Buenos Aires, 25/04/2019, edición Nº 2353
Conecte con nosotros

Política

Reforma de la Bonaerense: Vidal anuncia un nuevo sistema digital para recibir denuncias

Permitirá crear un mapa del delito automatizado. Además, prometen más policías en la calle.

Publicado

el

(PBA) 12.000.000 de balas disparó la Policía Bonaerense el año pasado, en la calle y en los polígonos de entrenamiento. En 2015, la cantidad utilizada había sido de sólo 1.800.000, según el Ministerio de Seguridad provincial.

Este dato solo resume lo que ha cambiado, para bien o mal, la fuerza de seguridad más grande del país en los últimos dos años. En la Gobernación aseguran que el incremento en el consumo de proyectiles responde, entre otras causas, a que los policías ahora tienen dos reentrenamientos anuales obligatorios. Pero, aclaran, también controles más estrictos: sólo desde que asumió María Eugenia Vidal exoneraron a 930 policías (lo que equivale al 30% de las exoneraciones de los últimos 10 años, y a casi un oficial echado por día), entre los que se cuentan 3 comisarios generales y 8 mayores; y hay 900 más en pleno trámite de expulsión. Se abrieron 24.000 sumarios, de los cuales 852 son por enriquecimiento ilícito, los policías obligados a presentar declaraciones juradas de bienes pasaron de ser 8.000 a 40.000 y se incorporaron exámenes toxicológicos para la cúpula, los cadetes y Asuntos Internos.

Pero eso es lo que ya pasó. La gobernadora Vidal anunciará hoy a las 11 un nuevo paso en la reforma de la Bonaerense que partirá de una base ambiciosa: revolucionar la forma en la que se toman las denuncias de delitos. Acompañada por el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, pondrá en marcha el Sistema Informático Delictual (SID), que permitirá crear un mapa del delito automatizado y en tiempo real. El que existe hasta hoy viene marcando que en la Provincia disminuyen los delitos más complejos (secuestros, piratería del asfalto, homicidios), pero siguen en aumento los más simples: robos y hurtos.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Instinto materno: una policía amamantó a un bebé internado en el Hospital de La Plata

El nuevo sistema se nutrirá de distintas patas. Por un lado, las comisarías utilizarán un programa único para tomar las denuncias en máquinas que tendrán un formulario unificado y que, como las que usan las loterías, no tendrán vuelta atrás: una vez cargado el episodio, sus datos irán en el acto tanto a la central del Ministerio de Seguridad como a la fiscalía que esté de turno con esa seccional.

A esa misma central de datos llegarán las denuncias realizadas mediante la aplicación para celulares (“Seguridad Provincia”), el 911 y las que se hagan por medio de los “totem” (una columna con una pantalla táctil) que se están instalando en oficinas del Estado como las de ARBA y las de IOMA. La idea es que la gente pueda dejar constancia de los delitos que sufre sin entrar a la comisaría.

El SID ya está funcionando en Lanús, La Plata, Florencio Varela, Quilmes y Berazategui y está arrancando en Almirante Brown, Esteban Echeverría, Ezeiza, Avellaneda y Lomas de Zamora. En Lanús, por ejemplo, las denuncias aumentaron un 21% desde que se implementó, con la ventaja de que así se alimenta un mapa del delito que permite poner el dedo sobre cualquier esquina del distrito y saber al instante cuántos hechos se denunciaron allí y de qué se trató cada uno. A partir de eso, se espera que sea más simple diagramar puestos fijos y patrullajes. Y controlar mejor la discrecionalidad -y las zonas liberadas- de ciertos oficiales. El nuevo sistema, dicen, llegará a todo el Conurbano a fin de año. Allí se concentra el 77% de las denuncias de toda la Provincia.

La otra pata del plan que se presenta hoy tiene que ver con la promesa de una mayor cantidad de policías en las calles. Vidal anunciará que, para 2019, habrá 6.500 oficiales más en tareas de seguridad. En un programa que ya está en marcha, los sacará de entre quienes hoy realizan tareas administrativas en las seccionales. Lo hará unificando estructuras internas, achicando burocracia y, algo que aún no se explicitará del todo, sacando presos de las comisarías.

Hoy en los calabozos policiales hay unos 4.000 detenidos, lo cual en los hechos convierte a la Bonaerense en el tercer servicio penitenciario del país, detrás del provincial y el federal. Por eso se inaugurarán unos calabozos modulares -como containers, pero con mejores estructuras- para derivar presos. Empezarán con alojamiento para 600, hacia fin de año.

Para darse una idea de lo complejo del tema: en la Bonaerense hay 93.000 agentes, de los cuales 87% recibieron formación para trabajar en la calle (de comando), pero sólo el 41% desempeña esa tarea.

También buscan conseguir más agentes de entre aquellos que se piden “carpetas médicas” sin necesidad. Cuando asumió Ritondo había 11.000 policías que no trabajaban por cuestiones de salud; el número bajó a 5.800 cuando se acentuaron los controles. El mes pasado se puso en marcha un nuevo sistema: se digitalizó la gestión de estas licencias y se establecieron dependencias de Sanidad, a cargo de civiles, para otorgarlas; la cantidad disminuyó un 40%, hasta perforar el piso de las 3.000.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Piden el juicio político a Vidal por la tragedia de Moreno

Por otro lado, se instaurará un nuevo mecanismo de ascensos. Hasta ahora, el factor determinante para lograrlos era la antigüedad en la jerarquía, lo cual generaba que se dieran de manera casi automática. El proyecto es que de aquí en adelante los policías tengan que realizar cursos de entrenamiento y de capacitación para poder postularse para subir en el escalafón. Y que luego se sometan a una serie de exámenes atléticos, de salud e intelectuales para resolver su destino.

El plan oficial incluye también un relevamiento del estado de cada una de las 2.485 dependencias que tiene la Policía en toda la provincia. Para eso, se creó un grupo, la Unidad de Inspección Operativa, que bajo la dirección de una civil tiene a 16 equipos recorriendo cada una de ellas para establecer desde la forma de trabajo que tienen hasta el estado en que se encuentra cada pistola y cada chaleco antibalas que se usa. Así, por ejemplo, esta semana se descubrieron 160 “papelitos” de cocaína escondidos dentro de un chaleco en la Delegación de Drogas de La Matanza. Allí realizará el anuncio hoy Vidal, que armó un equipo en la Jefatura de Gabinete para que ayude al Ministerio de Seguridad a sistematizar todos los datos duros que se van recogiendo.

De esto se ha concluido, entre otras cosas, que es necesario agilizar los trámites de exoneración de policías. Hoy hay más de 11.000 “apartados” por distintas faltas que, al no tener resolución definitiva, siguen cobrando la mitad del sueldo, lo cual indigna a la gobernadora. Lo que se determinó es que el paso de “apartado” a exonerado demora seis meses a partir de que se llega a una decisión, por la gran cantidad de instancias de apelación que existen. Por eso, se modificarán decretos. Y, a continuación, se tomará una medida inédita: se publicarán en Internet los nombres de todos los policías echados de la Bonaerenses desde 1966 (primeros registros disponibles) hasta hoy, para mejorar el seguimiento y control de la “mano de obra desocupada”. El listado, al día de hoy, incluye a 8.434 ex policías. NR

La Plata

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

X