Buenos Aires, 23/02/2018, edición Nº 1927
Conecte con nosotros

Destacado 2

Hoy, “apagón telefónico” por los problemas en los celulares

Publicado

el

Convocan a no utilizar los aparatos entre las 16 y las 17 como protesta ante los reiterados trastornos para hablar y el precio de los abonos; el sector es el que más quejas recibe por deficiencias de servicio.

(Ciudad de Buenos Aires) ¿Apenas una catarsis en espera de un cambio real? Hoy, a las 16, muchos argentinos apagarán, por una hora, sus teléfonos celulares . Lo harán en protesta por el servicio de telefonía móvil que dan las operadoras locales, con llamadas que se cortan, zonas con mala señal y un errático servicio de conectividad de datos. La convocatoria surgió en las redes sociales, y el grupo más conspicuo detrás de la medida se llama Apagón Celular (https://www.facebook.com/groups/apagoncelular/), aunque no es el único que llama a desconectar los aparatos entre las 16 y las 17.

Los motivos son conocidos por los casi 35 millones de usuarios de telefonía celular que diversas consultoras estiman que hay en funcionamiento en el país. Las llamadas se cortan en ocasiones . Los mensajes de texto llegan por lo general al instante a destino, pero a veces tardan horas. Y depender de la conexión 3G del teléfono es una tarea que, para muchos, tiene que ver más con la fe que con la tecnología. Las quejas también llegan por la tasación de las llamadas: en la Argentina se fracciona por minuto, mientras que otros países han implementado el cobro cada diez segundos. Y por facturaciones extemporáneas y una letra chica en los contratos -sobre todo en lo referido a la conexión a Internet- que no siempre les deja en claro a los usuarios qué incluye el abono.

Que las operadoras hayan anunciado que aumentarán sus tarifas en las últimas semanas tampoco ayuda: entre el 9 y el 12% para varios planes de Movistar, 9% en promedio para los abonos de Personal (ya se aplicó) y un monto similar que Claro definirá de aquí a fin de año. Así, las operadoras de telefonía móvil están en el primer lugar entre las quejas recibidas por la Dirección General de Defensa y Protección del Consumidor, que depende de la Subsecretaría de Atención Ciudadana, con el 20% de los 6325 reclamos registrados en la primera mitad del año.

Desde marzo último es posible cambiar de proveedor de telefonía sin perder el número (la llamada portabilidad numérica); según Claro, son unos 40.000 usuarios al mes los que cambian de compañía. Más alto es el número de personas que mutan sin preocuparse por el número: a principios de 2012 eran 20 millones de líneas al año para todo el mercado, según Personal.

Son muchas las razones por las que el servicio es deficiente; las más visibles tienen que ver con una tecnología que no hace magia y que choca con el crecimiento en la cantidad de líneas, tanto de teléfonos como de tablets, netbooks y antenas 3G. En 2011 se vendieron 13,7 millones de teléfonos, mientras que este año se superarán los 14 millones de equipos, según estimaciones de la consultora Carrier y Asociados, que calcula que el 43% de los usuarios de telefonía móvil cambió el equipo en el último año, y que lo hizo en el 62% por un equipo con conexión a Internet, sea un smartphone o un teléfono más modesto, pero con Wi-Fi o 3G y acceso a mail, chat y redes sociales.

 

Los teléfonos conectados a Internet le ponen una mayor carga a las redes de las operadoras, que ya están atestadas, entre otras cosas porque están usando la red en forma permanente, descargando mensajes, aplicaciones y archivos, o haciendo streaming de música, etcétera.

Además, en los últimos 12 años el espectro radioeléctrico disponible ha quedado estático, mientras el número de usuarios ha crecido diez veces, al tiempo que se sumaron servicios (como los SMS y la conexión de datos) que también usan ese mismo espectro.

Cada operadora tiene un rango de frecuencias asignadas, que usa en el entramado de celdas y antenas con las que da servicio a los diferentes celulares dentro de su área de cobertura. Las alternan en cada sector para reutilizarlas: más espectro equivale a un rango de frecuencias mayor, a más capacidad en la red y a la posibilidad de dar un servicio de mejor calidad.

Una alternativa a la falta de espectro es aumentar el número de antenas, pero esto tiene una complejidad técnica mayor. A la vez, varios municipios en todo el país están impidiendo la instalación de antenas nuevas y exigiendo la remoción de las que ya están, a pedido de ciudadanos que las consideran insalubres y antiestéticas. Si hay menos antenas, hay más usuarios conectados a cada una de ellas, y esto afecta la calidad del servicio.

Las empresas del sector afirman que el uso de la tecnología LTE (el sucesor del 3G) mejoraría esta situación, ya que incorpora frecuencias nuevas y hace un uso más eficiente del espectro. La migración de los usuarios intensivos de telefonía móvil a estas redes, además, descomprimiría las de 3G, como si se ensanchara una avenida y se agregara un carril rápido. Pero para eso el Estado aún debe licitar las frecuencias.

 

Comentarios

Ingresa tu comentario

Anuncio


Más leídas

Propietario y Editor Responsable:
Juan Braña
Domicilio Legal: Pedernera 772
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5345330


contador de visitas gratis

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
X