Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Vuelve la Escuela de Escritores del Centro Cultural Rojas

La Escuela de Escritores es un espacio dedicado especialmente al desarrollo  de la lectura y la escritura y apunta a mejorar los textos por medio de la reflexión. (CABA) Hasta el 7 de agosto, la Escuela de Escritores del Centro Cultural Rojas mantendrá abierta su convocatoria para participar de dos clínicas de obra: una de narrativa y otra de crítica literaria. La primera se denomina “Continuará” y estará a cargo de...

La Escuela de Escritores es un espacio dedicado especialmente al desarrollo  de la lectura y la escritura y apunta a mejorar los textos por medio de la reflexión.

42137_Centro rojas

(CABA) Hasta el 7 de agosto, la Escuela de Escritores del Centro Cultural Rojas mantendrá abierta su convocatoria para participar de dos clínicas de obra: una de narrativa y otra de crítica literaria. La primera se denomina “Continuará” y estará a cargo de la escritora y cronista María Sonia Cristoff. La segunda se llama “El crítico como artista” y su responsable es el escritor y traductor Matías Serra Bradford.
Estos espacios –que en ambos casos son gratuitos– están pensados como instancias de trabajo para aquellos autores que ya estén familiarizados con la escritura y necesiten ampliar sus herramientas al momento de escribir. Además, en el caso de “Continuará” se realizará una selección previa de textos.
Las clases comienzan en septiembre y el ciclo lectivo se prolonga durante tres meses. La inscripción se realiza en el Rojas (Corrientes 2038, Oficina de Coordinación Artística, tercera planta) entre las 8 y las 18 horas.
Uno de los aspectos interesantes de esta propuesta es que en ella se conjugan el aval académico y la posibilidad de transformar cada clínica en un centro de investigación. Se trata de un rasgo común de las propuestas de aprendizaje del Rojas“, señaló Laura Isola, curadora del Proyecto Escuela de Escritores dentro del Departamento de Letras y Pensamiento del Rojas. Y es que desde su creación en 1984, este Centro Cultural, que depende de la Secretaría de Extensión Universitaria de la Universidad de Buenos Aires, es una usina creativa.
La curadora comentó que la Escuela se inició en 2010. “La idea nació por exceso y también por carencia. La primera tiene que ver con las ganas de hacer esto en el Rojas y con las evaluaciones altamente positivas que tuvimos tras una clínica que dictó María Sonia en 2009. Además, hay muchos talleres en el Rojas pero hasta la creación de la Escuela no había un lugar específico destinado a la escritura creativa así que, en ese sentido, se logró cubrir un déficit“, agregó.
La clínica a cargo de Cristoff es una suerte de línea vertebral que recorre esta Escuela desde el comienzo. Al mismo tiempo por allí han pasado, entre otros, docentes como Juan Diego Incardona y conferencistas como Luis Mey y Daniel Link (porque algunos años se sumaron conferencias como instancias de aprendizaje y discusión complementarios). “En cada nueva convocatoria intentamos complejizar la propuesta. Por eso esta vez al espacio de escritura narrativa le sumamos el de crítica. Y es que, en general, este último género no es abordado como elemento de escritura y formación. Así que estamos muy contentos de poder ofrecer dos propuestas de gran nivel y de forma absolutamente gratuita“, continuó Isola.
En la página web del Rojas <www.rojas.uba.ar> se pueden leer las síntesis de las dos convocatorias. La clínica Continuará “está destinada a todos aquellos que estén escribiendo un manuscrito y consideren necesario o bienvenido ponerlo a circular en un grupo de primeros lectores. Esos grupos son pequeños para favorecer el trabajo intensivo sobre los textos“, indica Cristoff. Y advierte: “El trabajo apunta a mejorar los textos seleccionados no a partir de fórmulas mágicas, sino de la reflexión acerca de ellos y su rumbo.” En ese sentido, “se lee entre encuentros, se focalizan aspectos técnicos de la narración, se los discute, se discute también acerca de poéticas y precursores, se intercambian hipótesis, se fomenta la capacidad de escuchar, se intenta generar distancia crítica hacia los textos ajenos y también hacia los propios“.
Otro dato a tener en cuenta es que entre la totalidad de los manuscritos presentados, se seleccionarán doce. Entre los requisitos para la presentación se indica que “se reciben manuscritos escritos de todos los géneros escritos en prosa” (aunque no debe tratarse de textos terminados) y que estos deben tener un mínimo de 30 páginas escritas a doble espacio. Además, los autores pueden tener obra publicada o no. En la semana del 19 de agosto se anunciarán cuáles fueron los manuscritos seleccionados.
El crítico como artista” se propone como un espacio donde indagar “el salto de la lectura a la crítica“. En ese sentido, se abordarán diversos aspectos; entre ellos, qué escribe una reseña; como trascender la simplificación (“lo bueno y lo malo, lo que gusta y lo que no”). También se complejizarán cuestiones de estilo, se realizarán ejercicios y se abrirán espacios de discusión de textos críticos entre los participantes. Serra Bradford colabora en diversos medios de Argentina, en Crítica de México y en la revista inglesa PN Review. Fue el editor y traductor de Si mi biblioteca ardiera esta noche de Aldous Huxley, de La isla tuerta, un volumen dedicado a poetas británicos de los últimos sesenta años, y de La vida y el arte de Michael Hamburger. Tradujo también a John Berger, Iain Sinclair y Patricia Highsmith. Además, es el autor de las novelas Manos verdes y La biblioteca ideal. «

Comentarios

Ingresa tu comentario