Buenos Aires, 19/08/2019, edición Nº 2469
Conecte con nosotros

Información General

Los detectoristas: tener como hobbie desenterrar parte del pasado popular

Un grupo de personas rastrilla en agua y tierra para dar con tesoros de otros tiempos.

Publicado

el

(PBA) Dicen que el que camina mirando para abajo tiene más chances de encontrarse cosas en el suelo. Podría ser. Ese espíritu curioso atraviesa a varios argentinos que -no por su mirada láser- tienen como hobbie desenterrar parte del pasado popular.

Pero acá no hablamos de arqueología o paleontología, no, todo es mucho más cercano y terrenal: son los detectoristas de metales que, día a día, barren metros de suelo patrio para dar con peculiares objetos.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Tristeza en La Plata: aseguran que la elefanta Pelusa está en la etapa final de su vida

Uno de los pioneros locales es Christian Fx (46), oriundo de City Bell y quien, para bajar el estrés cotidiano y hacer ejercicio, decidió meterse de lleno con la detección de objetos.

Río adentro, una playa, campos privados (con el permiso correspondiente de sus dueños) y hasta fondos de casas particulares, son terreno fértil para el rastrillaje tecnológico. “Muchos nos confunden con buscadores de tesoros, pero se equivocan: somos detectoristas. Buscamos en lugares que no tienen contexto histórico, nos interesa lo que perdió la gente común hace un año o 200. Por ejemplo, entre 1930 y 1960, mucha gente usaba oro, que hoy se encuentra”, dice él.

¿Cómo es el procedimiento básico del detectorista? Primero, debe recorrer un terreno determinado, marcándose un línea recta, y avanzar con su equipo haciendo una abanico. “Tenés unos auriculares puestos porque el detector emite sonidos, según el tipo de metal, con frecuencias diferentes. A tu equipo se le puede agregar un display que te marca un rango numérico y podés intuir de qué se trata”, dice Carlos “Ruso” Vargas, otro practicante.

Luego de hallar el objeto -y chequear su ubicación pasando el equipo en cruza varias veces- llega el momento del “trabajo sucio”: cavar. “Perforás un círculo alrededor del objetivo y sacás el terrón de tierra para analizar el resultado”, agrega el Ruso.

Uno de los puntos fuertes de reunión de estos grupos (muchos convocados a través de grupos de Facebook en dónde hay asesoramiento y se comparten hallazgos) es Punta Lara, la costa de Quilmes, San Fernando y Olivos, en dónde a una profundidad considerable, varios se internan en el río para hallar objetos.

¿Con qué se encuentran? De todo. En tierra, desde tapitas de cerveza, gaseosa, papeles de papas fritas o cigarrillos (por el componente metalizado que tienen) como así también cigarreras antiguas, una cuchara de hierro vieja y hasta elementos militares. “Cuando fuimos al Campamento del Calá -en donde acampó el general Urquiza- encontramos balas y puntas de lanzas. Todo lo dejamos ahí, se lo dimos al dueño del campo para que lo exponga en una sala”, dice Carlos, quien también organizó una muestra de objetos hallados en el Instituto Numismático de Avellaneda.

Entre los “tesoros” encontrados, Vargas recuerda una moneda de Medio Real, de plata, acuñado en México en 1794, mientras Christian conserva un anillo de oro de 18 kilates. “Una vez hallé en Chascomús una moneda de 2 Reales de 1740 (NdR: esa ciudad se fundó en 1779) o un cabezal de bombilla del siglo XIX. Increíble”.

Ir a una jornada de detección (que puede durar hasta unas ocho horas) es agotadora y equivale a una exigente rutina de gimnasio. “Podés hacer hasta unos 200 pozos por jornada. Eso sí, lo que se cava, luego se tapa. Y siempre se pide permiso para ingresar a un terreno privado”, coinciden.

¿Qué curiosidades puede tener este hobbie? “A veces nos llaman para rastrillar fondos de casas, para buscar el anillo que se les perdió en el parque, a la salida de la pileta o jugando al fútbol”, afirma Christian quien en su Instagram deja registros de los objetos más curiosos que encontró.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Exhibirán en la Legislatura 28 esculturas en honor a exintendentes porteños que estaban abandonadas

Y deja un consejo para todo neófito que se meta en esto: “Es un hobby muy apasionante pero si lo vas a hacer para querer llenarte de plata o zafar el mes, es probable que te desilusiones. Así que no dejes tu trabajo diario, son pocos los detectoristas que recuperaron el valor del equipo que compraron”. ¡A detectarlo!

¿Qué se necesita?
El equipamiento del detectorista
Internet es una usina de posibilidades, tanto sea para comprar como alquilar. En este último caso, en Mercado Libre se localiza un detector de Metales Garrett ACE 250, con bobina amplificadora de profundidad y cobertura. ¿El precio? 550 pesos por día. O un AT Pro todo terreno, a $750 la jornada. “El más usado es el Garret (EE.UU.) del cual hay varias gamas, diferenciados por longitud de onda de alcance”, comenta Carlos.

A la hora de comprar, Christian aconseja comenzar de a poco, por lo más económico, con una base aproximada de 6.000 pesos, caso el Whites Coinmaster, que incluye auriculares, herramienta de excavación, gorra y un delantal recolector de hallazgos, todo por $6545.

Pero aparte de la bobina amplificadora, otro elemento crucial es la pala: bien afilada para poder penetrar la tierra o tosca. Además de un buen traje de neoprene para enfrentar el agua, un elemento útil de rastrillaje es el ping pointer: un detector chico que permite localizar el objetivo en el terrón de tierra o en el agujero mismo. NR

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

X