Buenos Aires, 22/07/2019, edición Nº 2441
Conecte con nosotros

Deportes

La profesionalización del fútbol femenino en jaque

La jugadora del UAI Urquiza Macarena Sánchez viene de renunciar a la AFA en busca de la profesionalización del fútbol femenino.

Publicado

el

El 8 de marzo está a la vuelta de la esquina. No es un día más para tachar en el calendario. El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora y este año se espera que las movilizaciones superen en número a las del año pasado. De hecho, en Mar del Plata la concejala Verónica Lagos ha propuesto que este día se considere como una jornada no laborable para todo el personal municipal femenino. Esta iniciativa se une al Paro Internacional de Mujeres, un movimiento global que comenzó en 2016 y que en la actualidad cuenta ya con mujeres de 54 países diferentes entre los que se encuentra la Argentina.

Con este contexto de fondo, la lucha de Macarena Sánchez es todavía más representativa. Este nombre puede que no les diga nada a muchos pero Sánchez está llamada a cambiar las bases del fútbol femenino en Argentina.

Con 27 años, y varios a sus espaldas como futbolista, Macarena recién viene de demandar a la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) en busca de la profesionalización del fútbol femenino. Esta decisión la tomó el pasado mes de enero cuando su club, el UAI Urquiza al que también ha denunciado, la llamó para comunicarle que prescindían de sus servicios como jugadora. Lo hacían siete años después de la llegada de Sánchez al equipo y en mitad de la temporada, lo que ha supuesto un impedimento para que la joven futbolista pueda incorporarse a otro equipo. Este despido, sin embargo, no ha afectado en gran medida a la solvencia económica de Sánchez puesto que la joven no cobraba nada o una cifra irrisoria por sus servicios al club como jugadora. Y como ella el resto de futbolistas argentinas.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Vuelta al Cole: Banco Provincia ofrecerá descuentos de hasta el 50% en útiles, libros y uniformes

En 1931 el fútbol se profesionalizó en nuestro país, pero solo lo hizo para los equipos masculinos dejando a los femeninos, de los cuales hay constancia desde 1923, relegados a la categoría de “amateur”. Y ahí se han quedado hasta la actualidad pues aún a día de hoy la discriminación en el deporte rey, que mueve a millones de personas en el mundo, sigue siendo una realidad.

En la actualidad el fútbol continúa siendo un deporte considerado exclusivamente masculino a pesar de que son muchas las mujeres argentinas que lo practican. Todas ellas deben luchar para hacerse un hueco en un sector que no las respeta ni valora. No es así en otras disciplinas deportivas mayoritariamente masculinas como el póker, en donde podemos encontrar mujeres en lo más alto de las clasificaciones internacionales. De hecho no tenemos ni que salir del país para encontrar a todo un referente en este deporte mental. La bonaerense María Lampropulos se encuentra entre las 100 mejores jugadores del mundo y el año pasado hizo historia en esta disciplina al coronarse como la campeona del PCA. Este torneo, en el que también se engloba el PSPC del que este año ha sido ganador Ramón Colillas, es uno de los más importantes a nivel internacional y uno de los que mayores premios en metálico otorga. Lampropulos, gracias a sus ganancias en este y otros torneos, puede dedicarse de manera profesional a este deporte en el que el género no es un obstáculo para conocer el éxito.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Con unidades más modernas, el lunes comenzará a funcionar el nuevo sistema de Ecobici

Lamentablemente, las jugadores de fútbol argentinas no se encuentran en la misma situación que la bonaerense. Todas ellas se ven obligadas a compaginar su pasión con el fútbol con un trabajo alejado del césped para poder sobrevivir. Es más, casi todas, e independientemente del club al que pertenezcan, no solo no perciben un salario sino que también se ven en la obligación de pagar de su propio bolsillo la equipación, las cuotas del club y hasta la ambulancia que exige la AFA. Ni siquiera las jugadores de la selección, las cuales terminan de clasificarse para el Mundial de Francia, se encuentran en una situación mejor. El año pasado, sin ir más lejos, convocaron una huelga después de que no se les pagaran sus estipendios. Además, deben hacer frente a entrenamientos en canchas que no están debidamente acondicionadas y a largos trayectos de viaje en un mismo día para disputar un partido porque no disponen de fondos para contratar los servicios de un hotel.

Wikimedia // Dominio Público // Sofía Shell, compañera de Macarena en el UAI Urquiza

Ahora Macarena Sánchez pretende poner punto y final a esta situación. En su demanda exige la profesionalización del fútbol femenino y que las mujeres puedan vivir de este deporte del mismo modo que lo hacen los hombres. Sánchez espera conseguir que el fútbol femenino argentino se equipare al brasileño, colombiano y mexicano, en donde las futbolistas tienen categoría profesional.

Para ello cuenta con el apoyo no solo de todas las jugadoras del país sino también de la FIFPro, una organización de carácter internacional que defiende los derechos de los jugadores. Habrá que esperar para comprobar si finalmente esta futbolista que dio sus primeros pases en Santa Fe consigue cambiar las reglas del juego.

Comentarios

Ingresa tu comentario

Anuncio




Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

X