Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Woody polémico: de acusaciones de pedofília al Centro Cultural Borges

La exposicióndel artista Hugo Echarri está compuesta por diversas técnicas: pintura, dibujo, videos, fotografías y fotogramas de películas intervenidos. Se podrá visitar la exposición a partir de mañana hasta el 6 de marzo en el Centro Cultural Borges, Viamonte y San Martín, de lunes a sábados de 10 a 21, y domingos y feriados de 12 a 21. Woody Allen está en boca de todos. Y esta vez no es...

La exposicióndel artista Hugo Echarri está compuesta por diversas técnicas: pintura, dibujo, videos, fotografías y fotogramas de películas intervenidos. Se podrá visitar la exposición a partir de mañana hasta el 6 de marzo en el Centro Cultural Borges, Viamonte y San Martín, de lunes a sábados de 10 a 21, y domingos y feriados de 12 a 21.

woody allen

Woody Allen está en boca de todos. Y esta vez no es tanto por su elogiada obra, sino por su controvertida vida privada . Mientras su última película, Blue Jasmine, cuenta con tres nominaciones a los premios Oscar y Hollywood lo colma de homenajes, su hija adoptiva Dylan Farrow reiteró públicamente, mediante una carta en The New York Times, una denuncia de abuso sexual en su contra. Ahora, justo en medio de la polémica generada alrededor de su persona, el Centro Cultural Borges inaugurará mañana una muestra artística en tributo al cineasta norteamericano, titulada “Queremos tanto a Woody“. Curada por Diana Saiegh y Virginia Fabri, la muestra, a cargo del artista y juez Hugo Echarri, es un recorrido por la vida de Allen, sus películas, influencias, su talento musical y, también, sus complejas relaciones familiares. La exposición se podrá visitar a partir de mañana hasta el 6 de marzo en el Centro Cultural Borges, Viamonte y San Martín, de lunes a sábados de 10 a 21, y domingos y feriados de 12 a 21

La muestra es un tributo al artista y a su obra. Ellas van a perdurar cuando ya no esté, independientemente de lo que se está investigando ahora y sobre lo cual yo no tomo partido porque no conozco ni siquiera personalmente a Woody. Es un tema privado y tendrá que decidir la justicia. Acá hay que distinguir entre eso y su imagen pública y su obra“, afirma Echarri, en referencia a la polémica que surgió tras la acusación de Farrow, que contó con detalles cómo su padre supuestamente abusó sexualmente de ella cuando tenía 7 años.

En realidad, la apertura de la muestra se encuentra con esta polémica de casualidad: “Es una obra sobre un personaje y un gran artista, eso es lo que se quiere transmitir, aunque la apertura se dé en este contexto de polémica“, afirma Fabri. “La obra comencé a pensarla desde fines del año pasado“, agrega Echarri.

Una particularidad de la muestra es que combina armoniosamente pinturas, videos y música: está integrada por 25 piezas de gran tamaño, diapositivas, dibujos en movimiento y varias proyecciones de cortos compuestos de fotogramas de películas y retratos de Allen, dispuestos por las paredes y el piso de la sala. Todo eso, acompañado por una música compuesta especialmente para la muestra por el propio Echarri.

Las obras plásticas resaltan la visión del artista argentino sobre Allen y están caracterizadas por su fuerza y el uso de colores brillantes. Algunas capturan escenas y personajes de sus películas más célebres y otras retratan momentos en la vida del director y escritor: su amor por la música, su infancia, las influencias de Sigmund Freud y Groucho Marx y su relación con Mia Farrow, en una pieza novedosa, en la que Echarri retrata a la pareja de espaldas, invirtiendo una vieja foto sacada en el set de la película Maridos y esposas en la que se los ve discutiendo. Está pintada sobre una superficie de acrílico transparente y dispuesta de tal forma que se puede apreciar de ambas caras. “Es una novedad en cuanto al soporte y es una forma de demostrar el conflicto entre ambos, de demostrar que algo ahí ya no iba más“, cuenta Echarri.

Otra característica es el uso artístico de distintos videos. Tan llenos de dinamismo y colores como las pinturas, están compuestos por imágenes de películas, pinturas de Echarri y retratos de Allen que se superponen y explican la interpretación del artista sobre la vida del director. “Como el homenaje es a la obra de Woody y ésta es fundamentalmente cinematográfica, me pareció muy interesante incorporar una especie de cuadros en movimiento“, explica Echarri acerca de cómo nació la idea de hacer esta muestra en distintos formatos.

En uno de ellos, que está acompañado por una música nostálgica que parece transportar la mente a alguna escena de sus películas -y que también está compuesta por Echarri-, el artista le rinde un homenaje emotivo al creador de Annie Hall : “Se trata de un Woody Allen ya entrado en años, mirando para atrás y haciendo un repaso sobre su vida“, describe Echarri.

El artista, que se confiesa fanático del estilo cinematográfico de Allen, destaca su habilidad de retratar situaciones difíciles que caracterizan al hombre de hoy: “El cine de Woody ha sido siempre un cine de autor, como a mí me gusta, como el de Fellini, Bergman o Kurosawa -dice-. Siempre toca temas serios y profundos, pero los aborda con un costado cómico e irónico que los hace más llevaderos. Es un personaje muy rico en el sentido de su obra, además de ser un gran escritor.

Echarri sabe hacer convivir en su vida varios oficios: es pintor, escritor, músico y, también, juez. “A pesar de que se relacionan muy poco, son dos de mis grandes pasiones”, explica refiriéndose al derecho y el arte. “El arte es anterior al trabajo en la Justicia, porque de chico ya pintaba y escribía música. Después fui llevando ambas pasiones en forma paralela“, dice, y agrega: “El juez no tiene la libertad que tiene el artista. Como juez tengo las limitaciones del derecho, los casos y demás elementos de los que no me puedo salir. Como artista tengo la libertad que yo quiera. Después. habrá gente a la que le gusta lo que hago y gente a la que no, pero ésa es la gran ventaja del artista y es lo que me permite compensar“.

La muestra homenaje a Woody Allen, que le llevó dos años, no es la primera que expone Echarri. El año pasado estuvo presente también en el Borges con una muestra sobre el Gauchito Gil.

Marcada por su creatividad y rica en matices y polémicas, la vida y obra de Woody Allen, como su interpretación en esta muestra de Hugo Echarri, podrán gustar o no, pero no pasarán inadvertidas.

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario