Buenos Aires, 24/01/2018, edición Nº 1897
Conecte con nosotros

Destacado 2

Ravenna: “Hay una notable relación entre pobreza y obesidad”

Publicado

el

Lo dijo el Dr. Máximo Ravenna con relación a los consumos diferenciados que se observan en los extremos de la pirámide social.

20120703-211215.jpg

http://planetaellas.files.wordpress.com/2010/12/obesas.jpg

(Ciudad de Buenos Aires) La tendencia marca que los sectores de más bajos recursos son más propensos a sufrir de obesidad. En las últimas tres décadas se consolidó un modelo alimentario que muestra significativamente la desigualdad entre los distintos estratos sociales.

“Cuánto menos ingreso y cultura se tiene, más gordo se es porque el tipo de alimentos que se consumen son baratos, de baja calidad, abundantes y sumamente adictivos, lo cual favorece la proliferación de la obesidad”, explicó el especialista en trastornos alimentarios.

El famoso psicoterapeuta también destacó que “frente a la falta de otras gratificaciones, las personas de menores ingresos se consuelan con la comida, de fácil acceso”. Los alimentos actúan como un bien accesible que reemplaza otras satisfacciones sociales y que hace que la gente se plantee que como no puede arribar a lo que hubiera pretendido desde lo material, ahogue sus penas dándose gustos banales y exagerando la ingesta de alimentos”

Por su parte, Ravenna reconoce que el precio de la comida también condena a los sectores pobres a la compra de aquellos alimentos que permiten una mayor sensación de saciedad, tales como fideos, papas, pan, carnes grasas y azúcares. La mayoría de éstos, en su consumo reiterado, generan efectos negativos sobre el cuerpo humano.

Durante su explicación, el médico nutricionista destaca también el trabajo elaborado por la Dra. Patricia Aguirre (Antropologa y docente universitaria) en su libro llamado “Ricos flacos y gordos pobres. La alimentación en crisis”, en donde se concluye que el proceso de exclusión económica que marginó a muchos del mercado laboral y la creciente pérdida de poder adquisitivo de los salarios pusieron en crisis la seguridad alimentaria.

“En 35 años observamos romperse un modelo de consumo unificado. Y por eso vimos aparecer la comida de pobres y la comida de ricos.” coincide Ravenna con la autora del trabajo.

Los sectores de menores ingresos no solamente tienen una mala alimentación sino que también deben destinar un mayor porcentaje de sus ingresos para la compra de los alimentos, finalizó el nutricionista.

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable:
Juan Braña
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis