Buenos Aires, 21/06/2018, edición Nº 2045
Conecte con nosotros

Espectáculos

El picante intercambio de mails entre Victor Hugo, Fabiana Segovia y Pablo Sirvén

Publicado

el

Pablo Sirvén, el autor del libro biográfico Converso, sobre la vida profesional del relator, locutor y conductor de Radio Continental y Canal 9, intercambió una serie de mails con la productora Fabiana Segovia y el propio Victor Hugo Morales, antes de la publicación del libro, y con la intensión de contar con el testimonio del aludido.

pablo-sirven-parabuenosaires

(CABA) Los correos entre Segovia y Sirvén, publicados ahora en la web  del uruguayo, fueron subiendo de tono, hasta que intervino el propio Victor Hugo, quien acusó a Sirvén de estar “a punto de alzarte con una pequeña fortuna en la zona liberada de los ataques a mi persona”.

“Son extraños ustedes los opustos del dei. Creen en Dios, pero no le temen”, lanzó un molesto VH.

Sirvén respondió “Pretendés co-escribir mi libro. ¿No es un poco mucho? Tenés dos biografías publicadas, otra por publicar y una más inédita (la de Di Candia) y no conforme con todo ese superávit de egocentrismo al por mayor, pretendés ocupar ¿cuántas páginas de mi libro?”

El intercambio completo de correos electrónicos:

Hola Fabiana:

Tanto tiempo! Soy Pablo Sirvén. Espero que estés bien.

En efecto, como dijo el viernes Víctor Hugo, estoy preparando un libro sobre él. Mi idea era llamarlo más adelante para contar también con su testimonio pero, en vista de que el tema ya trascendió, me apuro a hacerle la invitación, si es que no tiene inconveniente, para las próximas semanas.

No hay apuro. Lo hago por intermedio tuyo ya que me parece que sos la vía más directa. Si querés participar vos también del encuentro, ningún inconveniente. Por mi parte me acompañaría Pablo Javier Blanco, colaborador en esta tarea que he iniciado.

Sería una entrevista pregunta/respuesta a ser incluida de manera destacada en la obra, sin otros intercalados. Supongo que en alrededor de 45 minutos podríamos liquidar la cuestión. Por supuesto grabaríamos la charla.

Preferiría que no se haga de esto un show y que, al menos por el momento, el contacto sea discreto dentro de lo posible.

Espero tus noticias.

Cordialmente

fabiana segovia 17 feb

para Pablo

Hola Pablo, mañana lo hablo con VH. Esta semana próxima es un bastante

caótica de compromisos ya tomados. Pero te tengo al tanto.

Saludos

Fabiana

El día 16 de febrero de 2013 12:22, Pablo Sirvén escribió:

 

Pablo Sirvén  17 feb para mí

Ningún problema, Fabiana.

Tenemos tiempo. Gracias por responder.

La seguimos.

Cordialmente

Pablo

El domingo, 17 de febrero de 2013, fabiana segovia  escribió:

fabiana segovia 18 feb

para Pablo

Pablo, no llegué a hablar con VH porque los fines de semana no tengo

contacto y hoy fue un despiole de trabajo antes de empezar el

programa. Dijo algunas cosas al aire, vamos a ver cómo sigue la

cosa…

Beso

El día 17 de febrero de 2013 18:02, Pablo Sirvén

 escribió: Pablo Sirvén 18 feb para mí

Sí, Fabiana, lo escuché.

Lamentablemente tendré que consignar como mentira lo que dijo sobre que el libro me lo encargó el diario, que se estarán enterando por los comentarios que viene haciendo por radio desde el viernes ya que yo llevo el tema con la máxima discreción.

No me llama la atención ni me ofende (ha dicho cosas mucho peores y tampoco me han afectado) por lo cual mi invitación sigue en pie.

Cordialmente

Pablo


El lunes, 18 de febrero de 2013, fabiana segovia escribió:

fabiana segovia  18 feb

para Pablo

Ahora a las 13 le comento, pero tengo para mi que dijo que el libro lo

hacías para quedr bien con la gente de La nación, no “por pedido de

ellos”.

Beso


El día 18 de febrero de 2013 11:58, Pablo Sirvén

 escribió:

Pablo Sirvén 18 feb para mí

La cinta Gonzalito!!!! jaja

Aquí va: “En estos momentos, el diario La Nación, a través de uno de sus secretarios de redacción, aunque cuesta entenderlo, de los más importantes que tiene, prepara otro libro contra mí”

“Este libro del secretario de redacción de La Nación contra mí que están preparando”

Sin comentarios

El 18 de febrero de 2013 13:09, fabiana segovia escribió:

Pablo Sirvén 18 feb para mí

Sí, Fabiana, lo escuché.

Lamentablemente tendré que consignar como mentira lo que dijo sobre que el libro me lo encargó el diario, que se estarán enterando por los comentarios que viene haciendo por radio desde el viernes ya que yo llevo el tema con la máxima discreción.

No me llama la atención ni me ofende (ha dicho cosas mucho peores y tampoco me han afectado) por lo cual mi invitación sigue en pie.

Cordialmente

Pablo


El lunes, 18 de febrero de 2013, fabiana segovia  escribió:

fabiana segovia 18 feb  para Pablo

Pablo, Vìctor HUgo me dijo que èl cree que efectivamente es asì, que

tanto La Naciòn, Clarìn y toda la banda de ustedes son los que en

conjunto lo quieren jorobar.

Abrazo

 

El día 18 de febrero de 2013 13:16, Pablo Sirvén escribió:

Pablo Sirvén 18 feb para mí

¿Te imaginás qué tipo de libro sobre VHM me saldría si sólo me manejara con el “creo que”, Fabiana?

Como periodista, estoy obligado a chequear aunque más no sea mínimamente las cosas antes de lanzar a boca de jarro lo primero que se me ocurre.

Pero está bien. No esperaba otra cosa. Entiendo su juego.

Lo ayuda mejor a victimizarse. Incluso que decir que fue una propuesta que yo acepté de Majul.

Eso es poca cosa para él. Tienen que ser los “medios hegemónicos” para poder armar la teoría conspirativa.

Si cada cosa que se hace del “lado Magnetto de la vida” (como a él le gusta decir) está ordenado por un poderoso, ¿qué tendría que pensar yo si le aplico el mismo razonamiento para su militancia diaria? ¿Quién se la ordena y por qué?

Tengo varias conjeturas al respecto, pero para el libro prefiero datos, información, Es una deformación periodística, qué se le va a hacer. En cambio como él es formidable relator, acostumbrado a “adornar” los partidos aburridos, prescinde directamente de la información. A él le “conviene” que a mí La Nación me haya encargado el libro. No es verdad, pero eso para VHM es un dato menor. El usa lo que le sirve y lo demás lo descarta.

Todo bien, Fabiana.

Lo que no me queda claro es si me va a dar la entrevista.

En esto tienen que ser muy francos para no hacerlos perder más el tiempo a ustedes ni tampoco perderlo yo.

Es muy simple: SI o NO.

Espero tu respuesta.

Cordialmente

Pablo


El 18 de febrero de 2013 20:43, fabiana segovia  escribió:

Pablo Sirvén 19 feb  para mí

Sigo esperando, Fabiana, una definición.

Entiendo que al hablar hoy de “libro basura” que “junta basura”, no querrá convertirse en parte de la basura que, según él, estoy recogiendo.

Bueno… podría ser una manera de sincerarse jaja

Hablando en serio:

SI o NO.

Cordialmente

Pablo

El 18 de febrero de 2013 19:58, Pablo Sirvén  escribió:

fabiana segovia 19 feb para Pablo

Agiantame iun par de dias, Pablo. Igual, segun me comentaste en tu primer mail, no tenes apuro, no?

Beso

 

From: Pablo Sirvén

Date: Tue, 19 Feb 2013 21:08:49 -0300

To: fabiana segovia

Subject: Re: Encuentro


fabiana segovia  7 mar para Pablo

Pablo, Víctor Hugo va a darte la entrevista. Me pide que cuando lo

entrevistes le permitas responder a todos los temas con los que pensás

atacarlo, que no quede nada afuera. Por otro lado que la entrevista

entera se publique sin cortes, salvo que ustedes se pongan de acuerdo

en dejar algo fuera del mismo. No sé cómo vas con los tiempos tuyos,

pero en tus primeras comunicaciones hablaste de tener tiempo, por lo

que te pido que Víctor Hugo sea tu último entrevistado así podés

revisar con él todo loque de él te digan los otros entrevistados o lo

que saques de tus investigaciones.

Marzo está fatal de viajes y compromisos, Abril, sería mucho mejor.

Un beso

Fabiana

 

El día 19 de febrero de 2013 21:08, Pablo Sirvén

 escribió: Pablo Sirvén 9 mar para mí

Hola Fabiana:

Muchas gracias por la respuesta positiva.

Sé que esto puede desilusionar a Víctor Hugo, pero el libro no está hecho a manera de panfleto en su contra.

Sin duda será un libro crítico, pero aún así pretendo que sea amplio y alejado del libelo que él imagina o que le conviene agitar para victimizarse.

He tratado de descartar los previsibles testimonios de muy amigos y muy enemigos.

Creo que ha sido una buena decisión.

Ese perfil de persona que no es ni una cosa ni la otra, pero ha estado involucrada en distintas etapas de la vida con VHM, me ha dado muy valiosos y sorprendentes resultados.

No se trata de un libro-denuncia. Creo que tendrá muchos matices.

Tiene, desde luego, un eje claro en tratar de dilucidar en qué cambió VHM desde 2009 en adelante y qué es lo que ya traía con él.

Se sorprenderá, en ese sentido, en encontrar aún dentro del contexto de un libro crítico, una cantidad de merecidos reconocimientos.

Por eso, la entrevista que le haremos no será a manera de tribunal mediático ni policíaco.

Intentaremos que sea lo más distendida posible y las preguntas rondarán temas de su biografía en distintos momentos para rechequear algunos datos, conocer otros y entender mejor sus puntos de vista de cómo hace o dice algunas cosas. La mayoría de las preguntas tendrán que ver con aspectos profesionales, pero también habrá algunos interrogantes más de tipo personal, ya que como el libro es biográfico se tocan algunos de esos tópicos, aunque de manera somera.

Esperamos hacerlo en no más de una hora.

Que sepa que todo lo que ha dicho y escrito en los medios, especialmente en sus programas está debidamente registrado y estudiado, por lo cual sería bueno poder avanzar o profundizar para que no nos vuelva a reiterar lo que ya sabemos y que, por lo demás, repite casi a diario, y que el libro consigna puntualmente, ya que es su voz la que más se “escucha” a lo largo de todos los capítulos.

No es nuestra intención hacer un debate con él, ni cuestionarlo. Tampoco nos prestaremos a que él lo haga con nosotros.

Si el tono de agresión que usa a diario para referirse al libro lo traslada al encuentro, lo lamentaremos mucho, pero seremos los primeros interesados en volcar minuciosamente esos comportamientos y nos ayudará a entender algunos costados sombríos de su perfil psicológico.

La idea, en efecto, es que se trate de una entrevista pregunta-respuesta que cierre el libro.

Descuento que ustedes también la grabarán, pero deben comprometerse a no emitirla, al menos hasta que salga el libro.

De lo contrario, me sentiré libre de usar o no dicha entrevista o publicar sólo fragmentos.

Sé que VHM va siempre con su portafolio lleno de papeles y querrá mostrarme algunos como es su costumbre.

Para ordenar la entrevista, prefiero que primero evacuemos nosotros todas las preguntas que tenemos, y luego si queda tiempo vemos lo que él quiera o agrega algún tema que se le ocurra.

Querría saber también si vos serás de la partida en esa ocasión o te entrevistamos aparte. Lo ideal es que el encuentro sea a principios de este mes o, a más tardar, primerísimos días de abril. Quedo a la espera de tus comentarios. Un beso

Pablo

El 7 de marzo de 2013 11:45, fabiana segovia escribió:

fabiana segovia  9 mar para Pablo

Hola Pablo, VH está en madrid, le comenté por telèfono tu respuesta y

me dijo que, no puede ser otra cosa que un ataque feroz un libro que

define con una palabra (converso)

el resultado del libro. Que  importa lo que tenga adentro, si el

juicio de él,esta dado en la tapa. De eso es se me quiero defender.


La seguimos…

Fabi

El día 9 de marzo de 2013 00:42, Pablo Sirvén  escribió: Pablo Sirvén 9 mar para mí

Fabiana,

en el libro hay muchos elementos para fundamentar ese título, lo que

no impide que se reconozca que en el tema del fútbol y de Clarín él

antecedió claramente a los Kirchner. Y tampoco se pone bajo sospecha

que se haya sentido genuinamente impactado por algunas de las

políticas desarrolladas a partir de 2003.

En todo caso habrá preguntas al respecto que él podrá responder como

mejor considere.

La palabra “converso” en sí misma, y por sus múltiples significados,

positivos y negativos, tiene un desarrollo sorprendente en el libro.

Entiendo que el título suene duro, pero el libro no es binario, blanco

o negro. Hay una cantidad de matices. Me aburriría investigar y

escribir algo panfletario y lineal, sin argumentaciones comprobables.

En fin, tampoco se trata que estemos cien por ciento de acuerdo. Ni

creo que sea la idea de ninguna de las dos partes.

Si el encuentro es antes de fin de mes, mejor.

Un beso

Pablo


El 09/03/13, fabiana segovia escribió:

fabiana segovia  11 mar (hace 12 días) para Pablo

Pablo…. me acabo de enterar por Jorge Elías que querés urgar en

producciones mías que nada tienen que ver con VH. Vas a hacer un libro

sobre mi? qué te pasa? No le quiero decir nada a VH para que no se

embale y no diga nada al aire, pero es cualquiera.

Te ofrezco mostrarte todos los libros de mi modestísima empresa, y

sobre todo del desastroso negocito que fue el Catalejo, sólo

pérdidas…

No te entiendo, si tenés que llegar a esas migajas para armar un libro

contra VH, estás en el horno, te va a costar mucho justificar o

demostrar lo que quieras justificar o demostrar.


El día 9 de marzo de 2013 19:22, Pablo Sirvén  escribió: Pablo Sirvén 12 mar (hace 11 días)

para mí

Fabiana, no creo que tenga que darte ninguna explicación.

Pero como no tengo inconveniente te cuento, aunque me empiezo a fastidiar un poco que ahora no sólo VHM sino vos también me traten como un delincuente.

Y te imaginarás que a esta altura con todas las barbaridades que VHM ha dicho de mí en el aire, me tiene sin cuidado que lo siga haciendo.

Cuanto más invente, más me beneficia.

Como productora de VHM estás mencionada en el libro y los programas que producías. No dice que los produce VHM. No sos vos la que que va a decidir si tenés que estar o no en el libro.

No me parece ningún delito en ir a las fuentes, con el plus que Jorge fue compañero mío en el diario. ¿Qué hay de malo en eso? Sólo quería chequear si ya no estaba más en el aire y por qué.

Desde el primer día te invité a participar de la entrevista que querenos hacerle a VHM.

Ahora, para separar mejor los tantos, te ofrezco hacerla por separado.

Pero hagámosla YA.

Hay varias preguntas que quería hacerte.

¿Podrás?

¿Alguna novedad con la entrevista a VHM? ¿O tengo que esperar que salga primero su tercera (¡¡¡¡tercera!!!! autobiografía)? jaja

Un beso y calmate

Pablo

Pablo soy yo, vh.

He leído tus correos y no puedo menos que envidiar tu autoestima. Estás a punto de alzarte con una pequeña fortuna en la zona liberada de los ataques a mi persona y te comportás con el empaque y la soberbia  de quien asume una tarea valiosa para la humanidad. Llegás a secretario de redacción de un diario pero los cuarenta o cincuenta mil pesos mensuales que ganás  llevan en el vientre la ambición de cambiar esa suerte cuando  los plazos empiezan a cumplirse. Entonces, ¿cómo despreciar la  recaudación de 20 o 30 mil libros vendidos a los foristas de tu diario y de Clarín? La palmada en el hombro de los Saguier que despejan el camino de las éticas molestas, de Magneto que siempre es una carta en la manga para tu futuro.

La entrada triunfal entre aplausos con Lanata, Majul y Fernández Díaz y el público aplaudiendo a ese héroe que venís a ser vos y que asume todos los riesgos imaginables en la aventura de despellejar al designado enemigo público de las corporaciones mediáticas. La publicidad del libro en TN, La Nación, Clarín, Perfil, gratuita, porque la mafia sabe a quién debe proteger. Y vos estás bendecido por ellos. Sos de las espadas filosas e implacables que los señores necesitan.

Son extraños ustedes los opustos del dei. Creen en Dios, pero no le temen. Estás lanzado a hacer un daño deliberado y cruel en un libelo del que sólo interesa la tapa porque las páginas serán previsibles y sólo servirán para justificar el agravio impuesto desde los afiches, los avisos, el facilismo de los comentaristas que adhieren a la causa. A veces nos sucede enfrentarnos. Fastidios momentáneos, pequeñas maldades que nos tributamos por vanidades heridas o ideologías que confrontan.

Entonces escribís una nota para mañana y lanzas una maldad. Nadie se priva de eso. Pero urdir un daño con avaricia a otras persona es un  cantar  diferente. ¿’No mirás a tu alrededor y sentís que las maldades se  pueden volver en contra?¿Tenés personas queridas, sobrinos, madre, pareja?¿Nada temés cuando preveés un daño? Es raro y envidiable. Me gustaría sentirme inmune a  la ira de Dios.

Uno de tus talentos es creer que no puedo llegar a vos. Te percibís intrascendente para la opinión  pública. Te pensás como un ratón que mira desde la cueva al gato impotente cuyos zarpazos dan en la pared. Considerás que tapas ingeniosas y ofensivas son exclusivas de tu genio. Y ni soñás con que un día las personas que te estiman puedan sentirse afectadas por lo que no importara si es mentira, con tal de que luzca creativo en la vidriera de una librería. Me subestimás. Porque aplicás la idea de que soy muy formal, muy contenido en mi vida profesional.  Espero que no tengas razón.

Pero abordemos lo que nos interesa en este inesperado contacto que iniciaste al ofrecer una entrevista para tu “libro”. (Vos sabes de cine, literatura, estás preparado, escribís bien: ¿no te hubiera aureolado mejor un libro sobre esas capacidades? Se trabaja más, se gana menos, pero es más digno de tu investidura en un diario importante.)

Yo digo que dado el volumen del ataque que como pilar tiene la palabra converso, necesito decir lo mío frente a cada argumento esgrimido para fundamentar el título. Para lo cual es necesario un tiempo indeterminado, hasta agotar los desacuerdos. Y es imprescindible que no haya edición, salvo para depurar el estilo, de lo que se converse entonces.

Vos decís que podés ofrecer una charlita de 45 minutos en la cual, dejando de lado “lo que ya se sabe de mí, porque lo digo todos los días en la radio”. Vos guiás el diálogo desde el conocimiento de los secretos del libro. Yo, inocente, colaboro  con tus hipotésis, ignorando qué hay detrás de la formal pregunta.

No es justo. Querés una entrevista que avale tu libro. Ser un periodista de ley que destroza el honor de un adversario con la aquiescencia de éste .O decir más tarde, que vos ofreciste a la víctima la oportunidad de hablar.

¿Tenés miedo a los insultos, decís? Amenazás con una minuciosa cobertura de  mi comportamiento si no es elegante… ¿Qué podría hacerte, Sirvén? Si revisás las peleas de mi vida con las cuales vas a establecer mi perfil psicológico, ocurrieron todas en desventaja. No le pegué nunca a un Sirvén como vos.

¿Alguna imputación liviana?¿Esbozar el perfil psicológico de alguien que

se ha ocupado enfermizamente de mi? Puede ser, no te lo niego. Pero con mucha delicadeza, eso sí. Hipocresía inglesa del tipo que describe Oscar Wilde te ofreceré. Podrás disimularlo con una sonrisita irónica, como dejándolo pasar, como que no vale la pena responder. Si vos sabés cómo soy, ¿verdad?

Lo que me interesa, en cambio, es aprovechar el tiempo para refutarte. Vas a dar a entender que me convertí por dinero a lo largo del libro. Una mezcla de ¿cómo se explica mi cambio con lo que en páginas anteriores o posteriores son los comentarios periodísticos que existen sobre mi. Los mails de los diez millones de dólares o de los chacareros. La denuncia de Magdalena sobre Bajada de Línea… lo harás con la pretensión de evitar juicios que desde ya no pienso iniciar. Lo que yo pretendo es dejar manifestado por qué eso es falso, y demostrarlo.

Decís que preferís que de esto no se haga un show. Es decir, deseás esperar tu propio espectáculo sin interferencias mías. Tiempo al tiempo. Que nada perturbe tu inspiración de las creativas semanas que vivís en la elaboración del panfleto. Hagamos o no la entrevista, no cuentes con eso. Disfrutá la publicidad que conlleva, aunque sea poca cosa, comparada con la que Magnetto y los Saguier  habrán de dispensarte.

Querés testigos. Te gustaría invitar a un periodista de los no estigmatizados ni de un lado ni de otro? ¿Estarías de acuerdo en que Martin, Varski, Andy, Casella, Siettecase, uno de ellos fuese el blindaje para obtener una buena calidad de diálogo?

Con respecto a tu mail de febrero 18, advertís que chequearías aunque sea “mínimamente las cosas”. Nada lanzarías a boca de jarro. Exigirte una responsabilidad  ”mínima” para buscar la verdad, parece impropio de un secretario de redacción.

Mencionás que me quiero victimizar. ¿Te parece que al cabo de mil páginas de los Magnetto, Saguier y Fontevechias, destrozándome cada día con la paciente masticación de un desdentado durante los años que sobrevinieron al Futbol para Todos y la Ley de medios, puedo pelear desde una trinchera tan escasamente honda?

Hablás de mi militancia diaria. ¿Quién me la ordena y por qué? A veces pienso que es mi libertad la que te mortifica. ¿Cómo puede ser que un individuo que vive de los medios haya despreciado toda chance de trabajar con el más poderoso desde hace más de 20 años, acusando de mafia al principal multimedio?¿Cómo un ser que vive del futbol se pelea con Grondona, la más aconsejable de las relaciones para tenerlo todo en esa

actividad? Soy libre, Sirvén. Una bestia enamorada de su libertad. Un peleador honrado como no conozco otra persona, sin poner en duda que pueda haberla. Pero hasta ese límite. Soy libre para pelear a Telefónica si es mi patrón aunque me eche. A Prisa, que lo es ahora, si no me gusta lo que dice. Al gobierno, si anda del brazo con la mafia de Clarín, a los Saguier si destinan a no menos de siete editorialistas para que me destrocen cada día, (Mariano Grondona en un editorial de La Nación dijo que soy de la mesa chica del gobierno con la presidenta y Zaninni y a la presidente le di la mano dos veces y a Zaninni una, sin llegar a tener dialogo con ninguno de los dos).

Y conste que gano con los Saguier la cuarta parte de lo que ganás vos (te están currando: reclamales un buen aumento que te evite libros que no podrás mencionar en tu curriculum) por hacer una columna que me piden de vez en cuando.

Hasta hubo alguien que dijo que cómo podía ser (no se si no fuiste vos) que yo siguiera trabajando allí, como si fuera yo el que se tiene que ir.

El 19 de febrero decís que hablé del libro que “junta basura”. Pasé por alto tus chequeos “mínimos”, pero sé cuál fue tu dialogo con Florencia Ibañez, sé lo que buscás. No entrevistás ni muy amigos ni muy enemigos, porque si hablaras con Paenza, Apo, Niembro, y cien como ellos, tendrías que avergonzarte de lo que pensás hacer. Te cubrís. Vos sabes que sé que a ellos no los llamaste. ¿Quién sabe si a los “enemigos”, no los hiciste desfilar?

El mismo 19 de febrero decís que para desilusión mía el libro no será un panfleto en mi contra. Se lo que estás haciendo estas semanas. Pero además sé cuál es el título. Y que debés justificarlo adentro: El converso. Desde ese trampolín, a qué podés llegar que no sea panfletario?

En una página hablás del dinero. En otra de las pautas. Creás la percepción y  jugas dentro de ella.

Querés saber en qué cambió VHM desde 2009.Te voy a decir algo al respecto sólo para  actuar sobre las partes sanas de tu conciencia. Y voy a empezar por jugar a que es verdad.

¿Y qué? En  2009 el gobierno tenía una imagen positiva del 22 por ciento. Saltó al 55 en 2011. Unos cinco o seis millones de personas cambiaron de opinión. Unos cinco o seis millones de conversos que fueron incorporando a su formación política datos nunca analizados hasta entonces: dónde radica el verdadero poder. El rol de los medios. El sombrío accionar de las  corporaciones.

Pero qué extraño cambio el mío en 2009. En febrero del año siguiente, durante dos mañanas fustigué a Nestor Kirchner por la corrupta compra de dólares  ara atesorar. Si se produjera la entrevista me importará llevarte lo que dije. Aunque me da una infinita vergüenza el trato que di a ese hombre. Caramba: ya había sucedido lo del Fútbol para Todos, ya estaba en marcha la Ley de medios. Habían transcurrido meses de todo aquello. Y el cooptado, el converso, volvía a decir barbaridades de los Kirchner. ¿Te das cuenta de cuanta libertad tiene mi vida? No habían podido ni las dos medidas más esperadas de toda mi vida. A la miércoles Estatización de las AFJP, Fútbol para Todos y la Ley de Medios si ese hombre había comprado dos millones de dólares para guardárselos cuando era él el primero en saber si había una devaluación.

Dos días inicié el programa destruyendo el honor de ese hombre, porque estaba mintiendo. Y no importa ya si era carne podrida la que yo había comprado y la fijación de agenda de los medios la que me arrastraba al infundio, a la altisonancia, a la desmesura.

Aun no se sabía que Skanska era un invento, desactivado por 25 peritos de la corte y la Cámara actuante. No era sabido aun que según la embajada de EEUU, Clarín retuvo la presunta información cuatro meses hasta que le fue oportuno políticamente y entonces le dio vía. Aun no había vuelto la plata de Santa Cruz. Aun no se conocía Argenleaks el libro de Santiago O Donnel que conoce todos los cables  secretos de la Embajada en Baires y el departamento de Estado. Y no se sabía por lo tanto que no hay un solo cable entre 2600 que no mencionan jamás que haya un episodio de corrupción en el gobierno argentino. Así que Kirchner, corrupto desilusionante, te regaló el FPT, y la Ley de Medios, la independencia del FMI, los juicios de Verdad, Justicia y Memoria.

Vos sos lo que estoy diciendo este lunes y este martes de febrero.

Me fui a la mierda, Sirvén. Pero en ese viaje que me duele aun en mi conciencia, era libre. Entendes eso?

Y cuando hablas del converso, sé que hablas del dinero presunto. La usina de Magnetto de la calle Perú, hizo llegar un mail a cuatro millones de personas diciendo que me habían comprado por 10 millones de dólares. Las personas firmantes no existen. Pero andá a  decírselo a los que, como piensan distinto a mí, necesitan castigar la osadía de mis ideas con esa infamia. Tampoco existen los chacareros de los cien mil dólares por una entrevista. Basta ir al Ministerio del Interior y chequear esas inexistencias.

Magadalena y La Nación introdujeron lo de Bajada de Línea. Tenés en mi página, los correos de más de un año antes de empezar el programa. Es lo más libre que puedas concebir como programa.

No hay quien pueda condicionar una sola opinión mía. ¿Por qué en vez de recoger basura en los zaguanes de los resentidos no entrás y leés en una hora la historia viva del programa? No podrías hacerlo. ¿Cómo avanzar  con El converso si te vas desautorizando?

La plata. Vos sabés, o podés saberlo, que en el 2009 yo era millonario. Creo que nunca un periodista de radio ganó tanto dinero como yo. No estaba expuesto a nada, Sirvén.

Y había hecho esa diferencia de dinero (bendito fútbol) sin darle la cola a nadie, nunca. Contra Clarín, la AFA, los clubes-Peleando por Bilardo, por Griguol, por Bielsa. Enojado con los árbitros cuando favorecían a los grandes. Desairando el hábito de hacer notas para subsistir. Contra la FIFA y de frente march a todo lo que fuera la corporación clarinista, así fuera el gobierno argentino.

Te voy a transcribir una fuerte contra  Kirchner de la que no me arrepiento. Mediados del año 2007. Cablevisión le había puesto el nombre Cablevisión al campeonato. Fue en Diario Perfil. En una parte, con relación a lo que entendía era la complicidad del gobierno, yo  escribo: “El gobierno sabe quién es Grondona, nadie puede no saberlo en el país. Trata diariamente con las empresas que lo dominan. Sabe cuanto grupo hay en el asunto. Pero no está dispuesto a dar la batalla. Sueña, quizás, con destruir a un gigante que, al final, lo sabe, le jugará siempre en contra, una vez consumados sus caprichos, y colmada su voracidad. Pero no se anima. El coraje del atril famoso (el atril de Kirchner) conoce sus límites. Es esa inteligencia su debilidad moral”.

Meses después Kirchner firmo lo de Cablevisión y Multicanal. ¿Cuánto no aumentarían mis críticas al gobierno? Mi subjetividad era la referida a un gobierno que protegía y negociaba con esa mafia. A lo que se sumaban las varias denuncias mencionadas sobre su carácter.

Cuando llegó el tema del campo y yo creí con todo mi corazón que se perjudicaba a los pequeños productores, que se trataba igual a los desiguales, mi desacuerdo con el gobierno por la alianza con Clarín y lo que me parecía injusto sobre Botnia, los dos temas más fuertes y condicionantes de la opinión en esos años, permanecí firme en la crítica. De la misma manera que pocos meses más tarde, alenté y participé con alegría de la lucha por la estatización de las AFJP. Debo decir que la confrontación por la 125 tiene también sus bemoles. En estos días pondré al aire notas de ese entonces. Verás, si escuchás, que el trato era mucho más equidistante que lo que se pretende recordar. Y me dio por escuchar esas viejas notas porque Martín Becerra me comentó que había elogiado  esa “equidistancia” en Pagina 12. Y encontré la referida nota hacia abril de 2008.

Un gobierno produce hechos que te sublevan o te fascinan. Cada día hay algo nuevo. Ningún juicio es permanente. Cuando el Dr. Alfonsín fue lapidado por Somos en el caso BCCI, y la mentira se sumaba a recuerdos como el del Pacto de Olivos no era, para mí que lo admiraba como a nadie, el mismo que demostró las mentiras de los medios y terminó teniendo razón con aquel pacto. De haber tenido programas del tipo del que hago ahora, hubiese tenido puntos de vista discordantes en el tiempo con respecto a esa figura excepcional?

¿Converso en cuál sentido?¿De crítico de esos acuerdos a la celebración de  que se le pusiera fin a semejante sociedad: poder mediático más el gobierno? ¿No hizo Cristina Fernández exactamente lo que yo reclamaba hacia años a través de lo de las AFJP, el fútbol y la Ley de Medios?

Se separaban los poderes. Se tenía el coraje, por los motivos que fuera, de dar la más grande y esperada batalla por la dignidad, según yo la concibo y la concebí toda mi vida: ¿podía quedarme afuera de la oportunidad de cambiar el país?

¿Se necesita un dólar para acompañar las decisiones del gobierno en la confrontación con los medios, 20 años después de encarada una lucha que me costó el desprecio de los más poderosos, decir siempre que no a las propuestas del sistema? (te invito a leer el prólogo de Adrián Paenza en un libro sobre mí que sale en estos días, narrando uno de los encuentros, uno que él presencio con TyC. Si querés te lo envío).

Cuando evitás hablar con los que me conocen de tantos años, lo que intentás es que no te pesen las manos por la vergüenza que te provocaría entonces el ataque para el que te preparás.

Los gobiernos producen hechos diferentes. Magnetto no.

Para encontrar conversos en los términos que me adjudicás, tendrías que mirar a tu alrededor. No te será difícil detectar alguno que recibió dinero de la Side (según Majul) de empresarios ladrones (segun él mismo) y finalmente de Magneto.

Un personaje que, como dijo Charly García, quizás estaba cansado de no tener un peso, de dejar tendales de compañeros abandonados, y que, al final, sin más caminos, se entregó a Magneto por la plata que siempre menciona cuando habla de mí.

¿En qué sentido “converso”? ¿Que pasé de la izquierda a la derecha, por ejemplo, cuando me convertí en millonario dentro de mi profesión? Si tengo en mi maletín esa prueba. Me da pena decirlo, pero hasta esa claudicación de la elegancia me permito para defenderme de la afrenta. He sido bastante distributivo en mi vida justamente por fidelidad a esa consigna.

Sigo siendo lo que fui toda mi vida. La repaso desde los 25 años y me encuentro siempre del mismo lado del mostrador.

Los archivos de la inteligencia de la dictadura uruguaya, que podés ver en mi página, o en nuestro encuentro si se produce, mencionan constantemente mi pensamiento de izquierda. Desde 1973 hasta 1986, soy para la dictadura un zurdo, que siempre esta con zurdos, que trabaja para “espías comunistas”, que da micrófono a los exiliados, que visita zurdos en huelga de hambre, que hace campaña para que Uruguay vaya a los juegos de los comunistas de Moscú. “Campaña”, dicen, para asentar la observación de que soy un zurdo que desprecian claramente en el tono de lo que escriben en el seguimiento de todos esos años. Por cierto que eso habita mi maletín, al que te referís con una ligera sorna (personas como vos, acusaciones como las tuyas, me han colocado a la defensiva).

Y cuando llego a la Argentina, los reportajes hablan de un hombre de izquierda, y es saludado por los hombres de izquierda, y relata goles jugando con “a desalambrar”, en lo que eran también tiempos de dictadura… decadente en la Argentina, pero dictadura al fin.

En 1997 escribo un libro rotundo contra el liberalismo, llamado Un grito en el desierto, un libro concebido en soledad en los tiempos del aplauso fácil al genocidio de las políticas de entonces. Y en 1999 soy el rostro visible de la publicidad del Frente Amplio uruguayo. Y en 2004 me ofrece Tabaré Vázquez ser funcionario de su gobierno. Y ese mismo año Kirchner a través de Miguel Nuñez, su vocero de entonces, me ofrece la Presidencia de ATC.Y esa invitación demuestra que nada tuve contra el gobierno de Kirchner, mientras no lo sentí un cómplice más de los grupos mediáticos dominantes.

Dije que no porque yo no serviría para eso, pero sobre todo  para no perder mi libertad, ese eje de la vida del que no me separo.

Mi voz es la que más se escucha, decís. Conozco el juego. Te voy a enviar lo que dije de Kirchner aquellos días de febrero. Un gobierno que yo consideraba entongado con Clarín, no es lo mismo que el gobierno que ahora quiere  construir una sociedad en la que las corporaciones no sean las que condicionan nuestra vida.

Un gobierno que hacía política hacia adentro con Botnia, no es igual que el  que lucha codo a codo con el Pepe Mujica por una América más inclusiva. Hay una nota escrita en La Nación, cuando no era ese diario una extensión de Clarín, respecto al tema Botnia. Ahí encontrarás “mi voz” crítica.

No hay, salvo la desmesura que reconozco entre mis defectos visibles, un juicio que deba cambiar. Siempre dije lo que sentí. No he modificado mi manera de ser. El país se adaptó mucho mejor a mi vieja lucha contra las corporaciones mediáticas.

Pero si cada elogio o crítica al gobierno te hace un converso cada vez, te diré que un tipo de izquierda, un opuesto, podría verme ahora como alguien que está contra el gobierno. Sé que no conviene a tus planes. Que el negocio que intentás va por otro lado. Pero si la obsesión por verme parte del  gobierno, porque esa es la kriptonita que lanzan sobre mi credibilidad, no los cegara, podrían apreciar que en los últimos meses, empezando por estos días, opino que -si se pide la expulsión de Menem el gobierno debe votar para concederla.

-estoy contra la ley antiterrorista, (aunque me reservo el derecho a cambiar de opinión si en efecto está sirviendo, como dice Sbatella, un funcionario que aprecio desde que se fue del gobierno, disgustado con Kirchner cuando la operación Cablevisión-Multicanal)

-de la ley de las ART

-del acuerdo con Monsanto

-del traspaso de los fondos del Banco Ciudad

-del voto de los extranjeros al cabo de 2 años (me permito una revisión ideológica en estos días influido por un artículo periodístico muy valioso, contrario a mi punto de vista)

-de la falta de decisión para encarar la ley de aborto no punible.

Hay varios temas más en los que manifiesto desacuerdo o recelo, pero ¿qué pasaría si todos o una buena parte, fueran resueltos de  acuerdo con lo que he manifestado?

¿Debería seguir estúpidamente en contra?

“Y luego si queda tiempo vemos lo que él quiera o agrega algun tema que se le ocurra”,  decís, al poner las condiciones. Si queda tiempo del tiempo que vos asignás, decís. Envidiable arrogancia.

“La palabra converso tiene un desarrollo sorprendente en el libro”, decís.

¿A quién le importa lo de adentro con un “afuera”, una tapa, que no sólo establece la prematura rendición de todas las defensas del lector, sino que necesitará su justificación en el andar del libro?

He sido extenso lo sé. He querido que entiendas que tu ofrecimiento de una conversación limitada a tu interés, que desahucia mi necesidad de argumentar, de discutir de buena fe, no sirve si no es a fondo, sin tiempos, y con la obligación asumida  por vos de publicar cada palabra, sin otro límite que lo acordado por cuestiones de estilo.

No pretendas que yo sea tan solo un aval para tu periodístico trabajo en el que no debería faltar una nota al personaje central. Luchar contra ustedes, los grandes jugadores como los Saguier y los Magnetto, y los gendarmes de sus intereses, es una especialidad. Convivo con la derrota cotidiana que me infligen. Y en el vientre de esa derrota, está mi dignidad.

Lo que me ofrecés es un trato miserable para mí, en caso de aceptarlo.

No tengas ningún temor, ni lo finjas.

 

Pablo Sirvén 15 mar (hace 8 días) para mí

Mensaje para el formidable relator:


Pasaré por alto –por ahora– tu no muy velada amenaza a mí y a mi familia y el grosero espionaje a los panelistas de la supuesta presentación del libro.


Al grano: agradezco el tiempo que te tomaste y tomo ya como folklóricos los maltratos verbales y ahora escritos que me dispensás (¿lo escribiste vos o lo dictaste?, simple curiosidad).


¿Ves lo que te decía? Buena parte de las explicaciones que me das como gran novedad yo ya las tengo volcadas en mi libro hace rato. Es un libro hecho con una palabra que no conocés (“matices”) y no está hecho con otras dos en la que sos experto (“blanco/negro”). Allá vos. Cada cual con su estilo.


Cuando dije lo de los 45 minutos pretendí ser amable. No era para que te ofendieras. Era para que vieses que no tenía la intención de robarte mucho tiempo. Veo que vos, en cambio, no tenés ese prurito conmigo.


Pretendés co-escribir mi libro. ¿No es un poco mucho? Tenés dos biografías publicadas, otra por publicar y una más inédita (la de Di Candia) y no conforme con todo ese superávit de egocentrismo al por mayor, pretendés ocupar ¿cuántas páginas de mi libro?



Mi última propuesta es la siguiente:


Sesión de preguntas puntuales, simples y directas que tendrás todo el derecho de contestar o no. Pero, eso sí, tu compromiso debe ser no irte por las ramas. Tenés que comprometerte a responder puntualmente, sin emular las largas peroratas de Fidel o del finado comandante Chávez. Entiendo que quieras embarullarme mezclando todo y bien condimentado con mucho Magnetto, bastante de Saguier y una pizca de Fontevecchia. Me conozco: me aburriré a los diez minutos y mi cabeza volará hacia otro lugar aunque mi cuerpo siga allí.

No habrá debate. No estamos haciendo un duelo de candidatos a presidente. Soy un periodista con preguntas puntuales. No importa lo que yo opino. No me interesa polemizar. Sí, me interesa escuchar tus respuestas si son directas, precisas y no panfletarias. Me interesa entender tus mecanismos. Tu manera de pensar ciertas cosas.

El libro es mío y lo edito yo. El espacio no es infinito, pero tené la plena seguridad que seré absolutamente fiel a lo que puedas decir, aún en lo que me perjudique, pero apelando a la síntesis para evitar reiteraciones o alargues innecesarios.

¿Te resultan poco 45 minutos? Establezcamos dos horas, si te parece, pero los dos somos personas muy ocupadas con otras tareas y creo que lo que no se puede decir en dos horas, no tiene sentido quedarse cuatro.

Acepto tu buena idea de un moderador que nos mantenga a rayo. Prometo no darle ningún trabajo ya que me limitaré a hacer cortas preguntas y a escuchar tus respuestas y, en todo caso, a repreguntar si eso se me hiciera necesario. Pero un moderador servirá para que te frene cuando te vayas de tema, te extiendas demasiado o te llenes de huecas belicosidades. Propongo para esa tarea a Marcelo Stiletano. Lo conocés vos. Lo conozco yo. Es alguien que, estimo, nos produce idéntica confianza y que confío en que podrá ser un buen facilitador para que la entrevista se realice por carriles normales. Si estás de acuerdo, habría que proponérselo a ver si acepta.

Me acompañará el periodista Pablo Javier Blanco, estrecho colaborador del libro que llevo adelante. No tengo inconveniente si por tu parte es de la partida Fabiana Segovia (recibí el 2° mail donde me hablás de ella). Si prevés alguien más, te agradecería me lo anticipes.

Estas son mis condiciones. Si te resultan inaceptables te ofrezco la opción de publicar íntegramente tal cual me lo mandaste tu primer mail de 22 mil caracteres (más extenso que algunos capítulos del libro) y que eso cierre el libro sin ningún otro comentario posterior de mi parte.


PD 1: Tenés una imaginación frondosa, VHM. Gano bastante menos de lo que consignás ni fui, ni soy ni seré del Opus. Tampoco hago el libro por encargo de La Nación, Magnetto, Perfil o el papa Francisco. Es mi octavo libro y ya tengo por lo menos otros dos proyectos en la cabeza. Siento desilusionarte una vez más porque tampoco sos mi obsesión enfermiza.


Espero tus comentarios.

 

Pablo Sirvén 20 mar (hace 3 días) para mí

Hola Fabiana: Retomo la conversación con vos, después de los dos mails que te dictó VH. Como los tiempos se van agotando, quería saber si ya tomaron alguna decisión: si va a haber encuentro y, en ese caso, si está de acuerdo, con mis condiciones o si, en su defecto, me quedo como toda respuesta para eventualmente usarla como cierre de mi libro el largo primer mail que me envió. Te agradecería una respuesta a la mayor brevedad. Cordialmente Pablo


fabiana segovia 21 mar (hace 2 días) para Pablo

Pablo,  la retorcida forma en que pretendiste entender la pregunta de

VH acerca de  si no le temas a dios,  tanta hijaputez le quita sentido

a cualquier dialogo.

No va a darte la nota y no te autoriza a utilizar nada que te haya escrito.

Suerte

Fabi

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
X