Buenos Aires, 19/01/2018, edición Nº 1892
Conecte con nosotros

maraton

Hidratación: la clave para un buen rendimiento físico

Fundamental.

Publicado

el

hidratacion

(CABA) Hay que tener en cuenta que las personas somos un 60 % agua, por lo tanto, para que nuestro organismo funcione correctamente es esencial mantenerlo con la proporción de líquido que le corresponde. No hidratarse lo suficiente puede traer varias consecuencias, sobre todo en los deportistas, que mediante el sudor pierden el agua corporal. Por eso, es fundamental beber agua antes, durante, y después del entrenamiento.

La deshidratación tiene un impacto negativo sobre la salud y sobre el rendimiento físico. Dolores de cabeza, mareos, náuseas o calambres, son algunas de los síntomas que puede provocar no tomar suficiente líquido. Basta que una persona que esté corriendo sufra una deshidratación de sólo un 2 % de su peso corporal para que su rendimiento se vea afectado y empiece a notarse más cansado, lento y torpe, aumentando también el riesgo de lesionarse.

El grado de hidratación es directamente proporcional al nivel de sudoración pero no hay que esperar a sentir sed para tomar líquido. Para llegar a los niveles adecuados de consumo de líquidos para hacer una actividad física, como correr, es necesario saber algunos consejos:

Antes de ejercitarse:
Se recomienda beber aproximadamente medio litro de agua una o dos horas antes de salir a correr para que el atleta comience la actividad bien hidratado. Esto permite un menor aumento de la temperatura corporal y disminuye la percepción del esfuerzo.

Durante el ejercicio:
“Llevar una botellita de agua a las clases a veces no es suficiente porque durante la actividad eliminamos minerales por medio de la transpiración y allí comienza el proceso de deshidratación”, explica Cecilia Urteaga, profesora del Running Team La Deportista. Como valor aproximado, el atleta necesita tomar 1 litro de líquido por cada 1.000 kcal consumidas con una distribución adecuada. Debe beber en intervalos regulares y cortos con el fin de ir reponiendo el agua y los electrolitos perdidos y mantener los niveles de glucosa en sangre. Pero Urteaga además recomienda otro tipo de bebidas: “sobre todo en actividades de más de una hora de duración, buscaremos bebidas isotónicas, para que los las células de nuestros músculos actúen en equilibrio y a medida que se pierden iones y nutrientes, se vayan recuperando mediante las bebidas deportivas”.

Después de ejercitarse:
La reposición de líquidos después del ejercicio es fundamental para la adecuada recuperación y debe iniciarse tan pronto como sea posible. “El estar bien hidratados contribuirá a una rápida recuperación del atleta y así estar listo para la próxima sesión de entrenamiento”, concluye la profesora de La Deportista. Una manera práctica de determinar la cantidad de líquidos que hay que reponer es que el deportista se pese antes y después de entrenar: la diferencia entre ambos pesos señala el líquido perdido, y por tanto, es el que hay que consumir para rehidratarse correctamente (no de golpe o puede sentar mal).

Hidratarse durante el entrenamiento y las carreras no es pérdida de tiempo, al contrario, gana en rendimiento.

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable:
Juan Braña
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis