Buenos Aires, 23/02/2018, edición Nº 1927
Conecte con nosotros

Información General

Las verdulerías y mercados amplían su oferta gourmet

Por diversos motivos, como la fama mediática de los chefs y la moda de la cocina regional, en mercados de la Ciudad se consiguen productos antes impensados.

Publicado

el

(CABA) De la mano de cierta fascinación por el estilo gourmet, sumado al estrellato que viven los chefs y sobre todo a la inmigración, productos que antes eran imposibles de conseguir hoy se pueden comprar en el chino de la esquina o la verdulería de la vuelta. Un camino que hace ya algunos años abrieron la rúcula y los tomates secos.

Algas nori y arroz japonés para el sushi, salsa de soja premium, cremosa y light. Crema para papas a la huancaína, papines, cilantro, cebolla morada. La lista es infinita y le permite a los aficionados jugar un rato a ser cocineros profesionales.

Los clientes se han ido sofisticando, son más específicos y más eficientes”, cuenta Martín Fabiano, uno de los dueños de Sensaciones Gourmet, una tienda on line que abrió hace dos años para satisfacer una demanda que crecía. “Yo creo que influye mucho la inmigración y también la gente que viaja y quiere seguir cocinando lo que probó”, agrega Fabiano a Clarín.

Lo mismo ocurre en Ichiba, donde venden todo tipo de productos para preparar comidas del lejano oriente, desde palitos hasta ese rábano picante llamado wasabi. “Nosotros vendíamos a restaurantes pero ahora hay cada vez más clientes particulares que nos compran, en especial todo lo que tenga que ver con el sushi”, cuenta Amalia Nakabayaschi.

Uno de los problemas que tiene este boom por los productos regionales es la importación. No siempre se puede conseguir destrabarlos de la Aduana. Las verdulerías pequeñas optan por mandarlos traer con los familiares. Pero para otros, también puede resultar una oportunidad: en Ichiba comenzaron a producir su propio panko, que es el rebozador de moda entre los cocineros. Más suave que el pan rallado habitual, es fundamental para hacer frituras como en Japón. Como la importación se demoraba y el precio se iba por las nubes, en Ichiba comenzaron a fabricarlo acá. El resultado: un producto más fresco, que va directo de la fábrica a la góndola y se evita el depósito en el container, y que además es mucho más barato. De los 100 pesos que cuesta el kilo del importado se pasó a 60 con el nacional.

wasabi

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable:
Juan Braña
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
X