Buenos Aires, 24/05/2017

Ya no es suficiente dormir seis horas

Afirman que descansar ese tiempo causa los mismos problemas cognitivos que provoca no dormir y no mejora el rendimiento cognitivo

(CABA) Los humanos necesitan del dormir tanto como del oxígeno, el alimento y el agua. La cuestión es cuánto tiempo es necesario para tener un sueño que realmente descanse para rendir bien al día siguiente. Ahora, un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania, en los Estados Unidos, confirma que descansar seis horas es sinónimo de no haber dormido. Porque esa cantidad limitada de horas de sueño hace que las personas sigan agotadas, con mal humor y con problemas de rendimiento durante el día.

En cambio, dormir al menos ocho horas es clave para poder rendir al día siguiente. El trabajo fue publicado en la revista Sleep y demuestra que los déficits cognitivos y de rendimiento en las personas que duermen seis horas son muy similares a los de personas que no pegan ojo durante dos días seguidos.

En el estudio, hubo 48 participantes que tenían entre 21 y 38 años. Se dividieron en cuatro grupos de sueño y se indagó en el comportamiento físico y también psicológico. Un grupo durmió las ocho horas (que habitualmente se recomiendan) durante dos semanas. Un segundo grupo descansó seis horas también durante dos semanas. Al tercero, le asignaron tan solo cuatro horas de sueño en dos semanas y a un último grupo se les privó de dormir durante dos días seguidos. Y los resultados arrojaron algunas sorpresas.

Según informó La Vanguardia, las personas que rindieron con más normalidad fueron las personas que habían descansado las ocho horas reglamentarias. Al décimo día de trabajo, el resultado demostró que los que habían descansado 6 horas rendían igual de mal que los que no pegaron ojo durante dos días y su “comportamiento cognitivo fue igual de pobre”. Para los investigadores quedó demostrado que no había diferencias entre el segundo y el cuarto grupo y concluyeron que dormir 6 horas o menos tiene secuelas muy similares a las de aquellas que no habían dormido durante dos días seguidos.

Stella Maris Valiensi, especialista en medicina del sueño del Hospital Italiano y del Hospital Británico de Buenos Aires, opinó que los resultado del estudio eran “un gran logro”. “Hay que prestar atención que las 8 horas de sueño serían ideales para la población de adultos. Los niños, los adolescentes y las personas mayores necesitan diferentes cantidades de horas de sueño”. Además, agregó: “Se puede creer que dormir 8 horas significa acostarse a las 22 horas y levantarse a la 6 horas, pero hay que ver si realmente se durmió satisfactoriamente esa cantidad de horas. Si se tiene un sueño fraccionado por despertares diversos (como ronquidos y apneas, por movimientos), el rendimiento cognitivo va a ser pobre o ineficiente”.

En tanto, Claudio Podestá, neurólogo y jefe de la unidad de medicina del sueño del Fleni, valoró también el estudio, pero aclaró que las personas mayores duermen menos de 8 horas y les resultan suficientes. “Los adultos jóvenes -alertó Podestá- no deberían subestimar las 8 horas de sueño como hoy lo hacen. Porque la privación de sueño afecta la función cognitiva, la memoria, y la motricidad fina, y puede llevar a que se cometan accidentes laborales o en el tránsito. Dormir no es una pérdida de tiempo, sino una ganancia para la salud”. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario