Buenos Aires, 11/04/2021, edición Nº 3070
Conecte con nosotros

Destacado 2

En el último mes, quemaron 49 autos en cinco barrios porteños

Publicado

el

Hay alarma y preocupación. En treinta días fueron quemados 49 autos en cinco barrios porteños. La mayoría de los coches son de alta gama. Hay tres hipótesis: un pirómano (¿remake del chino del 2005?), un grupo anarquista o delincuentes.

Los agresores colocan una bomba molotov en una rueda para que el fuego tome todo el tren delantero. Y de ahí en más, el auto desaparece. La estadística es alarmante: 49 autos fueron incendiados en treinta días. El extraño y misterioso fenómeno ocurre en la Ciudad de Buenos Aires. Puntualmente en los barrios de Caballito, Villa del Parque, Almagro, Liniers y Pompeya. Hasta el momento se desconoce el móvil. Se habla de un loco “pirómano”, de un grupo anarquista que se adjudica los golpes desde una página web y hasta de una banda delictiva que tendría como objetivo desviar la atención de la Policía, para cometer delitos en la jurisdicción.

Sobre la calle Pedro Lozano al 3800, en Villa del Parque, están los restos de una lujosa Volkswagen Tiguan con caja automática. La prendieron fuego hace veinte días pero todavía descansa allí como un símbolo de lo que está sucediendo en el barrio.

El 18 de febrero pasado Luciano –su dueño– visitó a su novia. Cerca de las 2 de la madrugada escuchó una fuerte explosión. Cuando salió a la calle su coche era una bola de fuego.

No podía ser una casualidad. Era el tercer caso que ocurría en la misma cuadra, en menos de un mes. El 28 de enero último ardió un Cherry Tiggo, en el cual su dueña pegó un cartel: “Esto es sensación de inseguridad”. Semanas antes explotó otro vehículo de alta gama.

En Nazarre al 3600, a dos cuadras de la calle Lozano, una grúa se lleva una Hyundai Santa Fe que fue devorada por el fuego. “No sé quién fue, calculo que un loco pirómano”, dice Oscar, su dueño.

La camioneta 4×4 se prendió fuego el lunes pasado, mientras estaba estacionada sobre la vereda, en la entrada del garaje del dúplex de la familia.

La puerta del garage quedó marcada por la explosión y las escaleras de entrada a la casa llenas del polvillo que despide el fuego. “Tuvieron suerte, porque adentro hay dos autos más”, cuenta a PERFIL un amigo de la familia.

“Espero que sea una falla mecánica”, agrega Oscar con ironía. Según explica el seguro que tiene no le cubre incendio intencional.

En llamas. Según datos de la organización Defendamos Buenos Aires, en los últimos treinta días fueron denunciados 49 ataques incendiarios a autos estacionados en la vía pública. Si bien muchos de esos vehículos son de alta gama, en el listado también figuran autos de menor valor, como por ejemplo un Ford Taunus y un VW Gacel.

“Esto es altamente preocupante”, advierte el titular de la ONG, Javier Miglino, en declaraciones que reproduce el Diario Popular. “El año pasado –destaca Miglino– la cantidad de hechos registrados nunca superó los cuarenta casos”.

Sobre el móvil de los ataques existen las más variadas teorías: un pirómano que arroja bombas molotov buscando una extraña satisfacción personal, un grupo juvenil anarquista y una banda delictiva que busca distraer a la policía que recorre la zona.

“El anarquismo no existe más”, opina una mujer que vive enfrente de donde quemaron la Tiguan. Si bien los vecinos de los barrios afectados “no abonan” la hipótesis anarquista, desde el blog “Liberación Total” se adjudican los ataques: “Con cada cámara nueva que el Estado instala en la Ciudad de Buenos Aires, se pierden varios metros de libertad más”. Según explican, el objetivo es atacar “la producción, la mercancía y los vehículos que transportan” a la gente que está conforme con “este mundo opresor”.

“Asumimos la responsabilidad por los ataques incendiarios a vehículos de lujo en Villa del Parque y en Caballito en el mes de diciembre del pasado año y en enero último, siendo decenas de autos y camionetas que ardieron en las calles controladas por la burguesía de estos barrios despreciables que atacamos”.

En uno de sus posts detallan uno de sus ataques: “Una vez más quemamos una camioneta de lujo, pero esta vez el vehículo tenía unas dimensiones gigantescas, por lo que creemos que los daños pudieron ser cuantiosos”. Desde el blog se plantea un escenario violento y combativo: “No crean que les va a resultar fácil deshacerse de la presencia contagiosa de los amantes de la libertad. Tendrán que utilizar sus mejores armas y estamos dispuestos a continuar la ofensiva”.

Un cuento chino

Los ataques incendiarios recuerdan una serie de hechos que a mediados de 2005 despertaron un enorme misterio en la Ciudad de Buenos Aires.

En total, se quemaron nueve mueblerías y colchonerías de los barrios de barrios porteños de Villa Crespo, Palermo, Flores, San Cristóbal y Villa Devoto.

Los casos ocurrieron en un lapso de veinte días. Según testigos, el pirómano se movilizaba en bicicleta y usaba combustible para prender fuego los locales.

A medida que ocurrían los ataques, se tejían distintas hipótesis, muchas de ellas disparatadas.

Finalmente el misterio se develó cuando detuvieron al presunto autor. Era un hombre de nacionalidad china, famoso por su particular apodo: le decían “Fosforito”.

En aquel entonces, Qin Zhong Li tenía 26 años. Fue detenido y condenado a tres años y medio de prisión. Salió en libertad tras pagar una fianza de cinco mil pesos. Dos años después lo volvieron a detener sobre el puente de la Autopista del Oeste. Llevaba una mochila y una caja con nueve botellas con combustible. Pero lo frenaron a tiempo.

Comentarios

Ingresa tu comentario

Anuncio

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: RE-2019-73344925-APN-DNDA#MJ


contador de visitas gratis