Buenos Aires, 22/09/2017, edición Nº 1773

El bar San Bernando, una joya de la bohemia porteña

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires convirtió ayer en Ley el proyecto que declara “Sitio de Interés Cultural” al café-bar San Bernardo. En su edición impresa, el diario La Nación informó hoy sobre el proyecto que distingue el espacio que todas las noches convoca a decenas de fanáticos del ping pong. El proyecto, de autoría del legislador Roberto Quattromano, contó a la hora de la votación con...

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires convirtió ayer en Ley el proyecto que declara “Sitio de Interés Cultural” al café-bar San Bernardo.

ciudad de buenos aires

En su edición impresa, el diario La Nación informó hoy sobre el proyecto que distingue el espacio que todas las noches convoca a decenas de fanáticos del ping pong.

El proyecto, de autoría del legislador Roberto Quattromano, contó a la hora de la votación con apoyo unánime en la Legislatura porteña.

El bar San Bernardo esta ubicado en la avenida Corrientes 5436, entre Acevedo y Gurruchaga.
Es un café emblemático, con un enorme salón de 800 m2. Dueño de una estampa porteña, el San Bernardo está situado sobre el circuito turístico del Barrio de Villa Crespo, en su centro comercial a cielo abierto.

Con un viejo edificio de más de 100 años de existencia el café aún conserva su formato de café-bar de 24 horas. Es un lugar de encuentro diario y de reuniones informales donde se puede ir a consumir o realizar actividades en grupo relacionadas con la práctica de juegos de mesa.

En el San Bernardo se puede jugar ajedrez, pool, billar y en este último tiempo pasó a ser el lugar elegido por cientos de jóvenes para practicar ping pong. Para los novatos siempre hay un federado en el salón dispuesto a ayudar.

El pasado no deja de estar latente, la infaltable foto de Carlos Gardel sonriendo desde la barra, trofeos expuestos de los antiguos torneos de billar, y sobre todo, en las charlas.

Por este café, que este año cumple 100 años, han pasado orquestas como las de Paquita Bernardo, en la que tocaba el Maestro Osvaldo Pugliese. Y otras como la Orquesta Típica Gennaro Espósito. Celedonio Flores, poeta y letrista, le dedica un poema.
Al proyecto lo acompaño el diputado Enzo Pagani y contó con el aval de la Junta Barrial y de Estudios Históricos de Villa Crespo.

Comentarios

Ingresa tu comentario