Buenos Aires, 23/03/2017

Vuelven a presentar un proyecto para prohibir fumar al volante en la Ciudad

Tres diputados lo presentaron nuevamente porque perdió estado parlamentario. Estadísticamente los fumadores protagonizan más accidentes de tránsito.

(CABA) Luego de que perdiera estado parlamentario el proyecto original impulsado en mayo de 2014, los legisladores porteños Roberto Quattromano, Daniel del Sol y Cristina García de Aurteneche, de Cambiemos, volvieron a presentar una iniciativa para prohibir fumar mientras se conduce en la Ciudad de Buenos Aires. ¿El argumento principal? Estadísticamente los fumadores protagonizan más accidentes de tránsito.
En concreto, el proyecto propone agregar un inciso a las prohibiciones vigentes en el Código de Tránsito porteño y añadir un artículo que establezca la multa para los infractores en cien unidades fijas, es decir, poco menos de 800 pesos. Una encuesta divulgada el año pasado detectó que se fuma en casi el 5% de los autos que circulan por la Ciudad.

“El conductor debe estar atento permanentemente al volante y al tráfico. Cualquier distracción aumenta la posibilidad de accidentes, poniendo en riesgo su vida y la de terceros”, explicó Quattromano.

En ese sentido, los fundamentos del proyecto se basan en la seguridad vial y prácticamente no desarrollan la cuestión estrictamente sanitaria. Por eso, el primer argumento que menciona es que “la primera causa de accidentes automovilísticos en el país está relacionada con las distracciones, entre las que se destacan el uso del celular y el cigarrillo”. También advierte que fumar afecta la visibilidad y que la mayoría de los fumadores baja la ventanilla del auto, por lo que el viento puede hacer que una brasa se caiga o, incluso, puede “devolver” la colilla encendida una vez que se arroja hacia afuera. Casi la mitad de los incendios en autos los provocan los cigarrillos.

Un estudio muchas veces citado realizado en los años 90 en Canadá en base a una encuesta de la que participaron 2.100 personas concluyó que “en los fumadores el riesgo de accidentes aumenta 1,5 veces sobre los no fumadores”. Es exactamente la misma proporción a la que llegaron en 1994 los investigadores del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Atlanta y en otro estudio realizada por la firma Shell en los 80 en base a las experiencias de sus trabajadores.

Más cerca en el tiempo, en 2002 la revista española Atención Primaria realizó una encuesta entre 1.214 conductores y concluyó que “mientras los no fumadores tienen un 7,09% de accidentes, los fumadores que no fuman conduciendo tienen un 11,62%, y los que fuman conduciendo tienen una tasa de accidentes del 16,72%”. En otras palabras, infirió que “los fumadores tienen, estadísticamente, el doble de accidentes de tráfico que los no fumadores”. Las cifras presentadas fueron similares a la hora de medir la cantidad de infracciones que reciben y también coinciden con un metaanálisis realizado por la Universidad de California en 1998.

Este último trabajo rompió con la idea que existía hasta el momento sobre las causas de esas estadísticas, que no estaban del todo claras y que iban desde el factor “distracción” hasta la posibilidad de que los fumadores asuman más riesgos. En cambio, los investigadores encontraron una explicación biológica: la intoxicación crónica por monóxido de carbono. ¿Qué sucede? Al aumentar la carboxihemoglobina, que es el resultado de la unión de la hemoglobina con el monóxido de carbono, disminuye el nivel de atención. Incluso algunos autores creen que afecta la visión nocturna.

Los propios fundamentos del proyecto recuerdan que el cantante de la histórica banda Memphis la Blusera, Adrián Otero, murió en un accidente de tránsito en la autopista Córdoba-Rosario porque perdió el control del auto que manejaba al intentar encender un cigarrillo.

La prohibición de fumar y conducir ya rige en numerosos países, como Irlanda, Reino Unido, Sudáfrica, Australia, Canadá, Brasil, Colombia y Chile. En Argentina, la provincia de Córdoba picó en punta. También hubo un proyecto que no prosperó en Mendoza y el diputado Julio Cobos presentó una iniciativa a nivel nacional en septiembre del año pasado.

En el caso de la Ciudad, el proyecto lo había presentado originalmente el diputado Quattromano junto a Cristian Ritondo, quien se mudó al Ministerio de Seguridad bonaerense. Como perdió estado parlamentario, Quattromano volvió a reflotarlo y sumó dos firmas para redoblar la posibilidad de que llegue al recinto.

Según señalaron a Infobae desde el bloque oficialista, la iniciativa fue presentada el 1 de abril y todavía no fue girada a ninguna comisión, pero se espera que el expediente pase por las de Tránsito y de Transporte, y la de Justicia. Además, el 27 de abril habrá una audiencia pública para discutirlo.

Al margen de la seguridad vial que se busca fomentar, en algunos países se propuso que, como mínimo, se prohíba fumar en los autos en los que hay menores de edad para proteger su salud.

Aunque muchas veces se suele escuchar el mito de que la polución de las grandes ciudades afecta más a la salud que el humo de tabaco ajeno, la realidad está en la vereda opuesta. Según un estudio publicado en la revista Tobaco Control, cuando se enciende un cigarrillo dentro de un auto, las partículas finas suelen dispararse de 7,4 µg/m3 a 85 µg/m3, muy por encima de los 25 µg/m3 recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

En esa línea, en los Estados Unidos se hizo un estudio en el que se midió la polución que provoca el humo de tabaco dentro de un auto usando los parámetros del Índice de Calidad de Aire de la Agencia de Protección Ambiental. Los resultados fueron tan alarmantes, que ese índice ni siquiera contempla valores tan altos de contaminación en el aire. NR

fumar manejar4

Comentarios

Ingresa tu comentario