Abre nuevo hotel cerca de Puerto Madero a pesar del poco turismo

Con bajo nivel de turismo abrirán el CH Madero Urbano Suites

(CABA) La hotelería de Buenos Aires no vive un buen momento. El turismo internacional no se recupera y las tarifas continúan bajas. La devaluación del real afectó aún más a la ciudad, al tornar más cara y menos atractiva la visita.

Si bien no hay números oficiales, desde que decretaron la “emergencia estadística” el Indec no revela números de la tradicional encuesta de turismo internacional, en el sector aseguran que los datos son peores que en los últimos años.

Sin embargo, siguen abriendo nuevos hoteles en Buenos Aires, ante la expectativa de la recuperación del turismo de negocios y mirando a largo plazo. A la reciente inauguración de un establecimiento en Recoleta de la mano de la cadena local Álvarez Argüelles, el Flaat Recoleta Plaza, se le sumará en marzo CH Madero Urbano Suites, un hotel gestionado por la cadena argentina Aadesa, que administra 13 establecimientos en el país bajo marcas como Don, Cyan Hotel (CH) y La Cantera.

El hotel, que abrirá el 1 de marzo en Azopardo y Avenida Independencia, cuenta con 100 departamentos con servicios de hotel, en una torre con 299 unidades de usos múltiples en 23 pisos, que demandó u$s 46 millones en total (u$s 14 millones para el hotel), a cargo de la desarrolladora Argencons. El desembolso se realizó a través de un fideicomiso, bajo la modalidad de condohotel, en el que participan diferentes socios, dueños de cada una de las unidades.

La apertura se concretará en uno de los peores momento de la hotelería porteña, según admite Arturo Navarro, presidente de Aadesa Hotel Management Company, que gestionará este hotel y prevé dos más en breve, en Recoleta, bajo la marca Don, y en Neuquén, también con Cyan. “Buenos Aires está en el peor momento, en cuanto a demanda y a precio promedio. Pero la inversión no se hace a corto plazo, sino a largo plazo”, aclaró Navarro. “Hoy la demanda y tarifa promedio no repagan la inversión, la ecuación es peor que en los últimos años. La demanda no aparece, el precio no sube y los costos aumentaron 30% anual. En diciembre pasado algunos insumos duplicaron su valor. Pero si bien la rentabilidad es baja nos posicionamos para cuando vuelva la demanda. Esperamos una mejora en el segundo semestre, sobre todo por turismo corporativo, de reuniones y convenciones, que puede recuperarse a partir de nuevas inversiones en el país”, comentó Navarro.