Buenos Aires, 20/01/2018, edición Nº 1893
Conecte con nosotros

Barrios

La Boca: una familia judía festejó sus 100 años en el país

Publicado

el

La reunión se realizó en un teatro del barrio de La Boca. La integrante más grande tiene 95 años.

familia judia

(CABA) Las crónicas de la inmigración judía en la Argentina datan del siglo XIX. Dependiendo de la época, las razones fueron expulsiones, persecuciones y antisemitismo. Desde la Inquisición hasta el Holocausto la comunidad judía halló en la Argentina un hogar. Una de las tantas familia que llegaron fueron los Drucaroff, que escaparon de los pogroms antijudíos en Rusia. Algunos de los familiares son famosos, como la escritora Elsa Drucaroff y su esposo Alejandro Horowitz. Con motivo de cumplirse los 100 años de aquel desembarco, convocaron a todas las ramas en el Teatro Verdi de La Boca. Unas 150 personas se sentaron a celebrar.

Los encargados de organizar el encuentro fueron tres bisnietos (Alejandro, Gerardo y Claudio) de Jane Rujl Traiber de Drucaroff, la mujer que el 1° de diciembre de 1913 llegó al país con 5 de sus 7 hijos. Hace más de un año empezaron a organizar y juntaron plata para traer a los parientes lejanos.

Algunos habían decidido probar suerte en la ciudad y otros viajaron hacia las tierras del interior. “La familia se estableció en Rivera, que está a unos 60 kilómetros de Carhué. Justo ese día, en la Capital se inauguraba el subte A”, señala Gerardo.

Los primeros colonos formaron aldeas de 10 a 25 casas. En Rivera, por aquel entonces había dos escuelas, una sinagoga, un Banco, un molino harinero, una fábrica de fundas de paja y una cooperativa.

Lo atractivo de la reunión de ayer al mediodía fue que “llegaron familiares de todas partes: Inglaterra, Israel, Perú y Venezuela. Además de muchas regiones del país”, acotó Alejandro Drucaroff.

La convocatoria empezó con un grupo en Facebook. “A partir de la página se comenzaron a reconstruir vínculos con parientes que hacía 50 años que no se veían y se fueron sumando nombres de distintas partes de la Argentina y el mundo”, cuenta Gerardo.

Los “jefes” de las diferentes ramas aprovecharon la ocasión para recordar viejas anécdotas, muchas de ellas inauditas para los Drucaroff. Así, al escenario subió Simón, de 94 años, para hablar con toda entereza y sobriedad. Después, Sofía Naiman (95), la “baba” (abuela), les habló a cada una de las 7 ramas en las que se dividen las distintas familias y otros tantos primos en los que se fueron diversificando.

Sofía aprovechó la ocasión y la gran expectativa del auditorio para recordar el escape de la aldea ucraniana de Inguletz, a principios del siglo XX, lo que de algún modo dio origen a toda esta historia.

En esa región vivían mayormente agricultores, algo poco común en las colectividades judías. Y si bien muchos lograron salir de Inguletz, no todos tuvieron la misma suerte. Salvo los 40 o 50 que escaparon, el resto fueron exterminados sin piedad”, dice luego Alejandro.

Los judíos arribaron a la Argentina en cuatro etapas. La llegada masiva se produjo entre 1889 y 1914. “No llegaban a la Argentina por mera casualidad, lo hacían incentivados por un Estado que promovía la inmigración a nuestro suelo. En aquella época, el principal punto de llegada de los judíos era Estados Unidos y el segundo la Argentina”, concluye Claudio, feliz con la convocatoria.

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable:
Juan Braña
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis