Buenos Aires, 23/03/2017

Villa Urquiza, un barrio de música y silencios

Todo forma parte de la historia que todavía hoy late en los 5,6 kilómetros cuadrados de Villa Urquiza

(CABA) Villa Urquiza “tiene alma de barrio”, coinciden sus vecinos, aunque hay que buscar los rayos de sol entre las paredes infinitas de las torres y edificios que multiplicaron la población de la zona en los últimos años. El centro, hoy emplazado en el cruce de las avenidas Triunvirato y Olazábal, tuvo su origen alrededor de la plaza Echeverría, de donde apenas se podían alejar los primeros pobladores -allá por 1887- porque los terrenos eran muy bajos y se inundaban constantemente.

Urquiza combina la tranquilidad de las casas bajas con el crecimiento de sus comercios y sus propuestas gastronómicas: aunque hay que cruzar sus límites para encontrar vida nocturna, las cervecerías y cantinas escondidas en esquinas “mágicas”: Cossab, en Rivera y Valdenegro; Spangher, en Miller y Le Bretón- dan un aire festivo y nostálgico al silencio de barrio.

Hay quienes recuerdan que las compras se hacían en el mercado de Triunvirato y Monroe, frente a la estación de trenes; o en la feria a cielo abierto a lo largo de Mendoza, cuando sólo era una calle y todavía no la habían convertido en un boulevard coqueto. Otro punto de encuentro era el cine de Cullen y Roosevelt, donde muchos adolescentes del barrio supieron desear sus primeros romances con Isabel Sarli. Los más grandes podían despuntar el vicio tanguero en la histórica milonga “El Club de los Sin Rumbo”, en Tamborini al 6100, nacida en 1919, que hoy sigue abriendo sus puertas todas las noches de viernes.

Algunos lugares:

1) Boulevard Mendoza

Mendoza-barcitos-restoranes-Alfredo-Garcia_CLAIMA20160514_0205_17

Las cuadras del boulevard Mendoza, entre Triunvirato y Barzana, se volvieron un foco gastronómico del barrio. Desde restaurantes clásicos y heladerías hasta cocina mexicana, cocteles y casas de té forman parte de la oferta que se puede elegir. La arboleda que acompaña al bulevar vuelve la experiencia única según la época del año: con clima cálido, se pueden distinguir infinitos tonos de verde y tipos de flores; en otoño, las veredas se vuelven un colchón de hojas secas.
2) Teatro 25 de Mayo

Teatro-Mayo-impulsaron-Alfredo-Martinez_CLAIMA20160514_0206_17

Después de estar cerrado 25 años, en 2007 el Teatro 25 de MayEstatua de Spinetto —Triunvirato 4444— volvió a abrir sus puertas en el corazón de Villa Urquiza. Hoy es un símbolo del barrio: fueron los vecinos quienes impulsaron su recuperación y lograron volver a contar con el espacio cultural, que hoy ofrece milonga, ciclos de jazz y danza. En otros tiempos, el lugar era el punto de encuentro para ver cine continuado en familia durante los fines de semana. Más información en: Teatro 25 de Mayo.

 

3) Estatua de Spinetta

Flaco-inauguracion-escultura-Garcia-Adrasti_CLAIMA20160514_0219_17

“No te apures ya más, loco”, cantaba Luis Alberto Spinetta al comienzo de la melodía de Bajan. Quizás como un homenaje a esa oda al paso del tiempo espontáneo, tranquilo, la escultura que recuerda su vida en el barrio —habitó durante un cuarto de siglo la casa de Iberá al 5009— está al lado de una plaza. Para sonreír recordando al “Flaco”, hay que pasar por Triunvirato y Roosevelt: allí el artista Fernando Pugliese lo inmortalizó en 2013. Hoy ya no tiene los lentes originales que se ven abajo: vandalizaron la obra varias veces.

4) Plaza Echeverría

Plaza-Echeverria-Punto-Alfredo-Martinez_CLAIMA20160514_0207_17

“La plaza del barrio”. Así definen quienes siempre vivieron en Villa Urquiza a la plaza Echeverría, ubicada desde hace 109 años entre Pedro Rivera, Bauness, Capdevila y Nahuel Huapi. Punto de encuentro de festivales, ferias, guitarreadas y testigo de primeros cigarrillos de adolescentes, el espacio verde tiene en el centro un monumento al General Justo José de Urquiza, quien dio nombre al barrio. Desde allí, además, puede verse la iglesia más antigua de la zona, Nuestra Señora del Carmen, inaugurada en 1893.

 

5) Club Pinocho

Club-Pinocho-reunion-brilla-futsal_CLAIMA20160514_0212_17

Los salones y canchas de clubes de barrio fueron históricamente testigo de bailes, carnavales, amistades y romances, y Villa Urquiza no resultó la excepción. El club Pinocho, ubicado en Manuela Pedraza 5139, reúne desde 1925 a los vecinos del barrio en torneos, actividades solidarias o simplemente en una ronda de mates. Hoy, además de ser uno de los clásicos del barrio, tiene uno de los equipos referentes en futsal (fútbol de salón), que llegó a ser tricampeón en Primera División. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario