Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

¿Cuándo es momento de empezar un negocio?

En esta nota te brindaremos 10 simples consejos para que evalúes cuándo es el mejor momento de comenzar un emprendimiento. (CABA) La mejor analogía para hablar de cuándo es el mejor momento para comenzar un negocio es la de tener un hijo: ¿cuándo es el momento ideal para ser madre o padre?, evidentemente no hay una sola respuesta ya que cada situación bajo su propio contexto y realidad es diferente. Y al final,...

En esta nota te brindaremos 10 simples consejos para que evalúes cuándo es el mejor momento de comenzar un emprendimiento.

IMAGEN-11552461-2

(CABA) La mejor analogía para hablar de cuándo es el mejor momento para comenzar un negocio es la de tener un hijo: ¿cuándo es el momento ideal para ser madre o padre?, evidentemente no hay una sola respuesta ya que cada situación bajo su propio contexto y realidad es diferente. Y al final, la cosa es que la gran mayoría creemos estar tomando una decisión conciente al tener un hijo, cuando en realidad solemos estar más perdidos que nunca.

 

  1. Haz lo que amas

Comenzar un negocio toma tiempo, mucho más de lo que crees, de hecho más tiempo del que ahora inviertes en tu trabajo actual. Para hacerlo exitoso vas a tener que entregar mucho más que tiempo, ve preparando para entregar tu alma misma al emprendimiento; si no es lo que verdaderamente amas y quieres ni lo empieces, se va a quedar a la mitad del camino.

  1. Se llama Google, úsalo

 

Aunque vayas hacer algo que verdaderamente ames, y por lo tanto de seguro te consideras un experto, no es suficiente “lo que sabes” de tu producto o servicio.  Vuélcate a cuanta plataforma de investigación puedas y conoce hasta el último detalle de lo que vas hacer, haciéndote preguntas como: ¿de qué tamaño es el mercado al que me quiero dedicar?, ¿quién es el líder en mi mercado y en el  mundo de lo que quiero hacer?, ¿qué investigación ya existe sobre mi negocio?

  1. Sin plan no hay negocio

 

Lo que encuentres en tu investigación se tiene que expresar en un plan con objetivos a corto mediano y largo plazo, esto es lo que es un plan de negocios en pocas palabras. Si no tienes experiencia haciendo uno, busca ejemplos e incluso platillas de cómo hacerlo por Internet. No inviertas ni un centavo sin un plan, te conviene más invitar a tus cuates a cenar y platicarles tus sueños guajiros, así por lo menos te van a seguir queriendo aunque seas pobre.

 

 

  1. Comienza desde tu empleo actual

 

Empezar un negocio puede ser muy costoso, y no cualquiera puede dejar de percibir beneficios económicos para comenzar tu emprendimiento. Si este es tu caso utiliza tu tiempo libre para empezar tu empresa y utiliza mi fórmula para Emprenderte: “Piensa en grande, hazlo en pequeño y escálalo”

  1. Lo legal y fiscal no son secundarios

Al principio puede parecer una inversión sin sentido, pero la única forma de crecer y ser éxito (sobre todo en Latinoamérica), es con sólidas bases y estrategias tanto en estas dos áreas de operación. Ten un buen abogado y ten un buen contador, que sean honestos y cobren bien por su buen trabajo, si es necesario piensa en darles una pequeña participación de tu empresa o emprendimiento para generar relaciones a largo plazo con genuino interés en tu negocio.

  1. No importa el tamaño, si la formalidad

 

Ser profesional no depende del tamaño de tu nómina o facturación, la seriedad debe de ser una de las especialidades de la casa desde el primer día.

  1. Profesionales contratan profesionales

Hay especialistas para cada cosa, asegúrate que sus credenciales sean válidas, pide referencia y entrevístalos a profundidad, es tu negocio y no quieres amateurs poniendo los pilares que fundaran el negocio. Una buena señal para medir su formalidad está reflejado en sus honorarios: ¿muy bajo?, algo está mal o podría faltar compromiso en el futuro; ¿es muy alto?, cuidado quizá estés comprando un Ferrari cuando aún necesitas el Beattle.

  1. Tener presencia en línea es esencial

Ya sea para empezar a probar un producto, generar presencia de marca, informar de nuestro servicio o contar la historia de nuestro emprendimiento, el contar con una presencia en línea es la manera más económica (en el amplio sentido de la palabra), práctica y poderosa para hacer crecer el negocio.  Ya sea para transaccionar, posicionar o consolidar un negocio, debe haber presencia en línea acorde a la estrategia de negocios.

  1. ¡El campo ya es el mismo para todos!

Tan solo hace unos años, únicamente los grandes corporativos tenían acceso a tecnología de punta de lanza para manejar sus negocios, hoy en día ya no es así. Gracias al poder de lo que ahora llamamos “la nube” (capacidad de almacenar información privada en Internet), cualquiera de nosotros podemos tener cuentas de correo con el dominio (nombre) de nuestra empresa, utilizar sofisticados CRM’so armar grandes bases de datos; pagando únicamente unos cuantos dólares por usuario al mes (de $5USD a $20USD). Todos deberíamos aprovechar lo que en licencias y plataformas ofrecen compañías como: Google, Facebook, SalesForce, 36 Signals y muchas otras.

 

  1. Show me the Money!

Cualquier negocio tienen en su seno un proceso transaccional que de forma tradicional llamamos “ventas”, y eso es lo único que hace realidad a un emprendimiento: su capacidad de generar capital basado en su producto o servicio.

Comentarios

Ingresa tu comentario