Buenos Aires, 26/05/2018, edición Nº 2019
Conecte con nosotros

Información General

Huanguelén, el pueblo que sufre por pertenecer a cuatro municipios

La burocracia afecta a 6.000 personas que deben hacer hasta 200 km por un trámite.

Publicado

el

(PBA) Para tomar un cargo, un docente debe hacer, en el mismo día unos 200 kilómetros antes de pararse, tarde, al frente del aula. Igual distancia, gran parte por camino de tierra y sin transporte público, se requiere para certificar firmas, porque no hay juez de paz. O para pagar tasas municipales e impuestos provinciales y nacionales. En el verano, el registro civil cierra 30 días y si hay un nacimiento, la misma historia. Hace poco, no llegaban micros de larga distancia y la semana pasada se terminaron tres cuadras de asfalto, prometidas hace dos años.

Son algunos de los padecimientos burocráticos que hacen que vivir en Huanguelén sea una odisea cotidiana para sus 6.000 habitantes. En el oeste bonaerense, a 530 kilómetros de la Capital, el pueblo pertenece a cuatro distritos: Coronel Suárez, Guaminí, Daireaux y General Lamadrid. Mientras los últimos dos sólo abarcan campos, los primeros, además de área rural, se reparten el casco urbano, separados por una calle de tierra, como el 70% de las del pueblo. Los que viven al oeste de “la 22” o “la Néstor Tolo Bilbao” pertenecen a Suárez y los de la de la vereda de enfrente a Guaminí. A la atomizada división política se suma la judicial. Según donde ocurra un hecho, interviene Bahía Blanca (260 km al sur) o Trenque Lauquen (190 km al noroeste).

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Ocaña, la hormiga trabajadora de Mar de las Pampas

Estamos completamente olvidados de ambos lados, pero el sector de Guaminí, en el que yo vivo, está peor” se queja Carlos Salle. No hay asfalto, ni máquinas viales que reparen las calles y caminos de tierra, pese a que el municipio les cobra las tasas. “Es tierra de nadie” se lamenta. En el pueblo hay tres delegaciones municipales. Lamadrid no tiene y la de Daireaux solo cobra la tasa vial a los chacareros. En la de Guaminí, hay un encargado y dos empleados “que no tienen ni una pala, ni un escobillón”, acota el ingeniero Ricardo Scheffer, vecino del lado suarense. En la de Suárez atienden 15 personas “pero no pueden ni poner un sello, por lo que hay que viajar constantemente a la cabecera, a 90 km”, acota.

El barullo administrativo que enreda al pueblo tiene un efecto económico irracional para una casa de remates de hacienda, del lado de Guaminí. “La gente de campo que vive cerca no lleva ahí animales a vender porque son de Suárez y deberían pagar la guía de transporte, al cruzar a otro distrito. Por eso van a Suárez, que es más barato”, cuenta Alicia Figueiras. Dice que la discriminación “se siente todos los días” y hace que el malestar perdure tanto tiempo. “Lo poco que conseguimos, es con protestas y puebladas”. Tras la última, en febrero, Suárez asfaltó tres cuadras de una partida de $ 120 millones que la provincia le asignó en 2016.

Logramos que el DNI se pueda hacer acá, que el registro civil atienda dos veces por semana. Lo mismo con ANSES. También que haya un micro para ir a La Plata, donde estudia el 80% de los chicos que terminan el secundario”, resume Pablo Garnica, titular de la Junta Comunitaria. “La burocracia te desgasta”, grafica.

Todos coinciden en que el remedio sería la autonomía, un añejo anhelo, repetido en campaña política y frustrado por proyectos dormidos en la Legislatura. Pero desde hoy esa realidad podría empezar a cambiar porque habrá una reunión de los intendentes de la zona para tratar el tema. Sería el primer encuentro entre jefes municipales de los distritos en Huanguelén. NR

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
X