservá los alimentos con sus rótulos o colocá etiquetas que indiquen el nombre del producto y la fecha de elaboración y/o vencimiento.
– Nunca descongeles alimentos ni preparaciones a temperatura ambiente. Utilizá el microondas (en modo “descongelar”) o colocalos directamente en la heladera para lograr un descongelamiento progresivo.

ALACENA
Tips
– Mantené las alacenas siempre limpias. Las alacenas tienen que ser lugares secos, frescos y oscuros.
– No dejes envases abiertos porque pueden ingresar plagas o desarrollarse gorgojos. Podés usar bolsas de arranque o broches para mantenerlos bien cerrados.
– Chequeá las fechas de vencimiento de todos los productos que conservás en la alacena. Descartá siempre los que se hayan vencido y colocá en el frente de los estantes los que estén próximos a vencer, así recordarás utilizarlos.
– Mantené los alimentos lejos de los productos de limpieza.
Si querés saber cuánto tiempo podés conservar, en la heladera o el freezer, algunos alimentos te dejo este link dónde vas a encontrar una tablita muy práctica

 

Fuentes: revistaohlala

Comentarios

Ingresa tu comentario