Buenos Aires, 23/10/2018, edición Nº 2169
Conecte con nosotros

Cultura

Se inaugura una muestra sobre el escritor Juan José Saer en el Espacio de Arte Osde

Se exhiben fotos del archivo del escritor, cartas, primeras ediciones y pinturas que dialogan con su trabajo.

Publicado

el

(CABA) Este marte a las 19 se inaugura en el Espacio de Arte de la Fundación Osde (Suipacha 658) Conexión Saer, una importante muestra autoral sobre el escritor argentino Juan José Saer (1937- 2005), curada por María Teresa Constantin y Martín Prieto. Luego de un 2017 explosivo en materia saeriana –desde el Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia de Santa Fe armaron el “año Saer” y se produjeron tres libros, una película, un coloquio internacional y esta muestra-, el amplio primer piso de la galería de la Fundación Osde exhibe este recorrido de imágenes y palabras que funciona como un caminito de tierra en el medio de la selva exuberante de la literatura de Saer.

La muestra está sostenida sobre cuatro columnas, cuatro libros del autor: La zona, Palo y hueso, La mayor y Glosa. Con fotos de época, originales, cartas y primeras ediciones, la historia de vida del escritor que nació en Serodino, hizo escala en pueblos y ciudades de la Provincia de Santa Fe y terminó emigrando a París para vivir ahí hasta su muerte, está narrada por él mismo. ¿Quién más puede contar la propia vida si no un escritor?

Los curadores seleccionaron frases tomadas de acá y de allá que detentan, siempre, el espesor de esa prosa saturada de comas. La elección no debe haber sido sencilla, porque Saer no fue un autor propenso a exponer su intimidad. Luego, tomaron una decisión que hace justicia al aliento de la escritura de Saer: los textos muchas veces están expuestos como largos párrafos debajo de los cuadros y las imágenes, en un efecto al mismo tiempo literario y visual; mirados desde lejos, son como bloques de concreto sintáctico, como enormes ladrillos de palabras.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Alumnos de una escuela de Maschwitz competirán en las Olimpíadas de Inglés Británico

Y bajo la superficie de ese mar, Conexión Saer ofrece algunas perlas de esas que justifican cualquier muestra homenaje. Por ejemplo, al principio del recorrido hay un mapa de Santa Fe, una fotocopia rústica y en apariencia desangelada que sin embargo tiene una historia aurática: cuando viajó a la Universidad de Princeton, para dar unas charlas, un profesor le pidió que le indicara en un mapa cuáles eran los lugares reales de las escenas de muchos de sus libros. Entonces Juan pidió un mapa y marcó con tinta azul los nudos urbanos de su ficción. “Sin embargo, pidió explícitamente que en el mapa, al igual que en su obra, no apareciera el nombre de la ciudad”, dice María Teresa Constantin. En ese gesto está resumida una posición: al mismo tiempo cerca y lejos de su lugar de origen.

Detrás de una vitrina, el visitante puede apreciar también una prolija carta a máquina. Es una epístola de entrecasa, de un “juani” recién llegado a París que le transmite a su familia los pormenores banales de cualquier vida cotidiana de un argentino en Europa. Y de pronto, el punto hipnótico del texto: el joven le pide a su madre que le mande mantas por barco, porque el invierno va a ser particularmente crudo. ¿Hay algo más íntimo que eso? ¿Se puede llegar más al fondo en el entramado atómico de lo familiar?

Todos los escritores tienen una relación tirante con la idea de la posteridad. Borges decía que no quería una calle con su nombre y la cuadra en la que nació ahora lleva su apellido. ¿Cómo habría reaccionado Saer a una muestra de esta naturaleza?

Martín Prieto arriesga una hipótesis: “A mediados de los años 90 yo estaba bastante perplejo porque Saer empezaba a tener muchos lectores, a ser entrevistado acá y allá. Su obra se había escapado del círculo, de su esplendor clandestino que se transmitía entre susurros, como dijo George Steiner del Borges de los años 60. Y entonces aproveché la circunstancia de una entrevista y le pregunté si no le molestaba convivir con su propio mito, que lo reportearan, que le hicieran homenajes, que lo trataran como si estuviera muerto. Me dijo que Ibsen se había sacado una foto junto a su propio monumento. Y que había seguido siendo Ibsen. Pero que no creía que hubiese un mito a su alrededor, que no se consideraba un escritor especialmente reconocido. Que en Santa Fe, salvo sus amigos, no lo conocía nadie. Yo diría que esta exposición responde estrictamente a sus méritos como escritor. Y que tiene como objetivo no solo relacionar a su obra con la de otros artistas y otros escritores y ponerla en un contexto biográfico, social, territorial sino, también, por qué no, tentar a nuevos lectores. Y que el Saer octogenario, en homenaje a Ibsen, se sacaría una foto junto a su enorme foto de la vidriera de Osde y seguiría siendo Saer”.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Reportan por primera vez una muerte por “ameba come cerebros” en la Provincia de Buenos Aires

Hace ya varios años que el llamado Fondo Saer –borradores inéditos que fueron publicados ya en cuatro tomos al cuidado de Julio Premat– está en la Universidad de Princeton, ese gran reservorio de la literatura del continente. En ese sentido, lo que queda de él en términos de material museificable estaba astillado y hubo que salir a buscarlos. Fue una auténtica pesquisa, para decirlo con uno de sus títulos.

Así lo cuenta Prieto: “Su construcción supuso el rastreo de manuscritos, cartas, documentos, fotografías, de uno en uno. Un amigo, otro, otro. La familia, de uno en uno también. Saer, además, no tuvo una explícita “vida literaria” que segregara nuevos registros, fotografías significantes, correspondencias con otros escritores. Ni siquiera era un entusiasta corresponsal”.

En ese sentido, Conexión Saer se puede leer como la autobiografía que el autor de El entenado nunca escribió.

La muestra se puede visitar de manera gratuita de lunes a sábados, de 12 a 20, en el Espacio de Arte de la Fundación Osde (Suipacha 658). NR


Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario

Anuncio




Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

X