Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

Vivezas criollas para evitar el cepo al dólar

El Cronista presentó cinco picardías argentinas para comprar dólares sin llamar la atención de la AFIP. Mecanismos domésticos para “hacerse el vivo”. La ?picardía ?es uno de los activos todavía a salvo en el país. Y es lo único que permite, al menos por ahora, sortear con éxito algunas de las inéditas prohibiciones que puso en marcha el Gobierno en los últimos meses para la compra de dólares. En medio...

El Cronista presentó cinco picardías argentinas para comprar dólares sin llamar la atención de la AFIP. Mecanismos domésticos para “hacerse el vivo”.

La ?picardía ?es uno de los activos todavía a salvo en el país. Y es lo único que permite, al menos por ahora, sortear con éxito algunas de las inéditas prohibiciones que puso en marcha el Gobierno en los últimos meses para la compra de dólares. En medio de este nuevo corralito cambiario, muchos ahorristas argentinos tuvieron que desempolvar el ingenio y darle vida a una buena cantidad de mecanismos ?caseros? para hacerse de divisas por la vía legal.

Ninguno de ellos constituye en sí una infracción ni un delito. Son, en rigor, instintos de supervivencia que hoy tienen a mano ?algo más sofisticados que los habituales? que les permiten proteger el dinero propio frente al avance de la inflación, del aumento de los impuestos y de las serias amenazas de pesificación. Estrategias o salidas aún legales con las que pueden sobrellevar hoy los impedimentos oficiales, que a veces resultan costosos, pero que son fáciles de implementar.

-La primera de ellas ?experimentada y hasta promocionada en los últimos días por el economista Lucas Llach en su blog ?Ciencia Maldita?? es una fuga ?hormiga? de divisas que se puede realizar a través de PayPal, un sitio de internet que permite enviar dinero a cualquier persona que tenga una dirección de mail. Con él, los ahorristas pueden decidir pagar en pesos el giro de dólares a otra persona de confianza (por algún concepto). El ahorrista debe calcular siempre los costos y las altas comisiones incluidas en la transacción: un 5,4% del monto en dólares; más u$s 0,30 por operación; más u$s 11 adicionales por la emisión del cheque; más un 3% del importe que le cobrará el banco local que le pague la operación. Y debe considerar, además, una limitación impuesta de u$s 300 para cada envío.

Los costos, sumados, terminan por ser bastante más accesibles que los debería digerir un ahorrista por incursionar en el mercado del dólar blue. Por ejemplo: si el usuario decidiera enviar un pago de u$s 300, el destinatario terminaría cobrando en ventanilla unos u$s 264,3. Pero pagaría por ellos $ 1.360. Con esto habrá accedido a cada uno de esos dólares a un precio de $ 5,14, muy por debajo del valor en el que ayer cerró el dólar blue ($ 5,95). La cotización de esta fuga PayPal puede ser incluso más baja si se decide realizar más operaciones (un máximo de cuatro) o si se opta por cobrarla en una cuenta en el exterior.

-El segundo manotazo de ahogado que hoy dan algunos ahorristas argentinos puede encontrarse también en la red: consiste en poner en venta un producto cualquiera en el sitio de subastas de EBay, que puede ser comprado también por alguien que resulte de confianza para el vendedor. La transacción tiene final feliz: se realiza en dólares, con un jugoso pago que debería ser cobrado ?también con comisiones? en una cuenta del exterior.

 

-La tercera opción es más conocida por todos pero, a la vez, más sofisticada y más costosa: la compra de un bono en dólares en el mercado de capitales, por el cual el ahorrista termina cobrando su amortización en dólares al vencimiento. Por esta vía ayer los inversores pagaban un dólar de $ 6,30 para el bono que se cobran en agosto próximo. Pero bastante menos para aquellos títulos con menor probabilidad de cobro, como el Boden 2015 (igual que el oficial: $ 4,5) y el Bonar17 (debajo del oficial: $ 4,13).

-La cuarta de las alternativas consiste en realizar un viaje corto y barato al exterior. Mediante éste, los argentinos pueden acceder a una ?generosa? validación de la AFIP para comprar de dólares que está completamente vedada para los ahorristas de a pié. Un ejemplo: un argentino que decidiera irse hoy a Colonia podría pagar $ 300 por un pasaje ida y vuelta en ferry. Pero podría realizar, con esta excusa, una solicitud de compra de divisas al organismo oficial. Si lograra que Ricardo Echegaray le permitiera comprar, por caso, u$s 1.000, habrá accedido a cada una de esas divisas a un precio de $ 4,83 (considerando el costo del viaje); si fuera validado por u$s 2.000, lo habrá hecho a un tipo de cambio de $ 4,68; y si accediera a u$s 5.000, habrá pagado un dólar de $ 4,59.

-El último de los mecanismos es el llamado dólar casino, que se hizo más popular en los últimos días. Con éste, los viajeros compran fichas en un local de juegos de azar del exterior con su tarjeta de crédito. Pero en lugar de jugarlas deciden devolverlas en la misma ventanilla a cambio de dólares. Al final del mes, se debe pagar al banco esa transacción en pesos, al tipo de cambio oficial del día de cierre de resumen de la tarjeta.

 

Comentarios

Ingresa tu comentario