Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

YPF subió el precio de sus naftas

Las subas rigen desde las cero de ayer en casi todo el país; aunque hay precios tope, otras petroleras la seguirían (CABA) Apenas cinco días después de las elecciones legislativas, la estatizada YPF, la principal jugadora del mercado de combustibles con un 55% de la demanda, aplicó aumentos en las naftas y el gasoil en estaciones de servicio de casi todo el país. Tras la remarcación de sus pizarras, que...

Las subas rigen desde las cero de ayer en casi todo el país; aunque hay precios tope, otras petroleras la seguirían

Bandera-de-YPF-y-Bandera-Argentina-parabuenosaires
(CABA) Apenas cinco días después de las elecciones legislativas, la estatizada YPF, la principal jugadora del mercado de combustibles con un 55% de la demanda, aplicó aumentos en las naftas y el gasoil en estaciones de servicio de casi todo el país.

Tras la remarcación de sus pizarras, que se realizó de manera remota desde la torre de la empresa en Puerto Madero a las cero hora de ayer, el litro de su nafta premium cuesta $ 8,639, un 6,43% más que los $ 7,896 que valía el mismo producto anteayer.

El resto de los combustibles también sufrió incrementos. La súper cuesta ahora $ 7,819 el litro, el gasoil $ 7,169 y el Euro -su versión más sofisticada, que se utiliza en autos de alta gama- $ 7,983; es decir, un 6,5%, un 5,9% y un 5,44% más.

Pese a los últimos aumentos, YPF permanece entre las petroleras con menor precio del mercado, por detrás de Shell y de Petrobras. Al menos por el momento, sin embargo, quedó en la ciudad de Buenos Aires un peldaño por encima de Axion, la empresa de la china Cnooc y los hermanos Bulgheroni que opera todavía bajo la marca de Esso.

De acuerdo con un informe privado, YPF había aplicado el último aumento de precios el 3 de julio. Desde ese momento, sin embargo, sus competidoras aplicaron diversos ajustes.

El resto de las empresas no dio una respuesta concreta con respecto a modificaciones inmediatas en los precios. En una de ellas, sin embargo, sostuvieron que se manejan sobre la base de los movimientos de YPF, debido a que sus decisiones traccionan al resto del mercado.

Sucede que el sector de estaciones de servicio se mueve sobre la base de un fino equilibrio: si una petrolera aumenta los precios muy por encima de su competencia, sacrificaría ventas, mientras que la que queda más rezagada capta una porción mayor de una demanda que en muchos días del año es mayor que la oferta. Eso las conduce a los quiebres de stock y las largas colas en las bocas de expendio más convenientes.

A nivel nacional, el correlato de esa estrechez son las importaciones de combustibles, que mostraron un aumento significativo en los últimos años.

Hay, de todas maneras, una diferencia comercial importante entre la líder del mercado y sus seguidoras: mientras que la empresa que conduce Miguel Galuccio vende en consignación el combustible y, por lo tanto, es responsable por su precio final, el resto de las empresas, en cambio, fija los precios en sus propias estaciones de servicio (Shell, por ejemplo, tiene 49 sobre un total de 632 que llevan su bandera). Pero no el de los dueños de estaciones que visten su marca. Ese grupo opera bajo el sistema de reventa, por lo cual pueden fijar los valores y retocar las pizarras de acuerdo con su propia voluntad.

“YPF tiene margen todavía porque tiene el combustible más barato. Para llegar al tope fijado por Moreno, le queda bastante margen”, sostuvo Rosario Sica, presidente de Fecra, la federación de estaciones de servicio que reúne a dueños de bocas de expendio de Capital y el Gran Buenos Aires.

Comentarios

Ingresa tu comentario