Buenos Aires, 25/04/2018, edición Nº 1988
Conecte con nosotros

Política

Darío Lopérfido dejará de formar parte del Gobierno para dedicarse a la actividad artística privada

Por un decreto de Macri, se dejó sin efecto el cargo del ex ministro de Cultura porteño en Europa.

Publicado

el

(CABA) Después de casi un año de haber asumido y varios días de rumores, Darío Lopérfido abandonará finalmente sus funciones como agregado cultural en Berlín. Eso es lo que dice el decreto 175/18 que publicó el Boletín Oficial y que lleva las firmas del presidente Mauricio Macri y del canciller Jorge Faurie. El alejamiento no será inmediato, sin embargo, porque se prevé un plazo de 45 días para que el exministro de Cultura y exdirector artístico del Teatro Colón regrese a Buenos Aires. El propio Lopérfido explicó ayer que tenía algunas tareas que completar; por ejemplo, la inserción del cine argentino en la Berlinale.

Pero no solo no ejercerá las funciones que cumplía hasta ahora, sino que, directamente, dejará de formar parte del Gobierno.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
¿Qué hay detrás del envenenamiento de animales en el Parque Avellaneda?

Luego de conversaciones con Fulvio Pompeo y Marcos Peña, quien le habría ofrecido un cargo en Buenos Aires, fue el propio Lopérfido el que decidió alejarse de la función pública. “Sigo siendo adherente del Gobierno y lo apoyo –explicó a La Nación desde Berlín-. Pero no es un gran momento para la libertad intelectual, en ningún lugar del mundo. A mí me gusta ejercerla, y para eso es mejor estar fuera del Gobierno”.

La noticia no es una sorpresa para nadie que siguiera su itinerario del último. Aquí reside la otra explicación de su alejamiento de la política. Lopérfido, como él mismo había insinuado cuando dejó la dirección del Teatro Colón, tenía interés en dedicarse a la actividad artística privada, en el doble papel de productor y creador. “No me interesa tanto gestionar lugares, sino presentar productos artísticos”.

Este año, Lopérfido se sumó a Magna Lírica, una compañía de ópera independiente recién fundada por Mariana Carnovali, y en junio de este año debutará como régisseur con la ópera Lulú, de Alban Berg, en el Teatro Avenida; planea traer a América Latina un espectáculo que vio en el Lincoln Center y que recrea como holograma a Maria Callas con una orquesta en vivo.

De todas maneras, tras esa función, seguirá trabajando privadamente desde Berlín y vendrá a Buenos Aires durante las vacaciones europeas.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Larreta, sobre la modernización del Pabellón Cobo del Hospital Rivadavia: “Era una vieja deuda del sistema de salud”

Parece que Lopérfido ya no piensa en la política, o si lo hace no es lo que deja entrever. Los 45 días que le quedan en Berlín le sirven para llegar a tiempo a la preparación del montaje de Lulú, un título que, desde que se anunció, tuvo también algunos cambios. El director musical no será Juan Martín Miceli (que fue designado al frente de la Sinfónica de Mar del Plata); lo reemplazará Annunziata Tomaro, que ya seleccionó a los instrumentistas. Las ideas y vueltas de puesta en escena lo apasionan más que la coyuntura nacional.

Pero, tal como entiende Lopérfido las cosas, la lejanía de la política y su acercamiento a la régie no están desvinculados. “En Lulú hay un involucramiento de libertad intelectual -explica-. En la creación hay una libertad que no existe en la política”.

Lopérfido cree que “al teatro se va a pensar”. “Estamos viviendo la civilización del espectáculo y eso lo banaliza todo. Las discusiones que se están dando en la Argentina ocurren también en otros lugares. Entre lo popular y lo elitista hay algo más importante: lo intelectual. Lulú es un sistema de pensamiento muy potente0”. NR

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
X