Buenos Aires, 26/02/2018, edición Nº 1930
Conecte con nosotros

Destacado 2

Belén Francese: “Tengo ganas de destripar los peluches que me regaló mi ex”

Publicado

el

Tras un año de estar sola, apostó a salir con Esteban Farfán, un hombre separado y con hijos. Pero a los cuatro meses se enteró de que el productor de televisión le había ocultado el reciente nacimiento de su tercer hijo. Pese al dolor, decidió seguir participando de Celebrity Splash, desdramatizó y abrió por primera vez la puerta de su intimidad.

belen franchese hot parabuenosaires

(CABA) Cuando me enteré de que mi novio acababa de ser padre reaccioné por impulso, lloré y me descargué por Twitter. En ese momento no pensé que yo era una persona pública ni conocida. Actué con el corazón y me descargué, y quizás no fue la forma correcta. Pero ahí empezó una catarata de notas y dichos, muchas cosas que yo nunca dije, y muchos medios le pusieron sal y pimienta a la situación. Yo no estoy acostumbrada a los escándalos ni hablo agresivamente. Por eso decidí dar esta nota y hablar por primera vez de lo que me pasó”, cuenta Belén Francese (29), quien es parte del staff de Celebrity Splash (Telefe), donde interpreta a BeluSplash, “una súper heroína dueña de todas las aguas: las hervidas, las que te bañan y las saborizadas”. Pero más allá del juego, la televisión y los escenarios, “soy una mujer que se enamora y no puede dormir, porque se queda mirando a su hombre; la que le canta canciones a la mañana y la que pinta su nombre en cuadros y poemas”.
–¿Se podría decir que sos una romántica compulsiva?
–Después de ocho años de relación con Damián (Abadi, 34), el hombre que más amé en mi vida, estuve haciendo un duelo de casi un año. Durante ese tiempo, al lado mío estuvo Esteban (Farfán, 45) con quien me contacté desde el lugar de las ideas y la creatividad. Habíamos trabajado juntos en Demoliendo teles y en mi canal de YouTube. Lo nuestro al principio fue una relación laboral. Después yo estaba mal y fuimos amigos, me despertó mucha confianza y…

–Además me contaron que todos los jueves te iba a ver al teatro y compraba una butaca en la cuarta fila para mirarte. ¿Te enamoraste de un fan?
–Yo me sentía muy sola y me empecé a sentir acompañada por él.

–Qué raro que una mujer como vos se sienta sola…
–Sí, y vulnerable. En esa época estaba muy sensible. En mi intimidad soy muy introvertida. Me da vergüenza cómo me pusieron en algunas revistas, con la teta balcón y diciendo: “Me traicionaron”. Yo no soy lo que la gente ve en la televisión, porque cuando trabajo soy histriónica, divertida y desprejuiciada, pero en la intimidad me considero seria y chapada a la antigua. Por eso para mí las relaciones son muy importantes, y si salgo con alguien me la juego entera.

–¿Cuándo empezaron a salir?
–Hace cuatro meses. Me costó aceptarlo… Tenía muchos prejuicios porque Esteban era un hombre separado y tenía dos hijas. Yo soy una chica complicada y difícil, porque soy sola, muy noviera. Además me quiero casar, tener hijos…

–¿En ese tiempo llegaron a conversar sobre formalizar?
–No. Estábamos en el inicio del amor, pero yo le di la chance porque pensé que lo nuestro podía tener futuro.

–¿Se cruzaron sus familias?
–No. El sólo había conocido a mi hermana, y de vista a mi mamá. Estaba por presentarme a sus hijas, pero si yo sabía que esperaba un tercer hijo con otra mujer, jamás me hubiese fijado en él ni le hubiese dado una oportunidad.

–¿Entonces vos lo encaraste y le preguntaste?
–Sí, habíamos ido a cenar. Yo no me pude aguantar. Tenía la certidumbre de que algo pasaba. Me contó la verdad y se me partió el corazón. Me puse a llorar y me fui muy enojada de ese lugar.

–¿Estás decepcionada de los hombres?
–Nunca había vivido una desilusión así, nunca me habían mentido. Por ahí en el momento me enojé y tuiteé unos improperios, porque me dolió la mentira. Odio ser tan ingenua, y tengo ganas de destripar los peluches que me regaló. Pasa que el amor es irracional, impulsivo, inmanejable y yo no tengo filtro.

–¿Te arrepentís de las cosas que dijiste?
–Sí, pagué mis errores después de mi impulso, porque no me gustó verme tan expuesta. Pero me abrí porque hay una criatura de por medio. No quiero saber más nada con él. Aunque nos vamos a volver a encontrar, porque necesito terminar bien esta historia, y quiero saber muchas cosas.

–¿Podés perdonarlo?
–Yo soy una persona espiritual. Después de reflexionar bastante me di cuenta de que no soy nadie para juzgar. Pero tuve que escribir, pintar y llorar hasta rabiar para exorcizar esto de mi vida. ¡Si ahora lo veo, le quiero pegar una piña en la cara (se ríe nerviosa)! Perdonar es divino, pero olvidar es sagrado.

–¿Te va a costar volver a confiar en un hombre?
–Si me llevó un año recuperarme de la relación con Damián, donde no sufrí un desengaño, ¡imaginate después de esta mentira! La próxima vez que me interese un hombre voy a contratar un detective para que me averigüe sus antecedentes. A mí me entrás por lo interno, por una conexión que va más allá. Yo soy especial, pero en estos días me di cuenta que el humor sana. Yo tengo un patrón difícil, soy una mina con muchos mambos.

–¿Cuáles son tus mambos a la hora de enamorarte?
–Soy una idealista del amor, lo vivo intensamente, abro las puertas de mi confianza, me levanto a la mañana cantando. Soy una loca linda. Pero tengo que admitir que esta relación me sirvió para perder prejuicios, porque antes nunca me hubiese metido con un tipo casado. Ahora, como catarsis, hasta pinté un cuadro en mi taller, que se llama Desilusión. Igual el humor sana, y no me voy a cansar de decirlo, porque estudio stand up y voy a escribir sobre esto: “Mujeres revisen sus celulares. Cuiden a sus hombres. Detective para todas”. Yo estoy hablando porque esto es real, y les pasa a las mujeres reales.

–¿Tu ex te llamó cuando se enteró de todo esto?
–Damián me mandó un mensajito, pero para mí debe estar festejando con sus amigos, y sintiéndonse el hombre más contento del mundo.

–¿Y no hay quién te quiera consolar?
–Sí, pero me va a costar mucho volver a estar con un hombre y creer en él. Para colmo muero de ganas de tener un hijo y formar una familia. A veces estoy triste, pero me pongo la máscara y quiero entretener, que la gente se pueda reír. Es lo que yo elegí, y el show debe continuar.

–¿El amor también?
–Sí, porque es lo que me mantiene en el mayor esplendor de creatividad: escribo y pinto cosas más lindas. Aunque suene cursi, el amor es el motor de mi vida.

Comentarios

Ingresa tu comentario

Anuncio


Más leídas

Propietario y Editor Responsable:
Juan Braña
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
X