Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

Avenida de Mayo, testigo silenciosa de nuestra historia

Un museo a cielo abierto.

Buenos_Aires-Avenida_de_Mayo_y_Perú

(CABA) Avenida de Mayo está flanqueada por dos de las construcciones más emblemáticas del país: el Congreso de la Nación y la Casa Rosada se divisan desde allí, con sólo mover la cabeza hacia un lado u otro. Esta corta, pero importante arteria porteña fue y es testigo silencioso de nuestra historia, ya que vivió el crecimiento de la ciudad, los cambios sociales y políticos que transcurrieron y siguen desarrollándose en la actualidad, además de diversas muestras culturales que se llevan adelante aquí.

Esta vía es un clásico con sus edificios franceses, confiterías como el Tortoni, el Palacio Barolo, el edificio de La Inmobiliaria, el hotel Castelar, el edificio del diario La Prensa y otros de gran señorío que se mantienen en muy buen estado con sus cúpulas y las grandiosas entradas“, comentó Ricardo Vinelli, titular de Vinelli Inmobiliaria.

Un ejemplo es el Palacio Barolo, al 1300 de la Avenida de Mayo, un edificio representativo del esplendor de esta arteria, que hace referencia a la Divina Comedia, de Dante Alighieri. Inaugurado en 1923, hoy es un edificio de oficinas al que se puede acceder. “La oficina que ofrecemos es de, estimamos, 235 m2 cubiertos, sin cochera y en estado para hacerle mejoras. El Palacio ofrece, en general, unidades chicas para pequeños estudios o servicios. Este caso es muy especial por tratarse de un edificio muy simbólico“, detalló Cesar Cancellieri, de Fera Cancellieri, inmobiliaria que comercializa una oficina en el inmueble.

Su arquitectura predominante es un claro signo de su época señorial, donde las cúpulas, las molduras, las fachadas esculpidas y las grandes puertas trabajadas, entre otros, eran la norma. Hoy, esta parte de la ciudad convive con construcciones modernas que marcan una clara diferencia de estilos. Además cuenta con una buena conectividad por el Metrobus, otras líneas de colectivos que la rodean, el acceso a los subtes, lo que facilita su llegada con el resto de la ciudad.

Con un mercado de oficinas con una vacancia que se estima entre un 5% para locales y de un 10 a 15% para oficinas, la demanda se conforma por estudios profesionales, administraciones, despachantes de aduana, oficinas comerciales, compañías de seguros y algunas, pero pocas, multinacionales. Alejandro Bazet, consultor de Castro Cranwell & Weiss, dijo: “Aunque hace un tiempo que no se producen, el fantasma de las manifestaciones desanima la radicación de oficinas. La instalación de hoteles en edificios antiguos es un clásico de la avenida“.

Por su parte, Vinelli dijo: “Quien busca oficinas amplias en edificios de época encuentra, sobre esta avenida, espacios con menores expensas. Siempre hay interesados en alquiler este tipo de inmuebles donde se prioriza el edificio art déco y la cercanía con la peatonal Florida y la Plaza Mayo. También las expensas suelen ser mucho más baratas y eso se analiza en el momento del cierre de cualquier operación, sea de venta como en un alquiler“.

Los locales, especialmente los gastronómicos, también tienen su punto fuerte, que se centra en el radio comprendido desde Perú hasta Tacuarí. Vinelli destacó: “Ubicarse con un local significa tener asegurado un caudal de clientela muy importante: las calles peatonales, el subte, la cercanía a Plaza Mayo y zona bancaria, la calle Florida, aseguran un buen rendimiento de cualquier local“.

En cuanto a los valores, en el caso de las oficinas se sitúan entre los 10 y 16 dólares por m2 por mes, mientras que los locales comerciales se encuentran entre los 18 y 22 dólares por m2.

Comentarios

Ingresa tu comentario