Buenos Aires, 21/11/2018, edición Nº 2198
Conecte con nosotros

Información General

La Ciudad gastará en 2019 $6 millones por día en reparar veredas

Reemplazarán baldosas por hormigón alisado. Es uno de los reclamos más repetidos entre los vecinos.

Publicado

el

(CABA) Los presupuestos gubernamentales definen criterios. Prioridades. A qué ministerio, secretaría o programa se asignan partidas mayores o menores es la expresión de las decisiones de un Gobierno. Y al analizar la gestión de las veredas porteñas, los presupuestos de 2018 y 2019 son claros: el Ejecutivo porteño usará más dinero en repararlas que el que destinará a obras en escuelas.

Este año, el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta terminará invirtiendo $ 2.059.149.870 en veredas, un monto que superó en más de $ 54 millones a la infraestructura y mantenimiento asignados a escuelas y que excedió en $ 60 millones a las obras en hospitales. Para 2019, el presupuesto para las aceras subirá a $ 2.218.500.009. En promedio, gastarán unos $ 6 millones por día. La cifra ya no será mayor a la destinada a hospitales, pero sí muy superior a lo que se asignará a escuelas, que recibirán $ 1.180.470.790, un 47% menos que las veredas.

Pero en términos de adjudicación de fondos, el presupuesto no será el único que traccionará millones a las veredas porteñas. En septiembre, el Ejecutivo de la Ciudad llamó a licitación para la “Ejecución, Rehabilitación y Mantenimiento de Aceras” por un plazo de dos años y por $ 4.445.464.744.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Convocan a una audiencia pública para aumentar la tarifa del agua en Capital y Gran Buenos Aires

¿Por qué tanto dinero en arreglar veredas? “Las empresas están rompiendo la Ciudad con sus trabajos bajo tierra, y las veredas rotas son uno de los reclamos más repetidos entre los vecinos. Lo presupuestado responde a la decisión de invertir en el espacio público. Nos parece importante mantenerlas seguras y accesibles”, le responde a Clarín la subsecretaria de Vías Peatonales, Clara Muzzio.

El área que dirige fue creada en junio de 2017. Depende del Ministerio de Ambiente y Espacio Público. Y su estructura incluye 4 direcciones generales, 10 gerencias y 18 subgerencias. En este último ítem hay categorías de todo tipo: desde subgerencias que controlan las aperturas y generan mapas de la infraestructura subterránea, hasta otra dedicada a fiscalizar en forma exclusiva en fines de semana y feriados.

Las veredas y su estado son temas de conversación y polémica. Y desde que el Gobierno de la Ciudad decidió arreglarlas en un 80% -como una forma de establecer una ‘base cero’ para luego transferirle la responsabilidad por su mantenimiento al vecino-, ocurre con ellas un fenómeno muy similar al que otros años sucedía con el asfalto, que despertaba reclamos por presuntas pavimentaciones de calles que estaban en buen estado.

“El esquema ‘romper y arreglar, romper y arreglar’ existe”, reconoce Muzzio. Y sigue: “Pero un año atrás, un 15% de las aperturas que hacían las empresas de servicios públicos eran programadas y un 85% no. Hoy la relación entre permisos urgentes (como pinchadura de un caño de gas o problema de un tendido de electricidad) y los programados es de un 60% y un 40%, respectivamente”.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Caballito: estacionó su Porsche sobre la senda peatonal y los vecinos se lo llenaron de basura

La mejora, atribuye Muzzio, está atada a una coordinación más eficiente entre el Estado y las empresas, quienes ahora están obligadas a informar sus planes de obra, para así evitar una imagen recurrente y todavía difícil de eliminar para el Gobierno: una vereda que se repara y poco después es abierta para algún arreglo subterráneo.

Todos los días, en promedio, se hacen 800 aperturas en los 19 millones de metros cuadrados de veredas que hay en la Ciudad. En noviembre, el 50% tenía algún tipo de daño, hoy esa porción se redujo a poco más del 40%, y en la Subsecretaría planean llegar al 20% en abril de 2021. Los esfuerzos, dicen, estarán concentrados en forma especial en Retiro, San Nicolás, San Telmo, Monserrat, Constitución, Recoleta, Balvanera y San Cristóbal. “Son los barrios con infraestructura más vieja y que demandan mayores servicios de emergencia. En contrapartida, Puerto Madero es la zona más nueva y con menos permisos pedidos”, agrega Muzzio. También comenta que la decisión es, donde se pueda, reemplazar las baldosas por hormigón alisando.

Las veredas tienen una capa de apenas cuatro centímetros de grosor. Por debajo de ellas, a cuatro metros de profundidad, es donde los servicios montan su estructura. Pero a pesar de ser una parte tan superficial, su gestión, en forma histórica, genera críticas. La Auditoria General de la Ciudad viene alertando desde 2016 sobre la superposición de áreas y, según afirman, la poca claridad en el gasto público en veredas. Y, a partir de la proporción que tendrá este gasto en el presupuesto 2019, la auditora Mariela Coletta (que pertenece al espacio político de Martín Lousteau) pedirá auditar el servicio. NR

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

X