Buenos Aires, 09/12/2019, edición Nº 2581
Conecte con nosotros

Barrios

Open House propone visitar las villas Fraga, Papa Francisco y Rodrigo Bueno

Se podrán recorrer las nuevas urbanizaciones realizadas por el Instituto de la Vivienda de la Ciudad.

Publicado

el

(CABA) El 9 y 10 de noviembre se realiza en Buenos Aires una nueva edición de Open House. Como en años anteriores es una oportunidad de recorrer y conocer por dentro edificios de gran valor arquitectónico, patrimonial y cultural que habitualmente están cerrados para el público general.

La lista es amplia y variada. Las obras van desde los clásicos Pasaje Barolo, Palacio de Aguas Corrientes, pasando por obras modernas consagradas como el Edificio Comega, el Banco Hipotecario (ex Banco de Londres). También hay obras de vanguardia, como la sede del Gobierno porteño en Parque Patricios y nuevas urbanizaciones de villas realizadas por el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) (ver www.openhousebsas.org).

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Video: Un hombre desmayó de un golpe a una mujer en el subte y fue retenido por los pasajeros

Seguramente esta ampliación de criterio responde a una forma de valoración del patrimonio que ha ido cambiando, tal como señalara el viernes pasado Alberto Petrina en la presentación del libro “Patrimonio Ferroviario Monumental”, obra póstuma del investigador Jorge Tartarini. Al principio se registraba solo la arquitectura colonial; luego se le dio lugar a las obras monumentales de la generación del 80. Más tarde, también a la Arquitectura Moderna y a la vivienda de interés social.

Las urbanizaciones que forman parte de los recorridos de Open House son buenos ejemplos de aportes al tema de la vivienda social. En esos barrios se han levantado una cantidad considerable de nuevas viviendas donde se están alojando las familias que vivían en estado de hacinamiento, los que ocupaban las trazas de las calles que tuvieron que abrirse para integrarlas a la ciudad y los que vivían en los sectores que tuvieron que demoler para abrir patios de ventilación e iluminación a las viviendas existentes, operación que los especialistas llaman “esponjamiento”.

Según Clarín, los nuevos bloques de vivienda de la urbanización Rodrigo Bueno, Playón de Chacarita (también conocido como Fraga) y Papa Francisco (al lado de la Villa 20) no tienen nada que envidiar a las viviendas nuevas de cualquier barrio de la Ciudad. Sus dimensiones son mayores a las estándar, con amplios pasillos, living comedor, cocina y hasta tres dormitorios. En general son de planta baja, dos pisos por escalera y arriba, un dúplex, artilugio usado para prescindir del ascensor.

Los conjuntos, divididos en consorcios de pocas unidades, garantizan que el mantenimiento no sea inmanejable como sucedió con la mayoría de los históricos conjuntos habitacionales. Comparten patios y lugares de encuentro de escala adecuada, con bancos, juegos, áreas verdes que prefiguran una buena calidad de vida.

La idea es que esta transformación de villa a barrio, o de ciudad informal a formal, genere un proceso virtuoso que “contamine” al resto de la villa histórica revitalizando su tejido.

En Fraga esas áreas de encuentro son bien generosas y se abren hacia el Norte, la mejor orientación.

En Papa Francisco, hay dos tipologías, la de las viviendas construidas en una primera etapa que dan a patios cerrados; y las de la segunda etapa, muy conectadas con el espacio público y de una escala que hace recordar a las piazzas secas italianas, bordeadas de construcciones de mediana altura y con una riquísima variedad de fachadas.

Por último Rodrigo Bueno penetra como península urbana a la vera de la villa histórica homónima sobre el canal y con la Reserva Ecológica al otro lado.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Desarrollan una guía de lenguaje para que la Justicia logre comunicar en forma clara

Un dato interesante de esta urbanización es que entre las nuevas viviendas y la Reserva generaron una zona que Jorge Jáuregui, autor de varias urbanizaciones de villas en Rio, llama “interfase”.

Allí funcionará un centro cultural, el “Faro de la Cultura”, proyectado por el estudio Monoblock; y, además, ya abrió un patio de comidas, que ofrece productos y platos regionales a los miles de visitantes que circulan por la Reserva y Puerto Madero los fines de semana. La iniciativa es un paso más hacia la integración de la villa histórica y de la nueva urbanización con el resto de la Ciudad. NR

Comentarios

Ingresa tu comentario

Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

X