Buenos Aires, 21/08/2017, edición Nº 2080

Cómo quedaron las viviendas reformadas en la Villa 31

Es parte del proceso de urbanización del asentamiento de Retiro; hasta ahora se mejoraron 79 casas particulares y comercios, y las obras se finalizarían en 2019.

(CABA) Mirtha se asomó por la ventana de la habitación que comparte con su hermana Emilia. “Ahora entra más aire y luz”, afirmó la joven mientras movía sus manos acompañando la brisa que ingresaba desde el nuevo pulmón. Antes, no había espacio suficiente con el inmueble contiguo. La casa de las mujeres, situada en la villa 31 , es una de las primeras 53 viviendas que fue mejorada, tanto en su interior como en la fachada, como uno de los puntales en la integración urbana propuesta para el barrio.

Parte del proceso de urbanización de las villas 31-31 bis de Retiro comprende el reacondicionamiento de los inmuebles existentes para mejor el acceso a los servicios públicos, la calidad de vida de sus ocupantes y la seguridad. Las primeras obras en ese sentido se iniciaron en la manzana G1, frente al playón que da a la curva de la autopista Illia. Hasta ahora, se mejoraron en total 79 viviendas y comercios.

Uno de los objetivos finales de la integración socio-urbana de las villas, que se prevé finalizar para 2019, es retirar aquellas escaleras endebles con las que quienes habitan en la villa acceden a sus hogares. Las nuevas estructuras metálicas presentadas cuentan con una baranda para evitar caídas y parecen más fuertes. Algunas de las viviendas requieren el refuerzo de las paredes y losas; otras, como el inmueble donde Ana María Salinas Quispe atiende su peluquería, precisaron mejorar la ventilación y establecer una división clara entre el local y la vivienda.

“Había mucha humedad en mi baño. Para airearlo había tenido que sacar un caño cruzado hacia la calle”, contó la mujer, aunque eso ya sea parte del pasado. Con las intervenciones, su peluquería tiene mayor espacio y luce con más vida. “Es un gran cambio para nosotros”, agregó Mary, como la conocen en el barrio.

“Esto es un sueño que de a poquito empieza a hacerse realidad”, expresó el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta , al destacar que “son los primeros vecinos del barrio que tienen su casa [refaccionada]” y que “en la gran mayoría de los casos trabajaron ellos mismos en los arreglos”. En estos primeros inmuebles refaccionados viven 169 personas, de las cuales 100 son adultos, dos adultos mayores y 67 niños.

Para que el Programa de Mejoramiento de viviendas se lleve a cabo los vecinos deben estar de acuerdo y firmar un acta compromiso para mantener luego el inmueble. Si dan el sí, los arquitectos realizan un relevamiento técnico sociohabitacional en cada unidad funcional y de ahí queda establecido qué grado de intervención tendrá el espacio de acuerdo a las necesidades y cuestiones estructurales. El proceso de mejora se apoya sobre los siguientes ejes: redistribución interna, iluminación, ventilación, tendido de red eléctrica, accesibilidad y terminaciones.

En referencia a los plazos, Rodríguez Larreta describió que “para fines de 2018 se prevé terminar con las obras de infraestructura”. En tanto, el secretario de Integración Social y Urbana de la Ciudad, Diego Fernández, afirmó que “en cuanto a la remodelación de las viviendas se está completando un primer tramo que es un relevamiento sociodemográfico de las necesidades y se prevé que las obras estarán completas hacia fines de 2019”.

MG

FUENTE: LA NACIÓN

Comentarios

Ingresa tu comentario