Buenos Aires, 11/11/2019, edición Nº 2553
Conecte con nosotros

Sociedad

Las historias de los bomberos que se preparan en Monserrat para ir a combatir las llamas en el Amazonas

Se trata del primer grupo bomberos forestales de la Policía Federal que espera el OK para ir a la zona del desastre.

Publicado

el

(CABA) En Monserrat, en el Departamento Central de la División Riesgo Forestal de la Federal, entrena y completa guardias de 24 horas el primer grupo de bomberos forestales de la Policía que espera el ok internacional para viajar a Brasil y colaborar en la extinción de las llamas en el Amazonas. “¿Viste esas situaciones en las que todos corren para afuera? Bueno, ahí es donde nosotros entramos”, dice Jorge Simonazzi, que tiene 44 años y trece de servicio en la División. Sus compañeros coinciden. Desde ese lugar, veinte de ellos esperan la comunicación clave. “Tenemos ganas de sumarnos y ayudar y estamos preparados”, aseguran. En total, hay 200 argentinos entre policías, bomberos voluntarios y brigadistas listos para combatir el fuego.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Habilitaron al tránsito la calle Olleros, la última y octava barrera eliminada por el Viaducto Mitre

Simonazzi, que es de Banfield, acaba de enterarse de que será papá por quinta vez. “Mi mujer está embarazada de dos meses. Sabe que si llaman para asistir en el Amazonas, me voy. Me conoció así y me apoya. Lo mismo mis hijos adolescentes, que están orgullosos”, dice el bombero, que ya tuvo una experiencia importante en 2017, cuando viajó a Maule, en Chile, como refuerzo para apagar los incendios que golpearon a esa región.

Santiago Vaccaro (33), que vive en Floresta, también figura en la lista de los 20 hombres de Riesgo Forestal que pretende enviar Argentina. “Quiero estar ahí, dar una mano”, afirma. La vocación de servicio viene de familia y empezó con Alberto, su abuelo. “Él era bombero. De chico, yo jugaba con su equipo. Cuando tuve la oportunidad, decidí seguir el mismo camino”, cuenta Vaccaro, que fue uno de los encargados de asistir durante la Tragedia de Once. “Tuve que sacar víctimas del tren y colaborar con el personal del SAME”, comparte. Y asegura que a diario se preparan para enfrentar situaciones límite.

No todos los incendios se comportan igual, explican. Las condiciones meteorológicas -arrancando por el viento y la dirección que tome- influyen muchísimo y hay que tener varias técnicas disponibles para evaluar la situación y actuar en cada caso. Maximiliano Cancina, a cargo de la División, insiste en que su equipo está capacitado para encarar el desafío. “Nuestros brigadistas superan la base de 260 horas de formación. Hacemos prácticas constantemente. Estuvimos en Ezeiza, Campo de Mayo y Bariloche”, detalla mientras muestra los elementos que tienen pensado llevar. “Vamos con cascos, guantes, antiparras y mascarillas para el humo”, comenta.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Ordenan a una obra social cubrir una cirugía para feminizar el rostro de una persona trans

Sobre una manta extendida en el garage del destacamento, junto a los camiones de bomberos, señala una motobomba para abastecerse de agua, motosierras, palas y hachas. Además, cuentan con máquinas para desmalezar o cortafuegos, que sirven para “ataques indirectos”. “Cuando las llamas no se pueden enfrentar con agua o tierra, apostamos a retirar la vegetación en franjas, para que el fuego no tenga más material para alimentarse. Esa es otra forma de frenarlo”, se suma Leonardo Prevot (36), uno de los instructores del grupo, que también espera poder viajar.

Además de los brigadistas de Riesgo Forestal, aguardan la aprobación de la cancillería del vecino país otros 20 agentes de la Federal, 40 de la Brigada Nacional de Lucha contra Incendios Forestales, 40 policías de la Provincia de Buenos Aires, 40 miembros de parques nacionales especializados en el tema, 20 bomberos voluntarios y 20 efectivos del Ministerio de Defensa. «Entre todos, son cerca de 200 argentinos», confirmaron a Clarín desde el Ministerio de Seguridad de la Nación.

Héctor Diana (25), otro de los instructores de la Federal asignado para el operativo, dice que, como líder, tiene en cuenta las fortalezas y debilidades de cada uno para aprovechar lo bueno y, a la vez, no exponerlos. “La protección personal y del equipo siempre está primero, esa es una de las cuestiones básicas que nos enseñan en los cursos”, aclara.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Por el derecho al descanso de los vecinos, amplían la restricción para vuelos nocturnos en El Palomar

Ezequiel Rodríguez (21), de Banfield, es el más joven del equipo. Desde el jardín de infantes cuenta que responde «bombero» a la clásica consulta «qué querés ser de grande«. A pesar de su corta edad, ya tiene tres años de experiencia en incendios. Igual que Gustavo Calla Pérez (24), el segundo más chico. Es de Morón, está en pareja y tiene a Melody, de cuatro años. «Ella está contenta con que su papá sea bombero, le cuenta a todo el mundo y me ve como un héroe. Yo estoy entusiasmado con que me convoquen para colaborar», resume Calla Pérez.

Diego Canteros (37), que forma parte del mismo grupo, asegura que en sus 19 años en servicio nunca participó de un incendio tan grande. A su alrededor, se escuchan algunos «yo tampoco«. La mayoría parece estar en una situación similar. ¿Y cómo manejan la previa a un desastre de esta magnitud? ¿Tienen miedo? “Siempre. Yo creo que hay que tener miedo, para actuar con precaución y dimensionar los riesgos. Pero sin bloquearse. A eso nos dedicamos, esperamos poder viajar para demostrar lo que sabemos hacer”, cierra Canteros. NR

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

X