Buenos Aires, 24/02/2018, edición Nº 1928
Conecte con nosotros

Opinion

Espiritualidad: cómo controlar el apego

Publicado

el

El apego y el desapego, dos conceptos de la filosofía oriental, pueden servirnos en nuestra vida diaria para mejorar nuestra relación con el mundo y nuestra calidad de vida.

122941_620

Escribe Claudio María Domínguez

(CABA) Cada uno de nosotros nace con ego y cada uno morirá en el ego. Corremos de aquí para allá, damos y quitamos, ganamos dinero y lo gastamos, decimos la verdad o vivimos en la mentira, pero siempre en el ego. Inclusive la idea de cielo e infierno, y todos los otros niveles de conciencia, no están libres del ego porque todos representan alguna forma de separación. Por eso debemos trabajar para terminar con esta falsa idea de separación. Solamente entonces seremos realmente libres y nos daremos cuenta del eterno Dios que reside en nuestro interior.

El apego es la raíz de la decepción y el deseo la causa de la confusión. El enojo aflora por el deseo frustrado y el miedo no es más ni menos que una imaginación descontrolada. No tienes más que redimensionar tu mente, frena tus pensamientos, que no se desboquen, convirtiéndose en algún futuro incierto o algún pasado incambiable. Frena el deseo. Vive cada momento. Sé aquí mismo, ahora mismo. Sé conciencia. Conócete a ti mismo mas allá del cuerpo, la mente y los sentidos. Sé amor. Somos amor. Siempre recuerda a Dios, el Creador de todo, en todo lo que hagas, porque Dios es la base verdadera de todo lo que existe en la creación. Dios es Amor y Amor es Dios. Por lo tanto, cada objeto de la Creación –sin importar lo que nuestras pequeñas y distorsionadas percepciones, abrumadas por el ego, nos puedan hacer creer de un momento a otro- tiene solamente a Dios y al Amor, como su origen y fundamento.

Con este concepto en mente, podemos aprender a detener nuestras constantes y numerosas opiniones egoístas de todo lo que nos rodea. Puesto que si es cierto que Dios (Amor) es el verdadero fundamento, entonces deberíamos percibir solamente Dios y Amor, y experimentarlo por doquier. Quiere decir que todos debemos enfocarnos en el principio fundamental de Identidad, en vez de ser engañados por las sensaciones de separación.

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable:
Juan Braña
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
X