Buenos Aires, 22/03/2019, edición Nº 2319
Conecte con nosotros

Economía

El uso de un aire acondicionado pequeño puede sumar $850 a la boleta de luz

Eso pagará por mes una familia porteña que prenda 10 horas al día un equipo de 2.200 frigorías. Es más del doble que a fines de 2017.

Publicado

el

(CABA) Esta semana el calor intenso se instaló en Buenos Aires. Refrigerar los hogares será vital en un verano que se pronostica más lluvioso, pero no más frío que lo normal. Y las familias porteñas que opten por hacerlo con aires acondicionados esta vez deberán hacer cálculos y cuidarse más que otros años para evitar sorpresas cuando les lleguen las próximas facturas de luz. Porque, con las tarifas actuales, sólo el uso de un equipo pequeño ahora puede sumarle $850 a la boleta de cada mes.

La clave está en la seguidilla de incrementos acumulativos que se fueron aplicando sobre el costo de la electricidad para los clientes residenciales. En diciembre pasado el ajuste había promediado un 44%. En febrero se sumó un alza del 24%. Y en agosto llegó otro incremento similar.

Producto de todo eso, la energía eléctrica que se consuma este verano en la Ciudad costará un 50% más que en diciembre pasado y más del doble que hace 13 meses. Más aun, las tarifas actuales multiplican ya por 45 las ultra subsidiadas que rigieron hasta fines de 2015. Como ejemplo, hogares porteños que hace tres años pagaban sólo $ 0,04 cada kilowatt hora (kWh) pasaron a abonar 91 centavos el año pasado y $ 1,96 ahora, a lo que se suman los impuestos.

¿Cómo impactaron estos cambios a la hora de refrescar la vivienda en el verano? Para determinarlo, Clarín consideró las estimaciones de consumo por aparato informadas por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), las tarifas actuales para clientes residenciales porteños de Edenor y la carga impositiva sobre las facturas, que es del 27,4%. Se determinó así que, actualmente, prender un aire acondicionado de dormitorio -de 2.200 frigorías- genera ya un costo final de entre $ 2,50 y $ 3,20 por cada hora de uso, según el tipo de tarifa que tenga el hogar.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
La Ciudad alcanzó su récord histórico de donantes de órganos

Eso lleva a calcular que actualmente, si el equipo chico se enciende durante un promedio de 10 horas al día (las ocho de descanso nocturno y sólo dos más), ese uso tendrá un impacto de $ 841 en la factura de un hogar mediano que pague la tarifa “R5”.

Para familias con un consumo eléctrico más moderado, encuadradas en el rango “R2”, el mismo presupuesto puede ser de $ 758. Y en un hogar grande, en el escalón “R8”, la suma puede ascender a $ 959, siempre tomando el caso de clientes que no accedan a la Tarifa Social ni consigan el premio por ahorro de energía.

Ahora bien, si lo que se usa es un equipo algo más potente, de 3.500 frigorías, el impacto en la factura mensual de las 10 horas diarias de uso se eleva ya a $ 1.207 para el hogar chico, $ 1.339 para el mediano y $ 1.527 para el de mayor consumo. Y si se toma un aire de 4.500 frigorías, apto para un living grande, los valores mensuales oscilan ahora entre $ 1.480 y $ 1.875.

¿Qué chances existen de aliviar el impacto? Como opción, los tradicionales ventiladores logran refrescar con un costo muchísimo menor para el mismo tiempo de uso: menos de $ 100 mensuales en el caso de los de “turbo” y menos de $ 60 si se utilizan los de techo, según calculó Clarín para los tres tipos de tarifa considerados. Puede ser menos de la décima parte del costo. Pero claro, el confort obtenido también es mucho menor.

Por eso, una estrategia en alza entre los consumidores es la de reemplazar sus viejos equipos por los Inverter, que son los más eficientes disponibles actualmente en el mercado y logran bajar sensiblemente el impacto en las facturas, sin resignar horas de uso.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
El Banco Ciudad y el RENAPER firmaron un acuerdo para sumar nuevas tecnologías

El mercado se está orientando hacia esa tecnología. Se trata de aparatos que, al adquirirse, pueden costar un 30% más que los tradicionales, porque producirlos es más costoso. Pero, luego, en el uso, y en toda su vida útil, bajan el consumo eléctrico en un 30% respecto de los aparatos más avanzados con el sistema anterior, y hasta un 50% frente a los equipos más viejos que aún están instalados en muchos hogares”, explicó Federico Hellemeyer, presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE).

Según las cifras que maneja esa entidad, el año pasado fue Inverter sólo el 5% de los aires producidos e importados en el país. Pero este año, entre enero y octubre, la participación se elevó casi al 14%: unos 133 mil equipos, frente a 29 mil de un año atrás. Proyectan además que el año que viene trepará al 22%. Y que hacia 2023 podría oscilar entre el 30 y el 35%.

En ese camino, una barrera es que todavía, según una encuesta reciente, 8 de cada 10 consumidores del país ignoran de qué se trata la tecnología Inverter. Otra es que recién en 2019 estos artefactos pasarán a tener etiquetas de eficiencia energética que los distingan de los comunes.

“Haría falta que se hagan más campañas de comunicación para que la población comprenda las ventajas de invertir en estos aparatos, y también que desde el Gobierno se impulsen facilidades financieraspara que puedan adquirirse”, apunta Hellemeyer.

Se trata de una opción que se vuelve cada vez más atractiva en la medida en que las tarifas eléctricas no paran de subir. El Gobierno confirmó este jueves que entre febrero y marzo prevé aplicar otro incremento del 43%. NR

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

X