Buenos Aires, 26/06/2019, edición Nº 2415
Conecte con nosotros

Sociedad

Una disputa entre dos juezas pone en riesgo a una nena que sufre maltrato

La Justicia detectó que es maltratada por su madre, pero aún vive con ella en Pinamar. Su padre está desesperado.

Publicado

el

(CABA-PBA) Una nena de 11 años que debería vivir con su padre por una sentencia judicial que detectó que sufría maltrato por parte de su madre, es retenida ilegalmente por su progenitora pese a dos fallos que ordenan la restitución, que no se cumplen debido a una disputa de competencias entre dos magistradas.

«La menor de edad vive hoy con su madre en Pinamar y ni la jueza de Paz de esa localidad bonaerense, Silvia Guglielmetti; ni la jueza Nacional de Primera Instancia en lo Civil N° 88 de Capital Federal, Adriana Wagmaister, se ocupan de velar por los derechos de la niña, ni de ejecutar sus propias sentencias», dijo Claudio Munafó, abogado del padre de la menor.

Esta historia que DF, el padre de la menor, describió como un «desamparo judicial» comenzó en 2017 cuando las maestras de la escuela a la que concurre su hija, identificada como R., le informaron que tenía problemas en su casa.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
El Banco Ciudad presenta una subasta extraordinaria de obras de arte de gran calidad

El hombre concurrió al juzgado de Paz de Pinamar para solicitar la tenencia de su hija, y tras ordenar pericias la magistrada que atiende cuestiones de familia resolvió que la niña debía vivir con su padre por considerar que corría riesgo con la madre, a quien detectó problemas psiquiátricos y le ordenó realizar un tratamiento.

El fallo además determinó que la menor debía tener trato con su madre, por lo que se fijó un acuerdo de comunicación (visitas) que se cumplió hasta octubre de 2018 cuando DF entregó a su hija a los abuelos maternos para que vaya a Pinamar a estar con la madre, que ese final de semana cumplía años.

El domingo 7 de octubre, día en que debía regresar a la ciudad de Buenos Aires, el padre aseguró que «perdí todo tipo de contacto con mi hija», ya que mi ex pareja me advirtió que «no la iba a volver a ver» y luego «no me contestó más los mensajes».

«Mi cliente siempre actuó a derecho y a través de la justicia», describió su abogado, quién le recomendó realizar una denuncia en la ciudad de Buenos Aires donde tiene residencia la menor de edad.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Estudiantes tomaron el colegio Carlos Pellegrini por el nombramiento de un profesor

El 22 de octubre la jueza civil porteña emitió un fallo que ordenó el reintegro de la niña R. a su progenitor, en el que consideró que «cabe hacer lugar a la restitución solicitada por el padre, ya que la nena se encuentra entrampada en la conflictiva familiar, en un juego de lealtades que -a su edad- le es difícil manejar».

«La permanencia de la niña en la localidad de Pinamar fue resuelta en forma intempestiva por la madre, GM, actitud que no coadyuva al interés superior de la niña por el cual debo velar», agregó en el fallo.

DF regresó a Pinamar y la jueza de Paz que entendía en el caso ordenó a los asistentes sociales del municipio cumplir la sentencia, pero estos resolvieron dejarla con la madre al evaluar que la situación era traumática para la menor, a pesar de no tener esa potestad, según Munafó.

Este año, DF encontró una nueva «trampa judicial» porque la jueza porteña decidió que ya no era su competencia porque la niña tenía nueva residencia en Pinamar.

«La justicia además de justa debe ser efectiva y operativa mas cuando se trata de menores. Si se limita a hacer sentencias donde se mencionan los derechos del niño pero nadie los hace efectivos, no es justo para el menor que es rehén de una situación familiar e institucional», afirmó el letrado. NR

Fuente: Télam

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

X