Dolor de Rodillas: ¿Quién no ha tenido alguna vez dolor de rodillas haciendo deportes o alguna actividad? | Noticias de Buenos Aires
Buenos Aires, 21/08/2018, edición Nº 2106
Conecte con nosotros

Salud

Dolor de Rodillas: ¿Quién no ha tenido alguna vez dolor de rodillas haciendo deportes o alguna actividad?

Marcelo Barroso Griffiths, quiropráctico AQA te muestra algunos consejos prácticos para hacer en casa y evitar los dolores de rodillas luego de hacer deporte.

Publicado

el

Una rodilla flexible, debe trabajar una compleja red de huesos, cartílagos, ligamentos, músculos y tendones. El dolor de rodilla es una afección muy común, que se manifiesta en personas de cualquier edad y, si no se atiende a tiempo, puede llegar a condicionar el desplazamiento de forma permanente.

La rodilla es una de las articulaciones más complejas, que nos ayuda a desplazarnos, y es uno de los grandes amortiguadores de nuestro cuerpo.

Encontrar el origen implica un análisis global del paciente. Y, por supuesto, va más allá de enfocarnos solamente en la sintomatología de la articulación.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Los beneficios de una alimentación con grasas esenciales

Esta articulación asume la particularidad de tener una mecánica sumamente fina en su funcionamiento. Por consiguiente, la pueden afectar incluso traumas suaves, directamente sobre ella, o sobre estructuras vecinas. En su movimiento se comporta como una bisagra, que sujeta dos extremos: el fémur, por un lado, y la tibia y el peroné, por el otro.

Asimismo, la rodilla está unida fuertemente por ligamentos que no solo la sujetan, sino que también le dan estabilidad. Podemos decir que los ligamentos son estructuras que sirven de almohadas de las superficies articulares, y que soportan toda la presión a la que está sometida esta articulación. Por otra parte, la rodilla está acompañada por fuertes paquetes de músculos y bolsas serosas, que facilitan el desplazamiento articular.

Cuando hablamos de lesiones que pueden generar molestias y dolor, podemos nombrarlas distensiones ligamentosas y tendinitis. Pueden producirse por un trauma directo sobre estas articulaciones, como un golpe, un mal apoyo, etc. Incluso, llegan a afectar la estabilidad de los tendones, generando la sensación de que la rodilla se “afloja”.

La rodilla también se puede afectar hasta el punto del desgaste. Esto no solo es secuela de la edad, sino que además se produce por estar sometida a traumatismos frecuentes, provocando una artrosis o una osteoartritis.

Como la rodilla es una bisagra, de su correcto funcionamiento depende el buen alineamiento biomecánico de las estructuras vecinas, como la columna vertebral. Por esta falta de alineamiento, puede haber dolores lumbares o alteraciones en las formas de la columna, que afectan la dirección de la transmisión de las fuerzas, sobrecargando la rodilla y generando disfunciones.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Corazón sano: revelan cuánto tiempo de ejercicio se necesita para revertir los efectos de una vida sedentaria

Cabe aclarar que existen factores de predisposición que ocasionan dolores en esta articulación. Podemos enumerar algunos importantes como el sobrepeso, el sedentarismo y la ausencia de ejercicio.

Para favorecer el buen trabajo de la columna vertebral, será necesario potenciar el correcto funcionamiento biomecánico de la rodilla. Sabemos que los músculos, ligamentos y tendones funcionan mejor con un sistema nervioso libre de interferencias. Justamente, de esto se encargará el quiropráctico.

Ante un dolor agudo es fundamental el reposo y el hielo. Pero también será importante la vuelta a la actividad física, de manera controlada y gradual, potenciando el funcionamiento articular y muscular en el movimiento.

EJERCICIOS SENCILLOS PARA HACER EN CASA

Sentarse al borde de una silla. Desde esta posición realice flexión y extensión de rodillas de manera alternada

 

 

 

 

 

Acostado boca arriba, con los brazos al costado del cuerpo, elevar una pierna a 90º. Bajar lentamente la pierna estirada y sin flexionar hacia el piso. Repetir el ejercicio con la otra pierna.

Acostado boca arriba, con los brazos al costado del cuerpo, flexionar una pierna acercándola al pecho, Bajar y repetir el ejercicio con la otra pierna.

Acostados y con los brazos estirados a los costados, elevar una pierna hasta formar una ángulo de 45º. Extender todo lo que pueda la rodilla y pierna, para descenderla lentamente, hasta el plano del suelo. Realizar alternadamente con ambas piernas

Acostado boca abajo realiza flexo extensión de rodillas tratando de acercar el talón a los glúteos de manera gradual, si al apoyar la rodilla en el suelo molesta, puede colocar algún elemento blando debajo de ella.
Realizar alternadamente con ambas piernas

Escrito por Marcelo Barroso Griffiths (Matrícula 9784), quiropráctico AQA ( www.vertebralle.com )

Comentarios

Ingresa tu comentario

Anuncio




Más leídas

Propietario y Editor Responsable: Juan Braña
Director Periodístico: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

X