Buenos Aires, 25/02/2018, edición Nº 1929
Conecte con nosotros

Información General

Detectores para mejorar la protección doméstica

Prevención de accidentes y lesiones.

Publicado

el

Características y precios de los dispositivos que detectan fugas de gas, monóxido de carbono, humo y la caída de niños en piscinas.

Proteccion-domestica_CLAIMA20140923_0334_8

(CABA) Los sistemas de seguridad amplían su oferta y ofrecen dispositivos para situaciones de todo tipo, como la caída de personas y mascotas a una pileta, y la detección de humo o de escapes de dióxido de carbono y gas. Estos equipos son útiles, por ejemplo, cuando en la vivienda hay niños y también protegen a adultos mayores que viven solos o pasan parte del día sin compañía, contó ARQ.

El sensor antiahogo es un aparato pequeño que se coloca en el borde de la pileta como complemento de los cercos. Si cayera un cuerpo de más de cinco kilos al agua, el dispositivo es capaz de detectar el movimiento del agua y dispara una alarma sonora. Esta acción puede demorar entre 3 y 13 segundos en activarse para un espejo de agua de 5 x 10 metros.

Este tipo de sensor se alimenta con pilas de 9 volts y está acompañado por una unidad inalámbrica para interiores que se puede ubicar dentro de un rango de hasta 60 metros de la pileta. Ante la caída de alguien a la pileta se activan ambas unidades (la que está semisumergida y la interior).

El detector funciona con una paleta que es sensible al oleaje que genera la caída de un cuerpo pequeño pero no se activa con el viento. Al momento de la instalación, es necesario graduar la sensibilidad. Esto se logra sencillamente arrojando un balde lleno de agua”, explica Daniel Banda, vicepresidente de la Cámara Argentina de Seguridad Electrónica. El costo de los equipos es de 1.200 pesos (de origen chino) y pueden monitorear el movimiento del agua en una superficie máxima de 50 metros cuadrados. También hay sensores antiahogo que se colocan como un brazaletes (720 pesos) que tiene un receptor inalámbrico similar a un baby call.

Los escapes de gas y monóxido se pueden detectar con sensores que se conectan directamente a un enchufe. Con uno solo basta para cubrir toda una casa, aclara Banda. El sensor de fabricación nacional cuesta unos mil pesos. En el caso de salas de medidores o calderas, se puede instalar un detector de gas y monóxido con kit antiexplosivo (2.200 pesos).

Para la prevención de incendios se puede instalar un detector de humo autónomo (350 pesos). Funciona con baterías con autonomía de 3 a 4 años.

Comentarios

Ingresa tu comentario

Anuncio


Más leídas

Propietario y Editor Responsable:
Juan Braña
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
X