Buenos Aires, 23/11/2017, edición Nº 1835

Wi-Fi gratis: la villa 1-11-14 del barrio de Flores es donde más se lo utiliza

La villa 1-11-14 es el lugar de Buenos Aires donde más se usa Wi-Fi gratuito.

(CABA) La villa 1-11-14 es el lugar de Buenos Aires donde más se usa Wi-Fi gratuito. La ciudad tiene hoy una red que se extiende a 377 puntos. Y los habitantes de este precario barrio del Bajo Flores consumen 21,7 gigabytes (GB) por día, el 3,5% del total de la red (620 GB diarios).

El alto costo de Internet es la primera causa que explica la tendencia a aprovechar esa prestación en los rincones más vulnerables. Como contrapartida, en las plazas y los espacios públicos la gente teme usar sus dispositivos tecnológicos conectados al Wi-Fi por temor a los robos.

Las villas 21-24, 20 y 6, Los Piletones, Ciudad Oculta y el Barrio Ramón Carrillo encabezan la lista de consumo de conectividad gratuita. Entre todos, alcanzan el 15% de la demanda diaria (93 GB). Superan a los muchos lugares que tienen acceso libre a Internet, como estaciones de subte y de Metrobus, museos, centros comunales y plazas.

Mientras en la villa 1-11-14 se utilizan 21 GB por día, en el polideportivo Parque Patricios la demanda alcanza a 11,3 GB (1,8% del total); en la Facultad de Derecho, 7,9 GB (1,3%), y en la plaza Lavalle, 6,4 GB (1%).

La contrapartida de lo que ocurre con las villas se da en los espacios públicos. Contra lo que se puede esperar, la conectividad es menor y el miedo a los robos es un elemento clave. “Está bueno tener Internet en un parque público, pero la verdad es que yo no me animo a sacar la notebook para mirar mails en la plaza Houssay, por ejemplo. Creo que te la roban en cinco minutos. Es un peligro”, dijo Eugenia Bernal, estudiante de Administración en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA.

Según el ministro de Modernización porteño, Andrés Ibarra, “en las zonas más vulnerables la conexión privada a Internet es menor que en el resto de la ciudad, ya sea en hogares o comercios. De este modo, BA Wi-Fi, la red pública, se transforma en una alternativa muy práctica para los vecinos de esos lugares y eso explica su consumo sostenido”.

Hoy, en la Capital hay 14 villas, 24 asentamientos y dos núcleos habitacionales transitorios, según la Dirección General de Estadística y Censos local. Según estimaciones oficiales, vivirían en ellos más de 300.000 personas, 70% más que hace cuatro años.

Emilio Giménez es un referente barrial de la villa 1-11-14. “Sé que hay Wi-Fi libre en algunas zonas, pero el alcance no es mayor a una cuadra. Tampoco es fácil conectarse, porque evidentemente se usa mucho y la red se satura. Igual, acá no pagamos la conexión al mismo precio que en otros lados de la ciudad… Por ahí con 300 pesos por mes se puede arreglar el asunto y listo”, contó Giménez.

En la 1-11-14, al igual que en otras villas, numerosos habitantes tienen antenas de DirecTV o circuito cerrado de televisión por cable. Fuentes oficiales reconocen que los módems de Wi-Fi de la Ciudad ubicados en estos lugares se instalan ocultos para “evitar que se los roben”.

CÓMO FUNCIONA

La red BA Wi-Fi está disponible las 24 horas, los 365 días del año. Ofrece 377 puntos de acceso que permiten que se conecten hasta 30 personas en simultáneo. En junio pasado, la Ciudad contabilizó más de 200.000 usuarios mensuales del servicio. “Es nuestro compromiso garantizar el ancho de banda necesario y el control de contenidos no apropiados para los vecinos. En mayo de este año hemos puesto en marcha un servicio móvil BA Wi-Fi que permite difundir la señal e informar e instruir al público sobre las particularidades del servicio”, dijo Ibarra.

Alejandro Artopoulos, profesor especialista de la Universidad de San Andrés, comentó que “el acceso a la red inalámbrica es una necesidad permanente, ya que los planes de las telefónicas son muy caros y tener esta disponibilidad es muy positivo”.

Aunque advirtió: “La Ciudad debería resolver la conectividad de las escuelas públicas, que es paupérrima. Los colegios están conectados con un ancho de banda muy bajo, de 5 a 10 megas, cuando deberían tener 100 megas. Y el uso real [de Internet] en las aulas de los colegios es marginal”.

En el gobierno porteño indicaron que Buenos Aires cuenta con 130,1 km de fibra óptica y una red que alcanza los 611 enlaces de datos. “El datacenter contiene más de 500 servidores. Disponemos de equipamiento de almacenamiento de datos que contiene 300 TB de información, equivalente a 300.000 GB”, informó un vocero del área de Modernización.

En 2017, Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gobierno electo que asumirá en diciembre próximo, prevé llevar de 377 a más de 600 los puntos de Wi-Fi gratuito en la ciudad. Incluirán el 100% del microcentro, el Distrito de las Artes, el Distrito Tecnológico y más estaciones del subte y Metrobus.

wi fi

wi fi 2

Comentarios

Ingresa tu comentario