Buenos Aires, 19/03/2019, edición Nº 2316
Conecte con nosotros

Información General

Hallaron una tortuga marina muerta en Mar Azul

Se trata de la especie laúd, la más grande de las tortugas, incluida en la categoría vulnerable de animales amenazados por la Unión Mundial para la Naturaleza.

Publicado

el

(PBA) Flotaba cerca de la costa de Mar Azul un bulto oscuro, de grandes dimensiones. Había despertado la preocupación de los veraneantes que vigilaron su movimiento en el mar, procurándose no acercarse. La atención se iba incrementando. Luego de una hora navegando a la deriva, encalló en la costa: era una tortuga marina, muerta.

Inmediatamente aparecieron los curiosos de rigor pero fueron espantados por orden de los guardavidas que exigieron no tocar ni mover el cuerpo del animal. Los turistas no resistieron la tentación de acercarse y sacarle fotos, mientras convocaban a las autoridades pertinentes para que intervengan en el caso.

El espécimen fue hallado muerto y visiblemente hinchado. Es una tortuga laúd o baula (Dermochelys coriacea) que tiene una característica que las diferencia del resto de las tortugas marinas: su caparazón es blando. Su nombre común en inglés significa “espalda de cuero”, en referencia a su cobertura suave de piel y carne grasa, semejante al cuero que la cubre. Su piel es típicamente negra y moteada con blanco. En su caparazón se distribuyen siete crestas o quillas prominente, un diseño hidrodinámico y una composición ligeramente flexible que se reconoce en su forma de lágrima.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Advierten sobre los riesgos de mezclar bebidas energizantes con alcohol

Generalmente miden entre 130 y 175 centímetros de largo, una dimensión semejante a la del ejemplar que hallaron en la costa de Mar Azul, a pocos kilómetros de Villa Gesell. La tortuga laúd es la más grande de todas las especies de tortugas marinas y su peso puede alcanzar los 600 kilos, aunque hubo un caso en Gales, Gran Bretaña, de un ejemplar que denunció un peso de mil kilos y una longitud de 305 centímetros.

A fines de enero, un ejemplar similar fue encontrado muerto en el balneario uruguayo Solymar. Alejandro Fallabrino, director de la ONG Karumbé, explicó que para esta época las tortugas migran desde África hacia el Río de la Plata para alimentarse de una especie de medusa llamada Olindias sambaquiensis, comúnmente conocida como aguavivas. Estimó que su deceso pudo haber sido la pesca incidental: “Los pescadores no están buscando a las tortugas sino a los peces, pero lamentablemente se ahogan en las redes y después las tiran de cubierta y aparecen varadas en la costa”.

La Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) la clasifica como una especie amenazada, en la categoría vulnerable. La tortuga laúd sufrió de una disminución de su población del 80% en la última década. En algunas de las playas de anidación más importantes, como la costa Pacífico de México, la población se redujo durante el siglo XXI hasta un 90 por ciento. NR

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

X